_
Invitado Especal
La Quinta Columna


El contenido de las columnas y de opinión son responsabilidad de quien las escribe y no reflejan precisamente la linea editorial de este medio

  El Grupo Shiva entra en rebelión


Toman Casa Aguayo y se lanzan nuevamente en contra de Javier López Zavala

 

Dos camiones fueron suficientes para acarrear a la “ciudadanía” sanandreseña. Ésa que, dice Mange, lo respalda y que no permitirá que el impuesto por López Zavala sea su candidato a la Presidencia Municipal.

El resultado de la revuelta: Una reunión con la dirigencia. En la gráfica Iván Mange, Maximiliano Silerio y Valentín Meneses. Cambio/ Foto/ Ulises Ruiz

 

Héctor Hugo Cruz Salazar  

 

Acompañado por unas 100 personas, dos caballos y con su sombrero de palma, el socio mayoritario del Grupo Shiva, Iván Mange Zamora se manifestó ayer en las afueras de Casa Aguayo.
¿El motivo?


Que perdió la candidatura a la Presidencia Municipal de San Andrés, luego de que Javier López Zavala impuso en esa posición a Gabriel Tello.


Dos camiones fueron suficientes para acarrear a la “ciudadanía” sanandreseña.
Ésa que, dice Mange, lo respalda y que no permitirá que el impuesto por López Zavala sea su candidato a la Presidencia Municipal.


Ayer, por unos momentos, el empresario puso de cabeza Casa Aguayo.
Los policías de inmediato cerraron las puertas de la oficina de gobierno.
Y es que a esa hora el gobernador Mario Marín estaba en el lugar encabezando un evento de entrega de recursos al Bine.


Tres empleados de Gobernación salieron prestos a recibir a los quejosos.
Mange no dio tregua con ninguno y fue claro: “Sólo hablo con mi amigo Mario Montero”.
Los tres empleados de Gobernación se regresaron con las manos vacías.
Ya le tenían lista la recepción con Arturo Toxqui, Silvia Tanús y/o Joe Hernández.
Después salió el operador de medios de Montero, Ismael Bermejo, quien escuchó a Mange y le ofreció una respuesta del secretario… pero a través de Joe Hernández.
“Sí, pero que me reciba en el patio, que me escuche cinco minutos y que dejen entrar a la prensa”, fueron las condiciones de Mange.


Bermejo le dijo algo al oído y Mange, como niño regañado, aceptó sin chistar.
Parcialmente se le cumplió el capricho al empresario antrero, pues sí fue recibido por las autoridades estatales como quería, le abrieron las puertas de la sala de juntas del secretario de Gobernación, pero… fue atendido por Joe Hernández Corona.


Mange salió con una sonrisa y con una reunión amarrada en las oficinas del PRI estatal para que le informaran sobre el proceso que lleva la selección de candidato de San Andrés Cholula.
En su cuarta entrevista del día, el antrero volvió a tronar contra el exsecretario de Gobernación y dijo que éste se había autoproclamado vocero del PRI, pero sólo para San Andrés Cholula, pues dio a conocer que Gabriel Tello sería el candidato y no él.


Además amenazó con que acudiría al Tribunal Electoral del Estado y en su caso al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.


El poder de convocatoria de las tortas superó las expectativas. Cambio/ Foto/ Ulises Ruiz

No supo explicar por qué iba a ver a Montero y exactamente cuál sería la intervención del secretario de Gobernación marinista en un asunto netamente partidista.

 

Pésimas porras, mejores pancartas


Apoyando al exaspirante estuvieron algunos de los socios o empleados de los antros que el empresario tiene en el vecino municipio.
Estos últimos con sus Nexteles grababan cada uno de los pasos de su jefe, le tomaban fotos y le cargaban todos sus documentos, mismos que a la menor provocación eran mostrados a quien se le pusiera enfrente.


Con los dos camiones se bloqueó la circulación de la 18 Oriente por algunos minutos, aunque después el empresario antrero cedió a la petición de los agentes viales para que dejara libre un solo carril de la avenida para desfogar el tráfico.
El séquito del empresario tomó la explanada de Casa Aguayo con sus cartulinas fosforescentes y se pusieron a gritar las más ridículas consignas.


Un ejemplo de estás es: “Solución, solución, como en la televisión”.
Al escuchar Mange sólo sonrió y le reprochó con la mirada al “organizador” de los ciudadanos por sus “ocurrencias”.
Pero las cartulinas le hicieron justicia a la manifestación.
En éstas se leían frases light como: “Marín, respeta al ganador, Iván Mange”. “Montero reivindica al pueblo de San Andrés”.


Pero también había otras contra el exsecretario de Gobernación que decían “Zavala no pudiste y por eso te fuiste”, “Zavala, respeta la decisión del pueblo”.


No obstante a que Mange se refería al gobernador como “nuestro amigo Mario Marín” y hasta aseguraba que lo había apoyado en su campaña a la gubernatura, el “pueblo” de San Andrés también se fue duro contra el mandatario con pancartas con frases como “Góber basta ya, no más preciosidades” o “precioso góber respeta a San Andrés”.
Mange se puso colorado cuando una mujer sanandreseña encaró a los guardias de Casa Aguayo y les dijo a grito pelado:
“Queremos ver al gobernador. Díganle que no le trajimos sus dos botellas de coñac, pero sí le traemos dos caballos a cambio de que nos escuche”. La frase provocó la risa.


Para ese momento, cuando no habían pasado más de 10 minutos que esperaban los quejosos una respuesta de las autoridades, ya no había consignas y las cartulinas ya andaban por el suelo.
Los acarreados por el antrero se pelearon además por las tortas que en ese momento se repartieron a través de un canasto.


“¿Y los chescos güeyes?”, decían los que le agandallaban hasta tres o cuatro tortas a quienes las repartían.
Mange salió de Casa Aguayo tras reunirse con Joe, y los manifestantes se dirigieron al PRI, donde le prometieron una reunión “informativa” sobre las condiciones en las que estaba el proceso de selección de candidato a la Presidencia Municipal de San Andrés.


El empresario salió como todo un ganador.
Orgulloso, con su sombrero de palma que hacía juego con sus pantalones Hugo Boss color café claro, se subió a su camión y se fue rumbo al PRI.


Los dos caballos permanecieron arriba de las camionetas que los transportaban.

No hubo necesidad de cumplir con la amenaza de Mange, de que en caso de no ser recibido, entraría con todo y caballo a “ver a quien tengo que ver”.

 

 

Publicidad

Versión Online

 

© Copyright, 2007 www.diariocambio.com.mx