Viernes, 18 de Agosto del 2017
Miércoles, 15 Marzo 2017 01:15

Pacto nacional

En México el 75 % del uso del suelo corresponde a vivienda, según datos del Centro de Estudios de Desarrollo Regional y Urbano Sustentable de la UNAM.


Esa es la importancia de este sector que, además, representa alrededor del 6 % del Producto Interno Bruto y, tan sólo en los últimos nueve trimestres la inversión en construcción residencial ha crecido a un ritmo del 4.5 % anual en términos reales, además de que emplea cerca de tres millones de personas.

 

Por eso el viernes pasado se firmaron los Compromisos del Sector Vivienda en el Marco del Acuerdo de Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar, con la presencia del presidente Enrique Peña Nieto.

 

Lo que se firmó el viernes pasado es, sencillamente, la construcción de un mejor futuro para los mexicanos.

 

Ahí están sentadas las bases para que miles de mexicanos puedan acceder a tener, de una vez y para siempre, un hogar.

 

El acuerdo busca “mantener el impulso a la industria de la vivienda, proteger la economía de las familias, garantizar el acceso de quienes menos tienen a una solución habitacional, ofrecer al sector certidumbre para que se desempeñe como motor de la economía y amplíe el mercado interno, propicie la inclusión social, reduzca el rezago habitacional y promueva el desarrollo urbano ordenado y sostenible.

 

Nadie puede estar en contra de estos objetivos.

 

La Comisión Nacional de Vivienda (Conavi) se comprometió a otorgar subsidio para 130 mil acciones de vivienda que beneficiará a igual número de familias, además que se atenderá a todos los migrantes mexicanos en Estados Unidos y a sus familias en el país que soliciten, con un apoyo a través del programa “Construye en tu Tierra” y con ello puedan adquirir una vivienda en México.

 

En el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) los montos máximos de crédito pasarán de 952 mil a 1 millón 604 mil en crédito Infonavit y a 1 millón 831 mil en crédito Infonavit Total; a partir del 2017, el saldo y el pago de los créditos se actualizarán en UMAs. Así, por primera vez, la actualización será menor al incremento del salario mínimo; Infonavit implementará mecanismos para aquellas personas que tengan recursos en la Subcuenta de Vivienda, que en algún momento cotizaron y hoy no lo hacen.

 

Fovissste, a través del Programa Solución Total, resolverá el adeudo de los derechohabientes afectados por el aumento de las tasas de interés entre 1987-1997. Se atenderán aproximadamente 40 mil familias con esquemas de reestructura para la liquidación de sus adeudos y preservar su patrimonio familiar.

 

También promoverá el segundo crédito para los trabajadores en activo que hayan liquidado su primer crédito, como parte de un beneficio social adicional a sus derechohabientes y de un mecanismo promotor a la industria de la vivienda, y durante el primer semestre de 2017, con el apoyo del financiamiento de la Sociedad Hipotecaria Federal (12 mil millones de pesos), dinamizará su oferta crediticia mediante la asignación de 30 mil créditos bajo el nuevo esquema de puntaje.

 

Fonhapo otorgará subsidios para realizar por lo menos 37 mil ampliaciones de vivienda y con ello, reducir los niveles de hacinamiento; condonará los adeudos a las familias de menores ingresos y mayor vulnerabilidad que tengan adeudos pendientes de hasta 15 mil pesos, y ampliará el plazo de su Programa de Descuentos hasta diciembre de 2017.

 

Además, la industria de la vivienda mantendrá los ritmos de construcción, inversión y empleo para continuar siendo un motor de la economía; para tal efecto, en 2017 se construirán 400 mil viviendas nuevas; se fortalecerá el financiamiento a la inversión en vivienda con más créditos y garantías. La SHF ofrecerá líneas de crédito y garantías a la construcción de vivienda por 45 mil millones de pesos, con plazos flexibles y con opción de cobertura de tasa de interés.

 

Los compromisos señalan que con la adopción de los Criterios Generales de Ordenación de la Sedatu, se implementará un proceso de desregularización, homologación y transparencia en los trámites en las Entidades Federativas y en los Municipios para la construcción de vivienda, haciendo más fácil el proceso de producción para los desarrolladores de vivienda social, reduciendo costos y tiempos de expedición de licencias y permisos.

 

Lo que estamos viendo es que los mexicanos somos capaces de ponernos de acuerdo, que podemos ver hacia adelante.

 

Muchos quisieran que los mexicanos vivamos divididos, enfrentados, polarizados, y estos acuerdos nos muestran que somos más los que queremos acuerdos, consensos y salir adelante, que los que buscan destruir.

 

Estos son tiempos para construir y no para destruir, para hacer a un lado las diferencias y creer en las coincidencias.

 

Los compromisos por la vivienda y los demás firmados en el marco del Acuerdo de Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar, muestran una y otra vez que los mexicanos queremos vivir entre acuerdos y consensos, y no entre divisiones.

 

Todos los que estamos en la vida pública debemos pugnar por un México y una Puebla en donde prevalezca el diálogo, la negociación y los acuerdos.

 

Divididos somos débiles.

 

 

Unidos, podemos construir el futuro que imaginamos.

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus
  • Interesantopolis