A Fraile no le interesan las encuestas


Dice el diputado federal que él sigue trabajando por Puebla, así que rehúsa hablar de sus aspiraciones políticas.


Olivia López Pescador

 

El diputado federal del PAN, Francisco Fraile García, manifestó que continúa trabajando por Puebla como si estuviera al final de la lista de las preferencias  electorales, así que evitó ahondar en torno a los resultados de la encuesta de Opina. De nueva cuenta se rehusó hablar de sus aspiraciones a la alcaldía y no comentó en relación a las tres denuncias que tiene en contra Antonio Sánchez Díaz de Rivera, ya que no se considera juez para hacerlo.
“Voy a contestar; voy a seguir trabajando por Puebla  (porque) tiene muchos problemas; tiene un problema fundamental: el empleo. Déjenme seguir trabajando en ello, lo demás es lo de menos”.
Aunque aclaró que respeta la opinión de las encuestas, pero no le merecen mayor comentario, si estuviera en el lugar de Antonio Sánchez en las encuestas, tendría que ocuparse el triple para intentar cambiar su imagen. Sin embargo, dijo que trabaja igual, como si estuviera en el tercero, cuarto o quinto lugar. Además, ni siquiera comienzan las campañas, por lo que todos son suspirantes o aspirantes.
Tras preguntarle qué opinión le merece que sus compañeros de partido Ana Teresa Aranda y Antonio Sánchez Díaz de Rivera podrían haber violado la ley al adelantarse en su precampaña, Fraile García contestó que no es juez para opinar al respecto.
“Disculpen, no me quiero meter en ese embrollo (…) Mi opinión tendría un peso amañado porque se puede considerar que puedo ser aspirante, suspirante o alguna otra cosa”, precisó, luego de insistir que no puede hablar porque el artículo 200 bis de la Ley Electoral no se lo permite y desea cumplir con la ley.
Después de que los medios de comunicación le preguntaron si tiene miedo a la cúpula de su partido y por eso evita opinar sobre sus aspiraciones o en relación a las denuncias de sus compañero de partido Antonio Sánchez, Fraile García respondió que es por respeto a la ley, ya que no le tiene miedo ni a su partido ni a El Yunque, sólo tiene “temor a Dios”.
“Si hacen un poquito de historia, de tradición de lo que he hecho en mi vida política, he procurado nunca violentar la ley, incluso cuando organicé la resistencia civil procuré que nunca tuviera un motivo el Gobierno estatal para sancionarme o acusarme, y lo logré con mayor razón ahora. Si quiero que una ciudad, un estado o una nación camine en el orden, el primero que debe respetar la ley es un servidor; ésa es la razón, no tengo otra”, explicó Fraile García.
Finalmente, dijo que dado que no existe la convocatoria, no puede declinar de algo que aún no se tiene.

 

 


 
 
Todos los Columnistas