Jueves, 24 de Agosto del 2017
Miércoles, 09 Agosto 2017 20:25

¿De qué están hechos?

¿De qué están hechos? Escrito Por :   Irma Sánchez

Entre los prisitas apenas comienza la que será la verdadera carrera rumbo al 2018.


Cada militante tomará su lugar de acuerdo a su proyecto personal.

 

Muchos son los que quieren, pero muy pocos serán los que puedan.

 

Está claro que para poder, varios son capaces de pasar por donde sea necesario como ya lo vimos con el magnicidio de Luis Donaldo Colosio.

 

Algunos decidirán su rumbo, si se quedan o se van a otra opción política, lo cual hoy ya es común, por encima de sus valores personales.

 

Ver desde la butaca el aquelarre de priistas, resulta hasta divertido, pero hay que tener en cuenta que de los grandes acuerdos a los que lleguen en ésta cumbre, puede depender el futuro de esta nación, el suyo y el mío.

 

Pero ¿qué podemos hacer ante tal circunstancia?

 

Nada.

 

No se trata de un casino para hacer apuestas, se trata de un proceso de definiciones que pueden contribuir a que éste país avance por lo pronto en los procesos políticos que involucren a la sociedad que en contexto debe crecer para que la política ‘la hagamos’ entre todos los mexicanos en forma civilizada y racional, no visceral como suele darse hasta hoy.

 

Por eso es importante focalizar los riesgos que se corren entre un populismo que no conduce a nada y provoca el retroceso.

 

Los priistas como los panistas, los perredistas, los morenos y todos, antes de salir a la escena deben de partir del hecho de que la sociedad mexicana vive un estado de hartazgo cada vez que se enfrenta a un proceso que lo mismo puede ser para elegir presidente de la república, que gobernador de un estado,  presidente municipal y hasta para elegir líder de una ONG, de un grupo religioso, y una mesa directiva de colonos o de paterfamilias.

 

La decepción sobre quienes ejercen el poder se generaliza, producto de repetidos abusos y la falta de cuentas claras; aspectos sobre los que hay que trabajar cuando se decide salir a la escena política.

 

Simplemente ‘hechos’ y no más rollo, que el reloj de la historia no se detiene.

 

Nuestros jóvenes

 

Resulta alentador cada semana tener la oportunidad de referirnos a casos exitosos de jóvenes que ponen en alto el nombre de Puebla al tiempo que dan señales de que con su dedicación y logros, el futuro de este país puede ser mejor.

 

Hoy nos referimos a dos estudiantes del quinto semestre uno de la carrera de negocios internacionales y otro de administración financiera en el Tec de Monterrey que al sumar su talento se lanzaron a participar en Orlando, en una justa convocada por el corporativo de la marca mundial Hard Rock a fin de seleccionar la mejor propuesta para confiarle a sus autores los retos de mercadotecnia, branding, y logística para evolucionar y optimizar los procesos de sus establecimientos.

 

Y en una cerrada lucha entre cinco mil participantes, todos de una gran calidad y enfoque innovador, la propuesta de los dos poblanos destacó y fue la seleccionada. 

 

Y así es como ahora estos dos estudiantes del Tec de Monterrey tienen bajo su responsabilidad la aplicación de su apuesta para los nuevos programas de mercadotecnia, branding y logística de Hard Rock.

 

Para la reflexión

 

En el Museo Amparo hoy tienen cabida los jóvenes innovadores con propuestas no convencionales. Es el caso de la exposición que está abierta al público de dos chicas poblanas, Dulce Pinzón y Sol Castañeda, quienes a través de una secuencia de gráficas, sensibilizan sobre la agresión que estamos haciendo al planeta con el uso y abuso del unicel (poliestireno expandido) que tiene un proceso de biodegradación de mil años.

 

Imagínese usted.

 

Este material cada vez tiene un mayor uso, en vasos, platos, envases, y bolsas en las que se comercializan todo tipo de mercancías.

 

Mensualmente consumimos un volumen de 160 mil toneladas de productos elaborados con este material. Cantidad con la que podemos llenar 22 veces el estadio Azteca.

 

Los resultados de ese abuso los tenemos y sufrimos todos con el calentamiento global, ante lo que las dos chicas a través de un movimiento denominado Generosity proponen utilizar desechables elaborados con materiales alternos como el almidón de la papa y botánicos que está comprobado que se degradan entre 90 y 240 días.

 

Es más, en las grandes tiendas ya se ofrece la opción de desechables alternativos elaborados y comercializados por la marca Eco Chel. No se trata de un comercial, sino de una recomendación para contribuir con nuestro granito de arena a que se desacelere una crisis que se tiene prevista para un plazo de ocho años, para cuando la tierra vuelva a registrar temperaturas y condiciones similares a las de la etapa del jurásico.

 

Visite la exposición, tome en cuenta las recomendaciones y actúe en defensa propia.     

 

 

  

Rate this item
(1 Vote)
comments powered by Disqus