Lunes, 25 de Septiembre del 2017

Federación lleva un año sin liberar recursos para afectados por Earl

Federación lleva un año sin liberar recursos para afectados por Earl
Domingo, 16 Julio 2017 22:15
Constanza Pérez / @Constan_ph

La Sedatu realizará un nuevo censo en la Sierra Norte para gestionar recursos del Fonhapo y reconstruir viviendas. El delegado Juan Manuel López Arroyo detalla que hasta el momento se han invertido 11 millones de pesos con un avance del 45 por ciento en la reubicación de viviendas.



A punto de cumplirse un año de la tragedia del huracán Earl que dejó 40 muertos en la Sierra Norte de Puebla, siguen sin liberarse los recursos. El Gobierno federal nuevamente levantará un censo de los campesinos que perdieron sus viviendas pues ante la falta de liberación de recursos del Fonden, éstos se gestionarán del Fonhapo para agilizar la construcción de las casas que faltan, informó el delegado de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Juan Manuel López Arroyo.


El funcionario se reunió el fin de semana con los alcaldes de Chiconcuautla, Tlaola y Huachinango para darles a conocer del nuevo plan y aseguró que hasta el momento han invertido 11 millones de pesos y se tiene un avance de un 45 por ciento en la reubicación de las casas.


Indicó que debido a que no se están ocupando recursos del Fonden, ‘las reglas de operación cambian’ ya que ahora el Fondo Nacional de Habitaciones Populares (Fonhapo) se encargará de rehabilitar las viviendas.


 “Por el monto de un millón 391 mil pesos, la Sedatu sustituirá el recurso del Fonden, que a la fecha no han sido liberado”, dijo, aunque cabe citar que la cantidad que prometió el Gobierno federal ascendía a 104 millones de pesos.


Destacó que en total le corresponde a la federación la construcción de 100 viviendas: 50 para Chiconcuautla y otras 50 para Tlaola.


Por otro lado, el gobierno estatal a través del secretario de Desarrollo Social, Gerardo Islas Maldonado ha dado a conocer que  el estado ha invertido en la zona lo que le ha correspondido y la parte que falta es a lo que se comprometió la federación.


Se calcula que alrededor de 700 familias perdieron su hogar el pasado seis de agosto tras dicha tormenta, siendo una de las catástrofes naturales más crueles en las dos últimas décadas que sufrió la entidad en los municipios que conforman la Sierra Norte.