Mier se apunta para buscar la alcaldía de Puebla

 

Hipólito Contreras

 

Ignacio Mier Velasco, secretario del Ayuntamiento de Puebla, no se descarta para ser el candidato del Partido Revolucionario Institucional a la presidencia municipal de Puebla; además, afirma que como otros priistas él tiene posibilidades. Considera que el PRI está bien posicionado, y que lo fundamental es elegir al mejor y realizar una buena estrategia política.
Comentó que la preocupación de los priistas no es el PAN, sino que no se haga un buen proceso interno de selección candidatos: “Lo importante no es lo que haga el enemigo, ni con qué candidatos cuente, sino lo que haga el partido. Debe elegir a los mejores, y realizar una positiva estrategia de campaña; de lo contrario estará en riesgo de perder”.
Mier Velasco dijo que parte de las posibilidades de triunfo en esta capital se deben al trabajo del presidente municipal, Enrique Doger Guerrero: “Creo que la mejores cuentas al partido las ha entregado el presidente por la obra pública realizada, y del buen trabajo de presidentes municipales dependen mucho los triunfos del partido (…) A mí considérenme como el secretario del Ayuntamiento de Puebla. Agradezco las muestras de solidaridad y apoyo que he tenido por la gente que considera que yo pudiera ocupar un cargo de elección popular; soy un político profesional; me considero un habitante de la ciudad de Puebla”.
Mier Velasco nació en el municipio de Tecamachalco, pero ha vivido en Puebla capital la mayor parte de su vida, aunque nunca deja de ir los fines de semana a su tierra: “Tanto allá como acá he visto muestras de simpatía y adhesión por parte de amigos míos que conozco en estos 25 años de trabajar en función del desarrollo comunitario”.
Expresó que la posibilidad de buscar la candidatura del PRI a la presidencia municipal de Puebla, se dará hasta que el partido emita las reglas, y el consejo político defina los tiempos para lanzar la convocatoria, mientras tanto trabajará para recibir la confianza del Cabildo y del presidente municipal como secretario del Ayuntamiento.
Mier Velasco afirmó que en su momento analizará si realmente se convierte en instrumento y garantía para el triunfo: “Eso lo haré en su momento, por ahora no sólo pensará en función de aspiración o de buenas intenciones, sino en la frialdad de los números. Cuando se emita la convocatoria podré tener un análisis más certero de esto”.
Explicó que el PRI se reposiciona, y que no hay competencias electorales fáciles: “Tampoco es del todo cierto que el partido tenga perdido el Congreso o la ciudad de Puebla; al contrario, creo que esto apenas empieza. Estamos en el prólogo de un libro electoral que tiene varios capítulos, y que apenas andamos en el prólogo. Los resultados los vamos a ver en el segundo domingo de noviembre; entonces sabremos cuál fue el resultado de la fotografía. Hoy puede ser una fotografía movida y que no refleja la realidad que tendrá la ciudad en materia electoral en los próximos siete meses que faltan al proceso electoral”.
Mier Velasco indicó que lo fundamental es el proceso de selección de candidatos, para lo cual se ha hecho una medición de los partidos, pero habría que ver cuánto le suman o restan las personas a los partidos: “En la elección anterior federal todo mundo apostaba que el único que tenía posibilidades de ganar, el de mayor confianza e intención de voto, era López Obrador; y el que iba abajo en las encuesta era Calderón, quien al final ganó”.
Señaló que los triunfos asegurados con anticipación son falsos, ya que un buen candidato con una mala estrategia puede perder; mientras que un regular candidato con una buena estrategia puede ganar: “Ahí está el ejemplo de Calderón, lo mismo puede suceder. Si el partido está bien posicionado pero no es adecuada la selección del candidato, lo que puede provocar es una derrota; son muchos los factores; se requiere buen candidato y buena estrategia”.

Dijo que en el PRI no se teme a los candidatos del PAN, sino a que se haga un erróneo proceso de selección, o que no haya una buena estrategia de campaña: “Como en cualquier competencia, hasta en las competencias de carácter afectivo uno no debe preocuparse por lo que haga el rival en amores, sino lo que haga uno. Lo mismo sucede en la competencia mercantil entre una empresa y otra; se preocupan por lo que hagan ellos mismos”

 


 
 
Todos los Columnistas