Miercoles, 22 de Noviembre del 2017
Lunes, 16 Octubre 2017 21:31

¿Problemas internos en Morena?

¿Problemas internos en Morena? Escrito Por :   Gabriel Sánchez Andraca

Todos los partidos políticos los tienen y Morena no tiene por qué ser la excepción. Es un partido nuevo al que están llegando militantes procedentes de otras formaciones políticas, unos con buenas intenciones y otros en forma oportunista para ver qué sacan y otros más, para ver si algo pescan en el río revuelto de la política mexicana.


Está por decidirse la candidatura del partido fundado y presidido por Andrés Manuel López Obrador, para la gubernatura del estado. Muchos consideran que las posibilidades de triunfo de Morena en el estado de Puebla son elevadas: el PRI lleva más de un sexenio fuera del poder; el PAN decepcionó a muchos poblanos en su primer sexenio y el PRD está en proceso de extinción, pues muchos de sus militantes se han pasado a las filas de Morena que en este momento, es la corriente de izquierda más fuerte en la entidad.

 

La salida del PRI del poder en el estado, provocó una fuerte escisión en sus filas pues no hay que olvidar que la gran mayoría de quienes conformaron el pasado gobierno estatal venían de las filas priistas, empezando por el jefe del ejecutivo. Además, las dos diputaciones locales del sexenio, ganadas mayoritariamente por la alianza partidista encabezada por el PAN-PRD, contaron siempre con el apoyo de los priistas, incluyendo en la privatización del servicio de agua potable y la famosa ‘Ley Bala’ que tanta molestia han provocado entre la población civil.

 

Las pasadas elecciones acabaron con la poca unidad que había en las filas tricolores, pues los priistas en su mayor parte rechazaron la decisión del Revolucionario Institucional de tener como abanderada para la llamada ‘minigubernatura’, a la senadora y ex presidenta municipal Blanca Alcalá, cuyo equipo de campaña no supo comportarse a la altura de las circunstancias para recomponer las cosas internamente. Por el contrario, provocó mayor descontento y división interna.

 

El PRD se mostró reacio a una nueva alianza con el PAN y lanzó su candidato, por cuenta propia.

 

Morena sustituyó al PRD como la corriente izquierdista más fuerte y su candidato a la gubernatura, Abraham Quiroz quedó en tercer lugar, después del PAN y sus aliados y del PRI y Verde Ecologista.

 

Ya como fuerza política importante en la entidad, empezó a realizar trabajos de estructuración y organización, que ningún otro partido ha llevado a cabo en Puebla, ni siquiera el PAN. Esos trabajos han ido por buen camino, al grado de tener estructurados comités municipales y seccionales cubriendo casi todo el estado.

 

Entonces, ¿qué pasó? Que las ambiciones personales y de grupo, han provocado rupturas y también el hecho de que, según se ha dicho, nada oficial, el candidato a la gubernatura será el ex rector de la UDLA Enrique Cárdenas, que nada tiene que ver con la izquierda y tampoco con la política.            

 

Morenistas de buena fe consideran que la candidatura del maestro Cárdenas, sería una imposición que en nada beneficiaría al partido que ahora representa a la izquierda, pues sería un candidato débil en lo externo y mal visto en lo interno, ya que los grupos inconformes, se pronuncian a favor del proyecto de Andrés Manuel López Obrador y nada dicen respecto en relación a la elección local de gobernador.

 

Este es un problema interno que los miembros de Morena deberán resolver en el menor tiempo posible, pues según los rumores, deberán elegir ya al coordinador estatal del partido y quien sea designado para ese cargo, será el candidato al gobierno de la entidad y aun cuando muchos dan como un hecho la designación de Enrique Cárdenas, otros consideran que su designación deberá ser mejor pensada, por la oposición interna que se percibe.

 

La convocatoria lanzada por el ex candidato al gobierno estatal, Abraham Quiroz, para una reunión donde se haría gala de la unidad interna del partido, sólo fue atendida por dos: Enrique Cárdenas y Alejandro Armenta. Faltaron por lo menos otros cuatro aspirantes.

 

Hasta ayer al mediodía, sólo habían sido aprobados para pasar a la etapa de recabar las más de 800 mil firmas para ser candidatos independientes a la Presidencia, 40 de los 74 aspirantes, es decir, 34 estaban en espera de ser favorecidos para realizar el trabajo, que será un trabajo de negros, de ir casa por casa pidiendo la firma de los ciudadanos para que puedan competir por la Presidencia de la República.

 

Siempre hemos dicho en este espacio, que las candidaturas ‘independientes’ carecen de razón de ser. Un independiente carece de estructura, para el trabajo electoral y lógicamente para el trabajo de gobierno, si es que llegara a ganar.

 

El caso del señor Jaime Rodríguez Calderón, apodado ‘El Bronco’ es emblemático en este aspecto: llega al poder no como independiente, pues se supo de los apoyos económicos que recibió de empresarios de su estado, que no son hermanitas de la caridad, sin un programa basado en principios de ningún tipo, sin seguidores con experiencia en el arte de gobernar, es decir, sin equipo y lógicamente los resultados han sido decepcionantes.

 

Se trata de un señor que fue un fuerte crítico del ‘chapulinismo’ y que ahora lo practica con entusiasmo, pues acaba de rendir su segundo informe de gobierno y ya solicitó licencia para lanzarse como candidato presidencial independiente.

 

Nuevo León es una clara muestra de la falta de un gobierno eficiente. La inseguridad que prometió abatir, no ha cesado; los problemas en las cárceles del estado, han aumentado. No ha habido desarrollo económico y tampoco desarrollo social. La decepción de los ciudadanos es evidente. No tiene absolutamente qué ofrecer como candidato independiente a la Presidencia de la República.

 

Loading...
comments powered by Disqus
Loading...