Marcharán contra trazo de camino Xicotepec-Tlacuilotepec

 

Insisten en que deja fuera a más de 15 mil habitantes de la zona

 

Heriberto Hernández / Huauchinango / Corresponsal

 

Los habitantes de diversas juntas auxiliares de los municipios de Tlacuilotepec, Tlaxco y Jalpan realizarán una protesta en la carretera federal México-Tuxpan en caso de que el Gobierno estatal se niegue a escuchar su petición de hacer un nuevo trazo a la vía Xicotepec-Tlacuilotepec, que beneficie a un mayor número de serranos.
Agregaron que hace más de 30 años los marginan del beneficio de la pavimentación de su camino, porque en varias ocasiones los han engañado con promesas de campaña y jamás se realiza la obra. “Sin embargo, tenemos conocimiento de que ya se está licitando la obra de la carretera de Xicotepec a Tlacuilotepec, misma que sólo beneficiará a un número menor de los habitantes de las comunidades antes mencionadas, y con una inversión que consideran ‛escandalosa’ de 120 millones de pesos”.
Se han enterado de que la obra que solicitaron se encuentra aún como propuesta, por lo que exigen se revise, y en su caso, se reconsidere la asignación de la misma, y que no beneficie sólo a las familias de gobernantes locales, como el caso de Tlacuilotepec, pues la ruta trazada pasa por las propiedades de la familia del alcalde, sin que tenga impacto sobre un mayor número de pobladores.
Los inconformes piden revisión del proyecto carretero después del cruce del río San Marcos, para que se comunique a las siguientes comunidades: Itzatlán, Temaxcalapa, La Colmena. Apoxtla, Cuautepec, y de ahí partir a Tlacuilotepec. Con ello, aseguran, se incorporarían al beneficio a más de 60 mil pobladores, y el nuevo trazo sólo implicaría sumar tres kilómetros más de lo proyectado, pues ya hay un camino abierto que únicamente requiere de ampliación o modificaciones en pendientes y curvas.
Representantes del Movimiento Intermunicipal Pro-Pavimentación Tramo La Ceiba-Tlaxco denunciaron que la Secretaría de Desarrollo Urbano y Obras Públicas (Seduop) es la instancia responsable de esta mala planeación, y calificaron de “sospechosa” la inmediatez con la que el Gobierno del estado desembolsó los recursos para la construcción de seis kilómetros de pavimentación, los cuales beneficiaron a unos cuantos y a la familia del edil.
El presidente de Tlacuilotepec soslayó el seguimiento de la construcción de la carretera La Ceiba-Tlaxco, avalada previamente por la federación y que comunicará al menos a 15 mil habitantes de la región, y en la cual se invirtieron 27 millones de pesos. En cambio, el alcalde promovió la construcción del camino antes citado, cuyo beneficio se reduce a cuatro mil pobladores, desde su llegada al Gobierno.
En entrevista, los denunciantes señalaron que el alcalde y sus familiares tienen al menos diez propiedades a lo largo de los seis kilómetros del nuevo camino, autorizado por el Gobierno estatal.
“Detrás de la pavimentación del camino en cuestión está sobre todo el interés de la familia que gobierna el municipio de Tlacuilotepec, ya que en ese corredor se encuentran precisamente sus propiedades, ranchos y ganado. El proyecto no soporta una evaluación socioeconómica frente a otros proyectos de pavimentación dentro del municipio, en virtud de que estamos frente a una situación de escasez de recursos”.
Además, acusan que el edil dejó a un lado el proyecto de La Ceiba-Tlaxco, que comunicaría al menos a 45 juntas auxiliares, comunidades y rancherías de la región, aun cuando la federación había aprobado el proyecto a través de la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), dentro del Programa Nacional Ejercicio 2004.

 


 
 
Todos los Columnistas