Domingo, 17 de Diciembre del 2017
Miércoles, 11 Octubre 2017 22:29

México se prepara para el fin del TLC, ¿y en Puebla?

México se prepara para el fin del TLC, ¿y en Puebla? Escrito Por :   Arturo Rueda

Es hora de irse preparando para lo peor. Lo dicen los analistas, los empresarios de la cúpula, los negociadores del TLC y ya lo aceptan en el Gobierno federal. Videgaray dijo que abandonar el TLCAN implicará aranceles más altos por un promedio de 3.5 por ciento sobre el 44 por ciento de las exportaciones mexicanas que se benefician del tratado. Eso sí, afirmó: ‘No sería el fin del mundo’


Atrapados entre los efectos materiales y psicológicos del sismo, los huachicoleros, feminicidios, ‘saqueatrenes’ y sustitos cotidianos del Popo, nadie en Puebla habla de los efectos de la inminente cancelación del Tratado del Libre Comercio. El empresariado nacional anda pesimista, pero aquí a nadie parece preocuparle. Michel Chaín anda más preocupado buscando una candidatura a diputado y Víctor Mata Temoltzin en otorgar reconocimientos a empresarias que intoxicaron a miles de poblanas por lo que se ganaron sanciones millonarias de Cofepris.

 

Ni en la Secotrade ni en Desarrollo Económico municipal se quieren enterar que las negociaciones del TLC se van a pique en los últimos días. Deberían hacerlo para medir el impacto en la cadena de proveedurías del sector automotriz, el motor económico de la entidad gracias a Volkswagen y a Audi, la gran apuesta del morenovallismo en materia de crecimiento.

 

La economía poblana de por sí no anda boyante. Siguiendo la tendencia nacional, el promedio anual de incremento del PIB es mediocre pues no supera el 2 por ciento. Pero si el TLC se cancela todo va a empeorar, igual que la economía mexicana comenzando por el incremento del tipo de cambio que ayer llegó arriba de los 19 pesos como consecuencia de las tensiones en la negociación que amenaza con irse a pique.

 

EU es el mercado natural de exportación de los vehículos de Volkswagen  y las Q5 de Audi que se fabrican en Chiapa. Pero si cambian las reglas del TLC, como quiere Trump para revitalizar la industria manufacturera, esos automóviles subirán de precio en el país norteamericano por los mayores aranceles, dejarán de ser competitivos, se venderán menos y entonces el golpe se va a sentir aquí: menos empleos, cierre de manufactureras, caída del PIB, menos recaudación de impuestos.

 

Es un escenario posible, porque con Donald Trump todo lo es. Primero atizó el fuego en una entrevista con Forbes que provocó el desánimo generalizado cuando recién se entró a la cuarta ronda de la negociación. Ayer en la reunión con el primer ministro Justin Trudeau, el presidente norteamericano dijo que es posible llegar a un acuerdo y que estudiaría firmar un pacto comercial con Canadá y sin México.

 

Es hora de irse preparando para lo peor. Lo dicen los analistas, los empresarios de la cúpula, los negociadores del TLC y ya lo aceptan en el Gobierno federal. Videgaray dijo que abandonar el TLCAN implicará aranceles más altos por un promedio de 3.5 por ciento sobre el 44 por ciento de las exportaciones mexicanas que se benefician del tratado. Eso sí, afirmó: ‘No sería el fin del mundo’.

 

¿Cuál es la evaluación en Puebla para el impacto económico que se avecina? Porque si se da, como todos esperan, ocurrirá en el momento en que Volkswagen se recuperaba tras el Dieselgate, lo que le permitió exportar 256,164 de los 322 mil que fabricó en el periodo enero-agosto, con lo que aumentó sus envíos al exterior en un 12.4 por ciento en comparación con las 227,886 unidades exportadas durante los primeros ocho meses del 2016.

 

El periodista Enrique Quintana director de El Financiero, afirmó que México debe prepararse a los tres tipos de impactos que se avecinan:

 

  1. a) el emocional de corto plazo que va a depreciar el tipo de cambio del peso frente al dólar (como ya lo hizo en los últimos días);
  2. b) el real de mediano plazo que va a ser limitado en materia comercial porque las exportaciones mexicanas van a seguir creciendo con o sin Tratado; y,
  3. c) las implicaciones de largo plazo que se van a entretejer con las elecciones y que van a generar incertidumbre respecto a los arreglos institucionales que tendremos a partir del 2019.

 

No se ve que los responsables del desarrollo económico en Puebla trabajen en el tema. Michel Chaín ocupa sus días en hacer transmisiones de Facebook Live para promoverse como candidato a diputado. Y Víctor Mata Temoltzin, en el municipio recién acaba de entregar un reconocimiento a una empresaria que vendía un producto intoxicante para la salud de los poblanos hasta que Cofepris la obligó a suspender su venta e incluso le impuso multas millonarias.

 

¿Hay alguien trabajando para la crisis económica que se avecina?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

comments powered by Disqus