_
Invitado Especal
La Quinta Columna


El contenido de las columnas y de opinión son responsabilidad de quien las escribe y no reflejan precisamente la linea editorial de este medio

  Debe de cambiar el formato del informe presidencial


Dice la candidata panista Blanca Jiménez

 

Considera que debe ser un acto republicano y propicio para el diálogo, además de que recordó que los legisladores del PAN han pugnado porque sea un intercambio de puntos de vista entre el Poder Legislativo y el presidente.

Blanca Jiménez Cambio/ Foto/ Archivo/ Ulises Ruiz

 

Olivia López Pescador  

 

 

Blanca Jiménez Castillo, candidata del PAN a diputada local por el distrito 1, se pronunció a favor de cambiar el modelo del informe presidencial, ya que se encuentra “agotado”. Aseveró que es un espacio para que el presidente se dirija a la nación, pero donde algunos diputados intentan brillar con acciones bajas porque no tienen luz propia, por lo que invita a los legisladores a que el primero de septiembre sean respetuosos del ejecutivo.


Recordó que los legisladores del PAN han pugnado porque el informe sea un intercambio de puntos de vista entre el Poder Legislativo y el presidente para obtener como resultado un ejercicio de rendición de cuentas.


Recordó que este esquema de informe se instituyó hace 90 años, mientras era presidente de México Venustiano Carranza. Desde ese día el mandatario está obligado, de acuerdo al artículo 69 de la Constitución, a informar a las cámaras y a la nación el desarrollo del país en el ámbito económico, educativo, entre otros temas. Por tal motivo, el grupo parlamentario del PAN, por conducto de Héctor Larios, presentó el 30 de mayo una iniciativa para convertir el informe en un acto más republicano, para ello proponen que se cambie de fecha, ya que lo propicio sería que cubriera un  año, y que el Poder Legislativo le pueda responder.

 

“Debemos pasar de la gritería a la rendición de cuentas. Nuestro modelo de informe de gobierno se encuentra agotado, no sirve como oportunidad de comunicar logros ni de rendir cuentas. La iniciativa para reformar este acto es un intento serio por establecer nuevas pautas de relación y comunicación Ejecutivo-Congreso que transformen una ceremonia de ritual de ensalzamiento y sumisión a jornada de trabajo”, expresó Blanca Jiménez.

 

 

Publicidad

Versión Online

 

© Copyright, 2007 www.diariocambio.com.mx