Sunday, 22 de April de 2018

Jueves, 15 Diciembre 2016 02:21

Banck: firme ante las mafias del ambulantaje




Written by  Javier Arellano Ramírez

En este tema Puebla tiene un claro antecedente que vale la pena mencionar.


Para dimensionar la firmeza mostrada por el alcalde Luis Banck Serrato debemos remontarnos al año de 1986. Concretamente a la madrugada del 9 de agosto de 1986.

 

Eran las primeras horas de aquel 9 de agosto cuando un vehículo conducido por un junior, hijo de un militar de alto rango, impactó de manera premeditada, deliberada, el vehículo que conducía el Profesor Jorge Murad Macluf, quien pereció de manera instantánea.

 

El entonces presidente municipal de Puebla había cometido un grave error político: subestimó a las redes criminales, delincuenciales que están detrás del comercio ambulante.

 

En 1986 el gabinete de Guillermo Jiménez Morales no supo dimensionar el calado el monstruo.

 

Esa madrugada la llamada telefónica rompió con fatídico estruendo, como un infausto relámpago la serena noche del gobernador. Su delfín político, su compañero de travesía, pero por encima de todo, su gran amigo, había perecido en un accidente con todos los rasgos de un crimen fabricado.

 

Las fuerzas eran comparables, semejantes, paralelas. Unidades del Ejército Mexicano llegaron para “observar” el suceso. Era claro que el junior homicida tenía todo el respaldo de la tropa.

 

Esa noche Puebla lloró la pérdida de un hombre generoso, afable y sensible. Sin duda el más afectado, notoriamente mortificado era el gobernador Jiménez Morales.

 

Han pasado 30 años desde aquella noche dolorosa. Y es claro que las mafias que se ocultan son ahora más grandes, poderosas e infames.

 

Desde hace 30 años ningún alcalde se atrevió a desafiar el preminencia de estas mafias que se ocultan detrás del ambulantaje.

 

Hace tres décadas no había estas redes de narcomenudeo que hoy ofrecen narcóticos debajo de cualquier puesto de películas piratas; hace 30 años no había los nexos con tratantes de Tlaxcala que hoy ofrecen a jovencitas menores de edad desde un puesto que vende baratijas.

 

Detrás de ese joven de cabellos erizados que vende películas apócrifas o detrás de la señora sexagenaria que ofrece bisutería china hay verdaderas mafias criminales: narcomenudistas y tratantes de personas.

 

Murad como Banck se enfrentaron a un monstruo que vive en las cloacas; que tiene una vida subterránea; que nunca asoma la cabeza y que jamás será visto a la luz del sol.

 

El edil Banck Serrato ha sido firme y no va a recular; sabe de los riesgos que representan las mafias del ambulantaje pero no se amedrenta, ni intimida.

 

Desde hace 30 años no se libraba una batalla de semejantes proporciones. Pero tal parece que los partidos políticos, el sector privado, sus cámaras y sindicatos patronales, así como las universidades no se percatan, no logran asimilar la trascendencia de esta medida del gobierno municipal.

 

Se hace urgente que los sectores productivos de Puebla se manifiesten al respecto y con su postura no permitan que el monstruo de cien cabezas se victimice y se presente como una humilde anciana detrás de un puesto ambulante.

 

Esa sexagenaria solo es la máscara que utilizan los verdaderos criminales quienes se ocultan en las cloacas del Centro Histórico.

 

Como siempre quedo a sus órdenes en [email protected], sin mx.

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus