Miercoles, 22 de Noviembre del 2017
Martes, 14 Noviembre 2017 03:20

¿A las radicales del feminismo les falta sentido común?

¿A las radicales del feminismo les falta sentido común? Escrito Por :   Arturo Rueda

En resumen: según ellas, no hay ninguna obligación de autopreservarnos de riesgos, ni colocarnos en situaciones de vulnerabilidad como el perder el conocimiento por estado etílico, ni tomar conciencia que al volante puede ir un asesino y violador como le tocó a Mara Castilla


El caso Mara Castilla a algunos les entró por un oído y les salió por otro. Afortunadamente, otros sí obtuvieron lecciones de ese trágico suceso ocurrido hace semanas. En el primer grupo se encuentran las jovencitas que, alentadas por voces de las radicales feministas, continúan colocándose en situaciones de alto riesgo. En el segundo grupo están los trabajadores del volante, sean taxis tradicionales o de las redes de transporte como Uber o Cabify.

 

Todo viene a colación luego que un chofer de taxi tradicional de nombre Mariano Morales Zapata publicó en su cuenta de Twitter @taxistadepuebla un video en el que evidencia a una pasajera dormida a causa de su estado etílico. El conductor reflexiona en voz alta sobre el riesgo en que incurren esas jovencitas de caer en las garras de un depravado, y cuestiona por qué esperan que un extraño las cuide si ellas mismas no se cuidan.

 

En el video no se observa el rostro de ella, no se le identifica por nombre y tampoco el domicilio al que llegó sana y salva gracias al profesionalismo de ese taxista ahora linchado mediáticamente por las radicales de feminismo que no quieren entrarle al tema del autocuidado y la responsabilidad de no ponerse en riesgo, pese al contexto de violencia de género que se vive en Puebla.

 

A estas radicales del feminismo nada les gusta. Malo si tiene un final trágico como Mara Castilla, malo si llegan sanas y salvas a casa. No hay nada que les acomode. Les falta sentido común para entender el país en el que viven marcado por un contexto de violencia que no distingue género y nos hace víctimas a todos, hombres y mujeres.

 

Las radicales del feminismo argumentan que no hay nada de malo en salir a divertirse, tomar y regresar borracho en un taxi. Que hacer eso es un acto de responsabilidad. También dicen que esa chica fue violentada al ser captada en video sin su consentimiento, y que quienes pedimos responsabilidad a las jóvenes “damos güeva” y sólo somos expresión de la “pandemia del machismo”.

 

El Frente Nacional para la Sororidad, que dirige mi amiga Olimpia Coral, posteó en Facebook: “El taxista que grabó a una joven en estado de ebriedad NO la está ‘evidenciando’, está violando su privacidad. Los taxis son para transportar personas que lo necesitan y los taxistas deben respetarlas. ¿Si se hubiese desmayado? también se encontraría en estado indefenso y no por eso les da derecho de dañarla.

 

NO TAXISTAS, NO Diario Cambio, no pueden justificar la violencia que se ejerce contra las personas. Borracha, enferma, sola o en cualquier situación que se encuentre NADIE TIENE DERECHO DE APROVECHARSE. Si les enseñaran a NO VIOLAR, NO MATAR NO HABRÍA VIOLENCIA. La mejor manera de prevenir la violencia es enseñando a respetar a la personas sea como sea su condición. ¿Ahora resulta que se puede justificar la violencia si alguien se queda dormido? Aquí está el problema de nuestro tejido social: Decimos "No salgas para que no te maten" en lugar de decir "No las debes matar sea la situación que sea". Hasta ahí la cita del Frente.

 

Otra cadena replicada por las radicales desde una page de Facebook dice: “¿Qué opinión tiene ese taxista de sus compañeros, que cree que hacer su trabajo como debe y comportarse como un miembro decente de esta sociedad es un acto heroico al punto de grabar a una usuaria sin su consentimiento con el fin de compartir un discurso moralista que la señala como posible culpable si se topa con un violador y asesino? ¡Como si estar sobrias cambiara las cosas y todas las mujeres asesinadas cuyos cuerpos son tirados horas o días después tuvieran que ver con alcohol o taxis! No, señor, el problema no son los taxis ni las mujeres ni el alcohol, son las personas capaces de violar y asesinar, y la impunidad que gozan en este país machista que muchas veces ni siquiera investiga los casos.

 

Y eso, eso es la cultura de violación. La normalización de la violencia y las prácticas sistémicas de culpar a las víctimas. De acuerdo con WAVAW-Rape Crisis Centre, "En una cultura de violación, las mujeres perciben una serie de amenazas de violencia que abarca desde comentarios sexuales hasta tocamientos sexuales y misma violación. Una cultura de la violación aprueba el terrorismo físico y emocional hacia las mujeres como norma... y necesitamos hacer de nuestra sociedad un lugar en donde los mismos taxistas dejen de darse palmadas en la espalda por tener el control para no asesinar a sus usuarias”.

 

Así que todo se reduce, según ellas, a:

 

Violar la privacidad.

 

Grabar a una pasajera sin su consentimiento.

 

Compartir un discurso moralista que la señala como culpable.

 

El problema no son los taxis, ni las mujeres, ni el alcohol, sino las personas capaces de asesinar y violar.

 

El país machista.

 

La cultura de la violación.

 

Las prácticas sistémicas de culpar a las víctimas.

 

En resumen: según ellas, no hay ninguna obligación de auto preservarnos de riesgos, ni colocarnos en situaciones de vulnerabilidad como el perder el conocimiento por estado etílico, ni tomar conciencia de que al volante puede ir un asesino y violador como le tocó a Mara Castilla.

 

O sea, uno no es responsable de lo que le pasa, especialmente cuando de forma voluntaria se coloca en situación de vulnerabilidad a violencia de género, algo que es un hecho, no un derecho. ¿Una Alerta de Género, por ejemplo, protegería a una pasajera en estado etílico de caer en las garras de chofer depravado? ¿Cómo puede el Estado ser responsable de una decisión individual?

 

Estas radicales han de pensar que viven en Mónaco, Malta, Liechtenstein, Islandia y Andorra. Un poco de sentido común por favor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Loading...
comments powered by Disqus
Loading...