Thursday, 20 de July de 2017

Miércoles, 11 Enero 2017 02:41

Moreno Valle se va aprobado con calificación de 6; Marín se fue con 4.5




Written by  Arturo Rueda

Rafael Moreno Valle terminará su sexenio con una calificación de seis puntos, según la última encuesta realizada por Mas Data, dejando el poder con una mayor aceptación que la que tuvo Mario Marín Torres, quien apenas alcanzó una calificación de 4.5, de acuerdo con la base de datos históricos de la consultora dirigida por Pepe Zenteno.


El juicio histórico a la gestión agonizante de Rafael Moreno Valle, además de los numerosos aspectos cualitativos a tomar en cuenta, necesariamente parte del criterio cuantitativo básico respecto de su antecesor Mario Marín Torres, quien de acuerdo con la base de datos históricos de la consultora Mas Data, abandonó el poder con una calificación reprobatoria a su gestión de 4.5 sobre la base de 10.

 

Por el contrario, Moreno Valle termina su sexenio con una calificación promedio de 6 a su gestión luego de 72 meses al frente de Casa Puebla y a diecinueve días de entregarle el poder a Antonio Gali Fayad de acuerdo con los datos de un sondeo estatal realizado por el investigador José Zenteno el pasado mes de diciembre.

 

Los datos comparativos reflejan el desempeño diametralmente opuesto de ambos mandatarios y la curva de su calificación. A partir del escándalo Cacho, ocurrido en 2006, apenas un año después de iniciada su gestión, Mario Marín alcanzó su mayor grado de impopularidad y solamente era respaldado por 33 % de los poblanos, es decir, 1 de cada 3. Y aunque su bajo perfil mediático y las constantes giras al interior le permitieron recuperar un poco de consenso, lo cierto es que ya nunca alcanzó una calificación aprobatoria.

 

Por supuesto, la derrota de su delfín Javier López Zavala terminó de hundir a Mario Marín, quien siete meses después del fracaso entregó las llaves de Casa Puebla con una calificación reprobatoria de 4.5

 

Por el contrario, la curva de Moreno Valle, aunque descendente en el tiempo, ha mostrado diversas oscilaciones. El gobernador poblano inició su sexenio con alta cuota de aprobación, 7.8 de calificación que mantuvo en 7 por lo menos hasta las elecciones intermedias de 2013 e incluso se ubicó entre los mandatarios mejor calificados del país de acuerdo con estudios del Gabinete de Comunicación Estratégica.

 

Pero después de la victoria que le permitió asegurar la mayoría en el Congreso, se asumieron varias políticas impopulares que derrumbaron su aprobación hasta 4.5, dilapidando lo que hasta el momento era un éxito de gestión. Las fotomultas, la privatización del agua, la cancelación del registro civil en las juntas auxiliares y los hechos sangrientos de Chalchihuapan lo hicieron tocar fondo.

 

Esa impopularidad se mantuvo hasta mediados del 2015, cuando la desaprobación a la gestión morenovallista provocó que el PRI tuviera una leve recuperación y ganara 9 de los 16 distritos electorales en la elección federal de ese año.

 

Ese colapso electoral llevó a Moreno Valle a modificar su actitud, sumar de nueva cuenta a aliados y a deshacerse de personajes como Luis Maldonado para sustituirlos por cuadros con más experiencia y sensibilidad como Diódoro Carrasco y Max Cortázar. Las medidas impopulares fueron prácticamente derogadas, especialmente las fotomultas y se otorgaron beneficios a los deudores del agua potable, además de una política del todo gratis que incluyó tinacos, pañaleras y uniformes.

 

Esa recuperación en la calificación de Moreno Valle, que subió de 4.8 a 6.5 permitió la victoria de Gali el 5 de junio del 2016 y garantizó la continuidad del grupo frente a la amenaza tricolor.

 

Ya en la recta final de su gobierno y tras una larga transición de siete meses, la calificación al desempeño de su gestión se estabilizó en 6, lejos de sus mejores números, pero también lejos del desastre marinista.

 

La autoridad mejor evaluada en el estado

 

Además de superar ampliamente la calificación con la que terminó su periodo su antecesor, Moreno Valle es la autoridad mejor evaluada en Puebla en comparación con el presidente Enrique Peña Nieto y los alcaldes en su globalidad.

 

Mientras el gobernador poblano obtiene 50 puntos de consenso respecto de su forma de gobernar, Peña Nieto se desplomó a 22 puntos. Esto de acuerdo con la medición levantada del 9 al 11 de diciembre del año anterior, por lo que seguramente tras el impacto del gasolinazo su evaluación ha empeorado aún más.

 

De acuerdo con el mismo sondeo, el rechazo a la forma de gobernador de Peña Nieto es del 76 %, es decir 3 de cada 4 poblanos, mientras que para Moreno Valle solamente es el 47 % de rechazo.

 

Así, la calificación promedio que recibe Peña Nieto es de 4.5 sobre 10, es decir, prácticamente sufre del mismo desprestigio que en su momento Mario Marín cuando se despidió de Casa Puebla.

 

Vitrina metodológica

Cobertura geográfica: estado de Puebla, zona urbana y rural.

Fecha de entrevistas: 9 al 11 de diciembre del 2016.

Método de recolección de información: entrevistas cara a cara en los domicilios de los informantes.

Tamaño total de la muestra: 1000 entrevistas efectivas distribuidas en 56 municipios del estado.

Margen de error: ± 3.1 % con un nivel de confianza estadística del 95 %.

 

 

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus