Sábado, 21 de Julio del 2018
Jueves, 15 Febrero 2018 02:46

Las horas feroces del PRI poblano

Las horas feroces del PRI poblano Escrito Por :   Arturo Rueda

Otro ejemplo es el agandalle de los plurinominales. Tan poco optimista ven el futuro electoral que prácticamente toda la dirigencia agandalló su entrada al Congreso local: los cuatro primeros lugares de la lista son el dirigente estatal, la secretaria general, la presidenta del organismo de mujeres y el de los jóvenes: Estefan, Rocío, Sandra Montalvo y Lenchito Rivero


De forma inexplicable el PRI poblano, su dirigente estatal Jorge Estefan Chidiac y el candidato a la gubernatura Enrique Doger se aferran a Antorcha Campesina como el clavo ardiente que puede rescatar la elección y darles la competitividad necesaria para meterse como cuña entre el morenovallismo y Morena. Las concesiones en forma de candidaturas son brutales: les dan para presidencias municipales, regidurías, diputaciones federales y hasta suplencias del Senado.

 

Con esa fuerza acumulada nadie dudaría que el próximo candidato a Casa Puebla en 2024 se va a apellidar Córdova o Celis. Pero eso no ocurrirá porque Antorcha Campesina ya anunció que después de este proceso electoral iniciará el procedimiento para constituirse como partido político autónomo, diferente al PRI. Es decir, los antorchos van a utilizar al tricolor como vehículo para llegar a varios cargos públicos y desde esas posiciones destruirán al PRI. No parece muy inteligente fortalecerlos.

 

En el momento de las definiciones el PRI poblano vive momentos convulsos porque nadie sabe quién esta tomando las decisiones de las candidaturas a diputados locales y presidentes municipales. Se entiende que todo lo federal lo vea el CEN, pero en teoría todo lo local tendría que definirlo el jefe político del tricolor. ¿Pero quién es el jefe político del tricolor?

 

¿Enrique Doger el candidato a la gubernatura o Jorge Estefan Chidiac, su disminuido dirigente estatal?

 

Por lo que comentan las bases y la militancia desplazada, todo indica que Estefan es quien define las candidaturas y Doger una figura de palo que ve pasar el agandalle sin poder meter las manos. Simplemente llegó tarde. Se sentó a una mesa en la que los platillos ya estaban ordenados y los platos puestos junto con el mantel y la cubertería.

 

Quién sabe qué le sabe Antorcha a Estefan que les da tantas concesiones sin garantías de lealtad. A lo mejor hizo compromisos para que no escalara jurídicamente el tema del ‘videogate’ en el que los acusó de asesinos y afirmó ser testigos de sus atrocidades. Pero la componenda con la organización parapolítica está lastimando a las nuevas generaciones del tricolor que ya empiezan a voltear a Morena.

 

Un ejemplo así ocurre en Atlixco: sin tomar opinión de Doger, Estefan le otorgó la candidatura a la alcaldía a Hersilia Córdova de Antorcha pese a que sabe que los habitantes de ese municipio jamás permitirán que pase alguien de ese grupúsculo. Pero al imponer a alguien de esa organización, se desplazó al joven Miguel Ordoñez, egresado de la Libre y que lleva años haciendo trabajo político.

 

¿Se entiende la decisión de apostarle a la traición y al pasado en lugar del futuro? No parece la forma de trabajar de Enrique Doger que, en teoría como candidato al gobierno, se convirtió en jefe político del tricolor. Pero a lo mejor sólo de papel pues Estefan usa el “petate del muerto” de la línea directa con Meade.

 

Otro ejemplo es el agandalle de los plurinominales. Tan poco optimista ven el futuro electoral que prácticamente toda la dirigencia agandalló su entrada al Congreso local: los cuatro primeros lugares de la lista son el dirigente estatal, la secretaria general, la presidenta del organismo de mujeres y el de los jóvenes: Estefan, Rocío, Sandra Montalvo y Lenchito Rivero.

 

Doger ni siquiera pudo meter mano en esa lista. Ni metió a colaboradores, ni pudo hacer acuerdos o ingresar otro tipo de perfiles. Estefan y compañía se ponen a salvo del hundimiento aunque aplasten la moral de los candidatos.

 

Compárese los privilegios a unos y otros. Además de la citada alcaldía de Atlixco, Antorcha Campesina se lleva un botín gordo: la suplencia de la senaduría de Lastiri para Juan Celis; Nibardo Hernández en la diputación local por Acatlán, María del Rosario Sánchez Hernández por el distrito 11 (Puebla); y por el distrito 26 (Ajalpan) Edith Villa Trujillo, diputada federal con licencia.

 

Pero hay cosas inexplicables. En el distrito 17 que corresponde a Puebla capital el único registrado y aprobado era el joven Isaac Jauli, hijo del queridísimo y recordado Salomón Jauli. Pero con un registro fake metieron al cartucho quemado de Claudia Hernández que, si se les olvidada, es leal a Alejandro Armenta. ¿Cómo desplazan a un joven prometedor por un reciclaje sin sentido?

 

Y algo por el mismo camino se cocina en Teziutlán, donde Yazmín Tecozautla, uno de los mejores perfiles del tricolor, con estudios de género, maestrias y doctorado, será desplazada nuevamente quien sabe con base a qué lógica.

 

De hecho, los únicos jóvenes que sí fueron tomados en cuenta son Iván Galindo —más que merecido—, Marisol Calva —mini Blanquita—, Karina Romero Alcalá —la hija de Blanquita— y Mich Islas —su papá es morenovallista y es director del Cobaep. Que alguien me explique.

 

¿Será que la delegada Scherman pueda poner orden en las horas feroces del PRI poblano?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  •