Pretende el PRD legalizar eutanasia


Elimina iniciativa sanciones del Código para quienes ayuden a morir a una persona


Claudia Guerrero / Agencia Reforma

 

El grupo parlamentario del PRD en el Senado presentará una iniciativa para legalizar la eutanasia a través de la creación de la Ley General de Terminación del Tratamiento Curativo.
La propuesta incluye una reforma al Código Penal Federal, para dejar sin sanción a quien "ayude a morir" a una persona en acatamiento a la nueva norma.
"No se aplicará pena alguna para el profesional de la salud que actúe de conformidad con lo dispuesto en la Ley General de Terminación de Tratamiento Curativo", se establece en la propuesta de adición al artículo 312 del Código.
De acuerdo con la iniciativa, que será impulsada por el senador Lázaro Mazón, la terminación voluntaria de los tratamientos sólo podría aplicarse en instituciones públicas del Sector Salud y luego de la aprobación de un Comité Nacional de Bioética Médica, que sería creado y regulado por la Secretaría de Salud.
La interrupción del tratamiento procederá únicamente en los casos de enfermedades terminales, cuyo diagnóstico no le dé más de seis meses de vida a la persona.
"Todo padecimiento reconocido, progresivo, irreversible e incurable que se encuentra en estado avanzado, en el que existe certeza de muerte en un lapso no superior a seis meses", se establece en artículo 3 de la propuesta de Ley.
Además, sólo se podrá aplicar con el consentimiento del paciente o de su tutor legal, en el caso de los menores de edad.
En la exposición de motivos se advierte que la intención de los legisladores es garantizar el derecho del paciente a decidir sobre el tratamiento a seguir, cuando enfrenta un padecimiento incurable que le provocará la muerte.
"La decisión de cómo enfrentar la muerte adquiere una importancia decisiva para el enfermo en estado terminal que sabe que no puede ser curado y que, por ende, no está optando entre la muerte y muchos años de vida plena, sino entre morir en condiciones que él escoge o morir poco tiempo después en circunstancias dolosas y que juzga indignas.
"El derecho fundamental a vivir en forma digna implica, entonces, el derecho de morir dignamente", se indica.
En esencia, el planteamiento perredista establece la posibilidad de que un paciente pase de recibir un tratamiento curativo a uno sólo paliativo o, de plano, a uno que sólo le elimine los dolores provocados por el padecimiento.
La terminación voluntaria del tratamiento curativo implica la cancelación de todo medicamento que busque contrarrestar la enfermedad terminal del paciente y el inicio de tratamientos enfocados, de manera exclusiva, a la disminución del dolor o malestar del caso.
La propuesta de ley establece una prohibición para la interrupción o suspensión de los tratamientos en caso de ciudadanos extranjeros.
Además de que propone modificar el artículo 312 del Código Penal Federal, que sólo es aplicable en las instituciones federales, la iniciativa propone una Ley General que establecería esta posibilidad de terminar los tratamientos curativos en cualquier institución de salud pública, incluidas las de jurisdicción local, lo que se contrapondría con los códigos penales estatales.


 
 
Todos los Columnistas