Domingo, 23 de Noviembre de 2014

El adiós de Agüera: sus 10 momentos estelares al frente de la BUAP

Jueves, 21 Marzo 2013 01:59
La gestión agüerista no ha estado exenta de sobresaltos y escándalos. En el plano político se dedicó a cambiar de piel, pues un día fue dogerista, después marinista para terminar como morenovallista
  • Héctor Hugo Cruz Salazar



En sus casi nueve años al frente de la BUAP, Enrique Agüera Ibáñez obtuvo todo tipo de reconocimientos gracias a los resultados que dio a la institución en materia educativa y las obras realizadas. Pero también destacó en el plano político por su facilidad de “cambiar de piel”, pues saltó del dogerismo al marinismo y en 2011 se hizo un morenovallista, sin siquiera despeinarse.



Desde 2004, al asumir de manera interina la rectoría, Agüera Ibáñez le cambió el rostro a la universidad. Remodelación y equipamiento de unidades académicas, creación de nuevos campus y espacios de uso común, pero también hizo obras importantes son el Complejo Cultural Universitario, el estadio Universitario (que incluso obtuvo un premio internacional) y la Biblioteca Central de la BUAP.



En el plano académico la certificación de todas las licenciaturas y los reconocimientos de la SEP-ANUIES por la calidad educativa de la institución, son sin duda un referente de su paso por la institución.



No obstante, la gestión agüerista no ha estado exenta de sobresaltos y escándalos. El más significativo fue en pleno proceso electoral de 2010, cuando desde Televisa se exhibió la escandalosa fortuna que obtuvo de manera inexplicable en unos cuantos años, que incluía la posesión de un avión, un helicóptero y su fastuosa fiesta de 50 años. El propio rector señaló a Enrique Doger como el responsable de dichas publicaciones.



 



Mayo de 2004, asume el liderazgo de la BUAP



El 25 de mayo de 2004, Enrique Agüera asumió de manera interina la rectoría de la BUAP, luego de que Enrique Doger Guerrero solicitó licencia definitiva al cargo para ir en busca de la alcaldía de Puebla. En el camino dejó a Armando Valerdi Rojas, quien era visto como el favorito del entonces candidato tricolor a la gubernatura Mario Marín, a quien luego se ganaría y hasta terminarían en compadrazgo. La relación Doger-Agüera fue miel sobre hojuelas durante ese año.



 



2005: inicia la era agüerista



El 5 de octubre de 2005, en el auditorio Julio Glockner, arrancó oficialmente la era agüerista en la BUAP. Enrique Agüera se tomó protesta a sí mismo y anunció cambios en la universidad “de fondo y en serio”. Su discurso y las líneas de acción anunciadas evidenciaron oficialmente su ruptura con Doger Guerrero, una vez que ya se había sumado al marinismo.





 



2008, la primera megaobra: el Complejo Cultural Universitario



El 11 de noviembre de 2008, Agüera Ibáñez inauguró su primera megaobra de la mano de Mario Marín Torres. El Complejo Cultural Universitario se puso en marcha al realizarse el tercer informe de labores de su primer periodo como rector. La obra tuvo un costo de 886 millones de pesos, de los cuales la gestión marinista aportó 300 millones, por lo que agradeció el apoyo a la institución en reiteradas ocasiones al entonces gobernador.





 



2009 se consolida en la BUAP



El 22 de septiembre de 2009, Enrique Agüera consolidó su hegemonía en la BUAP al obtener 49 mil votos de 64 mil votantes de la lista nominal de la universidad, siendo candidato único. El 4 de octubre rindió protesta para su segundo periodo, y ahí presentó como proyectos prioritarios el de vivienda para los trabajadores, el museo de la Memoria Universitaria y la Biblioteca Central, entre otros. Las palabras a Mario Marín por su apoyo se volvieron a hacer presentes: “su apoyo a la universidad ha sido sin precedente, siga apoyando a la universidad de todos los poblanos”.





