publicidad  
 
Abrir el índice

 

 
       
   
   
   

  Despide Findlay a pareja con VIH

 

Homofobia en una empresa filial de Volkswagen

 

Edmundo Velázquez 

 

Por homofobia fue despedido Ángel García Santos, empleado de Findlay, empresa filial de Volkswagen. Al trabajador se le comunicó el sábado pasado que su contrato no sería renovado debido a que la semana pasada el jefe de producción se enteró que Juan Pablo Jiménez, su pareja sentimental, vive con VIH.


Aunque al trabajador no le fue dado un diagnóstico positivo de VIH, se le despidió mientras que a su pareja ya le fue comunicado que el 26 de agosto dejará de laborar en Findlay. Ambas bajas no han sido justificadas por la empresa.


Hasta hace un mes la vida de Juan Pablo Jiménez y Ángel García Santos no tenía mayor complicación. Su relación de alrededor de tres años comenzaba a establecerse, al menos dos años ya habían vivido juntos y laboraban como obreros en Findlay Industries, filial de la armadora de Volkswagen dedicada al forrado de vestiduras de toldos de vehículos como el Jetta A4 y el Bora Variant.


Como publicó Cambio en una entrega anterior, Juan Pablo Jiménez se practicó un examen donde le fue detectado el Virus de Inmunodeficiencia Humana. Se lo comunicó a su pareja y también a su superior inmediato en la empresa donde trabaja, César García, encargado de la línea de producción.
Desafortunadamente el jefe de Juan Pablo se lo comunicó a Jesús Pineda, el encargado del área de producción de la empresa. También le dio a conocer que en esa misma empresa trabajaba Ángel, pareja de Juan Pablo.


Cambio publicó el miércoles pasado la historia de Juan Pablo, también fueron entrevistados por TV Azteca sobre su temor a ser despedidos. En represalia a que el caso fue llevado a los medios de comunicación a Ángel se le comunicó el sábado que no sería recontratado.


Lizeth Herrera, directora de recursos humanos de Findlay Industries, acompañada de un abogado y un contador expusieron a Ángel su salida de la compañía y le ofrecieron un finiquito de poco más de 3 mil pesos.


El trabajador no aceptó a pesar de las recomendaciones que hicieron el contador y el abogado. Incluso la directora de recursos humanos mencionó que si no tomaba el dinero, esto sería de beneficio para otro trabajador o para la empresa misma. El obrero rechazó la oferta nuevamente y anunció que pediría asesoría legal por el despido injustificado, dejando abierta la posibilidad de acciones legales en contra de la compañía.


Cabe recordar que a los jefes de línea en la empresa se les advirtió sobre el VIH que padecía Juan Pablo en una junta que hubo en Findlay. Por el desconocimiento sobre el virus, su alcance y formas de transmisión, el jefe de producción Jesús Pineda teme que trabajadores de la misma línea hayan sido infectados. Incluso se dice que pedirá que todos los compañeros de los obreros se sometan a análisis médicos para definir si también son portadores del virus. Y en caso de que encuentren otra persona con VIH, planea también pedir su baja de la empresa.


“Creo que es muy injusto que me hayan despedido por homofobia”, comentó en entrevista Ángel García. “El hecho de que Juan Pablo enfrente el problema de la enfermedad y pues ahora tema con quedarse sin empleo es muy duro. Yo pienso mantenerme con él y cuidarlo, apoyarle en lo que pueda, pero un empleo para ambos es muy necesario para tener acceso a los medicamentos y cuidados que necesitará por su enfermedad”, comentó el joven decepcionado.

 

Versión Online

Columnistas

 
Haga cic aquí para ampliar la imagen

   

 
RSS Feeds
En tu Movil
Video
En tu E-Mail
 
   
Estadisticas

© Copyright, 2007 www.diariocambio.com.mx
Avenida 16 de Septiembre 4111, Col. Huexotitla, CP. 72240, Puebla, Pue. - México Tels.(+222)243- 8392 / 243-8439
Abrir el índice