Aprobará PRI ley para la protección de niños

 

Después del escándalo Marín-Cacho


Selene Ríos Andraca

 

La bancada del PRI en el Congreso del estado por fin está dispuesta a aprobar la creación de la Ley para la Protección de los Derechos de niñas, niños y adolescentes, después del escándalo del gobernador Mario Marín Torres en torno a la detención de parte de la PGJ poblana de la periodista Lydia Cacho Ribeiro, cuya obra, Los Demonios del Edén, revela una red de pederastia y pornografía infantil.
El jueves pasado, Pericles Olivares Flores, presidente de la Gran Comisión del Congreso, y los diputados Belén Chávez Alvarado, del PAN; Nancy de la Sierra, del PRI;  José Juan Espinosa, de Convergencia, y Rodolfo Huerta del PRD, anunciaron la implementación de foros para que organizaciones civiles y no gubernamentales apoyen y cooperen en la creación de la mencionada ley.
Cabe recordar que una vez que La Jornada expuso la polémica conversación entre Mario Marín y el empresario de origen libanés Kamel Nacif Borge —en donde queda al descubierto la conjura contra la periodista—, el gobernador fue acusado de prestar el aparato de justicia al “Rey de la Mezclilla”, principal protector del pederasta confeso Jean Succar Kuri —evidenciado en la obra periodística de Cacho Ribeiro—.
La primera iniciativa para crear la Ley de Protección de los Derechos de niñas, niños y adolescentes fue presentada por el diputado de Convergencia a mediados de 2005 —previo al escándalo Marín-Nacif—, sin embargo, la Comisión de Gobernación —presidida por Pericles Olivares— “congeló” la iniciativa y ni siquiera hubo discusión por el tema.
En octubre de 2005, Belén Chávez Alvarado presentó una segunda iniciativa para la creación de dicha ley, y por segunda ocasión, el tema se mandó a la congeladora.
En el primer periodo de sesiones del 2006, después del escándalo de Marín, la diputada Nancy de la Sierra presentó una tercera iniciativa y en 2007, la priista Claudia Hernández expuso ante el pleno una cuarta para la discusión del mismo tema.
La última iniciativa —turnada a la Comisión de Gobernación— fue presentada el jueves pasado por Claudia Hernández y está basada en los códigos y lineamientos que marca el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), pero las otras tres iniciativas sólo son un émulo de la Ley federal.

 

Las iniciativas
Los principios rectores que marcan las iniciativas son: la no discriminación por ninguna razón ni circunstancia; el interés superior por la infancia; igualdad sin distinción de raza, edad, sexo, religión, idioma o lengua, opinión política; la familia como primordial espacio de desarrollo; tener una vida libre sin violencia; corresponsabilidad de los miembros de la familia, Estado y sociedad; derecho a la salud y educación.
De acuerdo a la iniciativa del PRI, la protección de las niñas, los niños y las adolescentes corresponde en forma conjunta a las Secretarías de Gobernación, Salud, Educación Pública, DIF, Consejo Integral de la Familia, Consejo Estatal de Población, Procuraduría de la Defensa del Menos, la Mujer y la Familia, Consejo Estatal para la Atención a la Violencia Familiar, al Consejo para Menores Infractores y ala Comisión de Derechos Humanos.
En el artículo 10 de la iniciativa priista se resalta que: “Se consideran formas extremas que afectan la integridad personal de las niñas, los niños  y adolescentes, el trabajo forzado, la prostitución, la venta, el tráfico y todas las demás formas de explotación.

 


 
 
Todos los Columnistas