 



Choque frontal con Doger



En agosto de 2010 se da el primer enfrentamiento público entre Agüera y Enrique Doger. Enfrente de un amplio grupo de académicos y directivos de BUAP, Agüera acusó a su antecesor de organizar una campaña en su contra a través del libelo electrónico Acento 21— donde exhibían la fortuna que amasó el rector en pocos años—, e intentar desestabilizar a la institución. Por ello solicitó una investigación a la Comisión de Honor y Justicia de la institución, pues pretendía expulsar a Doger de la BUAP. El hoy diputado federal, entre burlas y retos, respondió a Agüera y le pidió que enfrentara de manera personal las acusaciones. Una semana más tarde, el rector dejó fuera de su denuncia al hoy diputado federal.







 



2011, Agüera se vuelve morenovallista



Para su segundo informe del segundo periodo, el rector de la BUAP dio un salto mortal de 180 grados y pasó de marinista a morenovallista. Así como cumplió todo el sexenio con Mario Marín a su lado, al que siempre le agradeció todos los apoyos, con Moreno Valle en su primer año hizo lo mismo. Agüera detalló que todos los logros obtenidos “son posibles por el apoyo decidido del gobernador de nuestro estado que nos ha asignado recursos extraordinarios sin escatimar en su visión y compromiso con la educación”.



 



La Biblioteca Central



El 12 de enero de 2012, Enrique Agüera inauguró la segunda de sus megaobras, la Biblioteca Central de la BUAP, ubicada en CU, acompañado por el gobernador Rafael Moreno Valle Rosas. La obra tuvo un costo de 380 millones de pesos. Alberga 110 mil libros y más de 113 mil libros electrónicos. El edificio tiene una capacidad para atender a 3 mil personas y se encuentra abierta las 24 horas los 365 días del año. El 23 de noviembre, una de las estructuras del inmueble se vino abajo, no obstante, el desperfecto fue arreglado al día siguiente.



 



Abre las puertas el estadio Universitario



El 13 de enero de 2012, Enrique Agüera inauguró su tercera megaobra: el estadio Universitario. Ante 20 mil personas y teniendo como invitado al gobernador Rafael Moreno Valle, al DT de la selección “Chepo” De la Torre y al presidente de la Femexfut, Decio de María, el rector recordó que la obra estuvo detenida por casi 20 años. Moreno Valle, en su discurso, dijo sentirse orgullo de poder ser actor y testigo de la construcción del inmueble que era un “un sueño en obra negra”. El festejo incluyó la transmisión de un concierto organizado por Televisa en un cartel que incluía a Yuri, La Arrolladora Banda El Limón y a su hija, Brenda Agüera, quien presentó y entonó la canción oficial de los festejos del 5 de mayo.





 



Reconocimientos a la gestión



Durante el rectorado agüerista, la BUAP recibió por cuatro años consecutivos el premio SEP-ANUIES a la Excelencia Académica, por contar con el cien por ciento de su matrícula en programas de calidad acreditada. Además, las firmas consultoras Moody’s y Standard & Poor´s reconocieron en diversos momentos la transparencia y el manejo de las finanzas por parte de Enrique Agüera. También recibió el reconocimiento por el impulso a la calidad institucional en la última década de parte de las certificadoras internacionales Anglo Japanese American Registrars (AJA) y Aenor, entre otros.



 



Agüera doctor y postdoctor



Agüera Ibáñez obtuvo un doctorado en Administración Pública por el Instituto de Administración Pública (IAP), mismo que logró con mención honorífica por su trabajo denominado “Democracia y liderazgo solidario. Hacia una nueva visión sustentable del entorno democrático y el neohumanismo”. Asimismo, posee el título de postdoctor entregado por la Universidad de Nuevo México, donde defendió la tesis “Liderazgo solidario y buen gobierno”.

Valora este artículo
(1 Voto)
Modificado por última vez en Jueves, 21 Marzo 2013 02:37