Se registran dos suicidios más


Uno era adicto a las drogas; el otro se decepcionó de su boda

 

Edmundo Velázquez

 

Dos suicidios más en la ciudad de Puebla. Luis Alberto Cruz, de 17 años de edad, se suicidó por la decepción de no poder pagar la boda que le prometió a su novia. Mientras que otro joven de 19 años de edad, Edmundo Fuentes López, se ahorcó. Según sus familiares solía depender de las drogas.


De acuerdo a la averiguación previa número 34/2007, a la una de la madrugada del lunes fue encontrado el cuerpo de Luis Alberto Cruz Corona, empleado y soltero, pero con una novia formal de nombre Abigail.


El agente del ministerio público Julio Pérez Salazar tomó la declaración de Luis María Corona Bouchan, su madre. Ella aseguró que el domingo 22 de abril al mediodía vio a su hijo por última vez. Luis le dijo que iba a ver  a su novia Abigail a su casa de Bosques del Pilar. No volvió a saber más de él hasta que su sobrino llego a avisarle que estaba muerto. Planeaba casarse con ella, pero al parecer algo salió mal.


De acuerdo al peritaje médico, Luis Alberto murió por shock hipovolémico secundario y aseccionamiento de arteria yugular derecha. Murió desangrado al cortarse la yugular.
Su primo, Juan Manuel Morales Corona, encontró el cuerpo cuando llegó a su domicilio ubicado en calle Ricardo Meléndez No.63, de la Tercera Sección del Infonavit El Conde.
La Procuraduría General de Justicia mantiene abierto el caso como una averiguación previa para deslindar responsabilidades y descartar un probable homicidio.
El suicidio de Edmundo Fuentes López —levantamiento de cadáver correspondiente al número 173/2007— fue descubierto por su madre quien el domingo fue a visitarlo.
Según comenta, su hijo tenía tiempo de vivir sólo.
Alrededor de las seis de la tarde llegó a su casa de la colonia Santa Cruz Xonacatepec para invitarlo a cenar. Al llegar al domicilio vio la puerta abierta, por lo tanto entró y encontró suspendido a su hijo con un cable de luz que amarró a un tubo del techo de lámina.
El joven de ocupación artesano fue definido por su familia como un poco inestable. Su cadáver fue identificado por su madre  María Ernestina Guadalupe López Montes, y su hermano Javier Fuentes López.
Su madre se preocupaba constantemente por él. Sabía que su hijo bebía demasiado y que eventualmente se drogaba, jamás pudo vencer la dependencia al alcohol y las drogas.

 


 
 
Todos los Columnistas