Jueces ya preparan maletas


Admiten que van a Houston a costa del Tribunal


Admiten que van a Houston a costa del Tribunal Dicen los togados que el Tribunal Superior de Justicia los envía para conocer los juicios orales. Los únicos que contradijeron la versión publicada ayer en CAMBIO fueron Rosa Celia Pérez González y Carlos Guillermo Ramírez Rodríguez. Ambos mejor conocidos como “los jueces del escándalo”


Edmundo Velázquez

 

Los jueces Alberto Miranda Guerra, Rosalba Elena Zárate y Margarita Gayoso confirmaron que ya conocen del viaje que emprenderán a Houston, Texas, para actualizarse en materia de juicios orales y que esperan solamente la confirmación del Tribunal Superior de Justicia para hacer sus maletas.
Los jueces del cuarto, séptimo y noveno juzgados penales aceptaron que los cinco viajarán acompañados de la magistrada Elba Rojas Bruschetta, directora del Instituto de Estudios Judiciales del Tribunal Superior de Justicia, para conocer de cerca el sistema judicial norteamericano.
Pero los dos jueces del escándalo contradijeron a sus compañeros y negaron que saldrán de viaje. Rosa Celia Pérez González, juez quinto de lo penal —famosa por dictar auto de formal prisión a Lydia Cacho—, aseguró que a ella se le podrá encontrar toda la semana laborando en su juzgado.
Mientras que Carlos Guillermo Ramírez Rodríguez, juez tercero de lo penal —célebre por dejar en libertad a el padre pederasta Nicolás Aguilar—, aseguró que no se le ha notificado y que simplemente es un rumor de “radio pasillo judicial”.
Recordemos que ayer Cambio publicó que los cinco jueces viajarán del sábado 7 de abril al sábado 14  del mismo mes. El itinerario incluye el viaje en avión ida y vuelta, estancia en hotel, comidas incluidas y los cursos de capacitación en el Thrugood Marshall School of Law de la ciudad texana.
Entrevistados en el edificio de juzgados penales ubicado en la zona del Cereso de San Miguel, los jueces informaron que sus correspondientes secretarios de acuerdos  serán quienes queden encargados de llevar a cabo todas las acciones en su ausencia.
La mayoría de ellos justificó el viaje como una medida necesaria, ya que el Gobierno federal piensa instaurar el sistema de juicios orales en el país.
El juez cuarto de lo penal, Alberto Mirada Guerra, mencionó que el viaje no se compara con el realizado el mes pasado por los legisladores locales a la Confederación Mexicana de Congresos Estatales, y confirmó a los cinco jueces, entre ellos él, que fueron designados por el pleno del TSJ para viajar comisionados a Houston.
Margarita Gayoso, juez noveno de lo penal, explicó que el viaje maneja una apretada agenda en la que no tendrán tiempo para hacer otra cosa que observar el sistema judicial usado en los Estados Unidos.
“¿Paseo? ¿Cuál paseo?”, comentó irónica y entre risas Rosalba Elena Zárate, juez séptimo de lo penal, quien aseguró que los cinco jueces fueron elegidos por el pleno del TSJ por su alta capacidad en el tema de los juicios sumarios. 
Mientras no se encuentren en Puebla a excepción de sentencias definitivas, los secretarios de acuerdos podrán llevar a cabo todas las tareas de los titulares de cada juzgado. 

No tengo comentarios: Rosa Celia Pérez
La juez quinto de lo penal de manera tajante mencionó que ella no acudirá al viaje a Houston y que se le podrá encontrar la próxima semana trabajando. De manera muy cortante, ni siquiera dio paso a una entrevista formal.
A continuación, parte del diálogo con la juez Rosa Celia Pérez González:
—Juez, sobre el viaje que realizarán a Houston, usted y cuatro jueces más…
—No tengo comentarios —dijo mientras firmaba sobre las hojas de un expediente.
—Se dice que como premio la mandan a recibir capacitación a los Estados Unidos.
—…—
—¿No será enviada? ¿Tiene conocimiento del viaje? Hoy se publicó en…
—No compro periódicos…
—Pero sabe del viaje que organiza el Tribunal Superior de Justicia… se dice que usted está incluida entre los jueces que irán a Houston…
—Usted me puede encontrar la próxima semana aquí trabajando… —terminó mientras seguía apurada firmando los procesos.

No es un premio, es capacitación: Miranda Guerra

El juez cuarto de lo penal, Alberto Miranda Guerra, dijo que el viaje a Houston se trata exclusivamente de estudios, los cuales consisten en visitas a dos universidades texanas y a algunos tribunales de la ciudad.
“El viaje es para conocer a fondo el sistema de common law y la forma de juicio tanto en su etapa de proceso como las enmiendas que contemplan esa situación”, comentó.
En entrevista a Miranda Guerra se le preguntó:
—¿Este tipo de viajes son regulares o son una especie de premio para los jueces?
—No. Es capacitación. No es ningún tipo de premio. Yo no lo considero así. Al contrario, el Tribunal y el Instituto de Estudios del Tribunal están interesados en capacitarnos, en tenernos actualizados y sobretodo en un cambio que se avecina en la materia penal de nuestro país. Atendiendo a esta transformación que estamos sufriendo como país y como ciudad, es que se nos manda a hacer estas comparaciones ante este tipo de procedimientos como es el common law.
—Convoca entonces el Instituto de Estudios Judiciales…Se sabe que lo organiza la magistrada Elba Rojas…
—Ella interviene como la directora del Instituto de Estudios Judiciales. Pero quien nos nombró fue el pleno del Tribunal Superior de Justicia por una votación de todos los magistrados.
—¿Los gastos corren a través del Tribunal Superior de Justicia?
—Sí. Hasta donde tengo entendido, la estancia, alimentación y el viaje aéreo corren por cuenta del Tribunal
—¿Es la próxima semana?
—Sí, del 7 al 14 de abril.
—¿Y ya hizo sus maletas?
—Pues no he podido por tanto trabajo. Creo que la haré un día antes.
—¿Son cinco los jueces que van, verdad?
—Sí. Rosa Celia, Rosalba, Margarita, Carlos Guillermo y su servidor (…) Pero nada que ver con lo que pasó con el Congreso, eh, nosotros no hacemos turismo judicial, es capacitación —dijo entre risas en alusión al viaje a Cancún que hizo la actual legislatura del Congreso local.

