Wednesday, 26 de April de 2017

Martes, 10 Enero 2017 14:33

La adoptaron para violarla y asesinarla brutalmente

La menor fue adoptada con el fin de cumplir la sangrienta fantasía de violación y asesinato de sus padres adoptivos.

  • Staff


La adolescente de 14 años fue violada por la pareja de su madre adoptiva, quien planeó todo por meses. Tras asesinarla de manera brutal, guardaron su cuerpo en una caja con arena para gatos. Luego la desmembraron y ocultaron sus restos en el bosque. 


Según la fiscalía de Pensilvania, la mujer y su pareja fueron acusados por haber matado a la menor de edad como parte de una fantasía de violación y asesinato.


"Las horas y días que precedieron a su muerte fueron probablemente los más horribles y traumáticos que cualquier persona podría sufrir", manifestó el fiscal Matthew Weintraub, sobre el fallecimiento de la adolescente Grace Packer, ocurrido en julio.


En tanto, los acusados, Sara Packer y Jacob Sullivan, de 41 y 44 años, no entregaron excusa alguna y se les negó derecho a fianza.


Grace, la víctima, fue llevada al ático de una casa alquilada por la pareja. Una vez dentro, fue cruelmente golpeada y violada por Sullivan, mientras su madre observaba. El testimonio reveló que los inhumanos padres habían planeado el acto desde hacía casi un año, y el hombre había violado anteriormente a la chica en dos ocasiones.


Posteriormente, la joven fue envenenada, maniatada y amordazada, y suponían que pronto moriría, afectada también por el intenso calor de la época. Sin embargo, cuando la pareja volvió, tras 12 horas, Grace seguía con vida, por lo que la estrangularon larga y dolorosamente, según la investigación.


"Lamentablamente, Grace Packer era una niña desechable para esta gente. Tenían una fantasía de violación y asesinato ¿Quién hablará ahora por ella? Nosotros lo haremos", enfatizó el fiscal.


Para evitar olores post mortem, la pareja colocó el cadáver de Grace en arena para gatos y lo pusieron en el ático.


Tras el salvaje acto, los asesinos denunciaron a la Policía que la joven había robado dinero y se había fugado del lugar. En octubre, tres meses después del crimen, los asesinos se asustaron por una visita de un oficial y decidieron descuartizar el cuerpo de la joven para llevarlo a un bosque a 100 kilómetros de la casa.


"Lamento lo que hice, estuvo mal", alcanzó a decir el acusado en su ingreso a los tribunales. La pareja había intentado suicidarse con una sobredosis de medicinas, pero no lo consiguieron y admitieron sus crímenes en el hospital que los atendió.


Con información de Infobae.