 

Vamos a aprender, no de parranda: Margarita Gayoso
De principio, el juez noveno de lo penal, Margarita Ganoso, se mostró renuente para hablar del viaje a Houston. Aseguró que las decisiones en relación a este tipo de “comisiones” como cursos, congresos, diplomados o cualquier actividad fuera de su jurisdicción, siempre está supeditada por el pleno del TSJ.
“El pleno es el que decide. Lo que se ha estado promoviendo, y eso ustedes lo han visto, son los juicios orales. Estamos tratando de expandir las ideas de los juicios sumarios y la oralidad. Ya viene una propuesta constitucional por parte del presidente, de establecer los juicios orales. Y nosotros también analizamos y vemos cuál es el cambio y hacia dónde va nuestro sistema de justicia. Debemos estar actualizados”, aseguró Gayoso.
Según la abogada, la utilidad del viaje es ver en vivo y a todo color el proceso de los juicios orales y cómo el sistema de justicia de los Estados Unidos lo aplica para ser adoptado en parte en el país.
Agregó que la agenda del viaje será definida por la magistrada Elba Rojas Bruschetta y que todas las actividades se refieren a trabajo solamente:
“Nosotros acudimos con una agenda de trabajo. Nada más. Es un viaje de trabajo. Un curso de aprendizaje. Está apretado y las actividades son muy específicas (…) Son cursos intensivos y la información debe de tener miras a aplicarse de vuelta. No nada más vamos a viajar. Se trae la información. Se manda al instituto, se comentan los logros de lo visto para exponerlo en un momento dado. Los horarios de trabajo son muy duros, no andamos de parranda”, finalizó.

¿Paseo? ¡¿Cuál paseo?!: Rosalba Elena Zárate
Mucho más concisa, Rosalba Elena Zárate, juez séptimo de lo penal, comentó que ante las reformas impulsadas por el presidente Felipe Calderón se tienen que atender a innovaciones en el sistema de justicia como son los juicios orales.
—Los eligieron por algo en específico a los cinco jueces —se le preguntó a Zárate.
—Así es, por nuestro amplio conocimiento en oralidad. Para que cuando nosotros estemos allá podamos hacer las preguntas pertinentes. Y también para que ellos vean nuestro sistema de justicia y vean que no es malo o lento, sino que es diferente. No es mejor el oral que el escrito. Y también se ocupa en Latinoamérica. En Costa Rica, Colombia, Puerto Rico (…) También han ido jueces con esas becas a España… nos han tocado recibir a jueces desde España.

La abogada comentó que este tipo de comisiones no son premios ni paseos y que en ocasiones les toca sufrir una carga excesiva de trabajo antes y después del viaje:
“Yo me voy y tengo que dejar el trabajo hecho. Me voy y tengo que hacer mi trabajo y encima escribir el reporte del viaje”, comentó.
Incluso relató que en una ocasión que fue enviada al Estado de México comisionada en un congreso de este tipo, notó que deben atenerse a la agenda y ritmo que se imponen:
“Todo el día teníamos clase. Mucha información que en una semana debemos captar. En el Estado de México teníamos que estar hasta las ocho de la noche y sabe qué, en el Estado de México… ¡a esa hora todo está cerrado! Cuando uno podía salir ya no había nada. ¿Paseo? ¿cuál?”, finalizó entre risas.

 

A ver si los gringos son muy chingones: Carlos Guillermo Ramírez Rodríguez
Un poco más despreocupado y desinformado se mostró Carlos Guillermo Ramírez. El juez tercero de lo penal dijo desconocer sobre el viaje y mencionó que únicamente sabe lo que se ha enterado por medio de “radio pasillo judicial”:
“Ahora desconozco del mentado viaje, pero en cuanto me digan que hay un acuerdo del pleno… ‘uta… pues encantado de la vida. Hay un rumor. Ya sabes, radio pasillo judicial. Tú ni sabes y ya te están enviando….”, comentó.
Por el momento, para el juez penal no hay nada oficial ni ha recibido ningún comunicado de parte de sus superiores, y en caso de que lo envíen a Houston, Texas, sería “muy padre” pues así comprobaría si “los gringos son muy chingones” en materia de juicios orales: “No hay nada oficial. Yo no he recibido nada. Ni me he atrevido a preguntar. A la mejor mañana me llega el comunicado diciendo: ‘jueves y viernes prepárate para irte de viaje’. Si es que uno va, pues qué padre, ¿no? Sería checar la técnica de la oralidad y ver si sí es cierto que los gringos son muy chingones. Va uno de preguntón en todo caso…”,  comentó finalmente.

 

 


 
 
Todos los Columnistas