Poder e impunidad: el caso de César Humberto Olarte

 

Todos sabían de sus andanzas y nadie lo frenó


La impunidad con la que se venía conduciendo por lo menos desde hace dos años el vástago del tres veces alcalde, Humberto Corcino Olarte Romero, sólo puede explicarse por la existencia de una cadena de complicidades y el tráfico de influencias del que siempre hizo alarde la familia.


Leticia Animas Vargas / Corresponsal / Huauchinango


Ni dos sentencia penales por el delito de lesiones, ni las múltiples averiguaciones previas iniciadas en su contra, pusieron freno a las aspiraciones políticas de César Humberto Olarte Fajardo, ex candidato priista a la presidencia de Jalpan, Puebla; sólo la gravedad del más reciente ilícito cometido por él, pudieron detenerlas: el asesinato de Antonio Amador Jerónimo perpetrado en la víspera de las elecciones locales del pasado 11 de noviembre, por el que se le inició el proceso 418/07 de Xicotepec.


La impunidad con la que se venía conduciendo por lo menos desde hace dos años el vástago del tres veces alcalde, Humberto Corcino Olarte Romero, sólo puede explicarse por la existencia de una cadena de complicidades y el tráfico de influencias del que siempre hizo alarde la familia.


Autoridades de todos lo niveles y ámbitos conocían por las denuncias públicas realizadas por las víctimas de César Olarte, los hechos ilícitos en que estaba involucrado y, no obstante sus antecedentes, fue registrado como candidato a la presidencia municipal por el PRI, en franca violación a las disposiciones legales al respecto, como las establecidas en el artículo 49 de la Ley Orgánica Municipal que preceptúa que no podrán ser electas presidentes municipales aquellas personas que hayan sido inhabilitadas por alguna sentencia.


En ostentación de sus excesos, César Humberto Olarte Romero obtuvo su registro como candidato del PRI a la presidencia municipal de Jalpan, pese a ser reo en los procesos donde fueron dictadas en su contra sentencias condenatorias por el Juez de lo Penal de Xicotepec y que fueron iniciados tras la denuncias por el delito de lesiones cometidas en agravio de Ángel Iturbide Bautista y Eliseo Flores Iturbide (Proceso 254/05)


Lo anterior, sin contar que han sido iniciadas en su contra diversas Averiguaciones Previas, a saber la 72/05, por daño en propiedad ajena; la 73/05, por allanamiento de morada y abuso de autoridad; la 75/05 por abuso de autoridad y daño en propiedad ajena, y la 156/05 por difamación. Todas las indagatorias fueron iniciadas por el Ministerio Público de Xicotepec.


El pasado 3 de marzo, César, quien fungía como secretario del Ayuntamiento, y su hermano Carlos, fueron denunciados ante el Agente del Ministerio Público de Villa Lázaro Cárdenas por haber atentado a balazos contra el señor Víctor Amador Jerónimo, -hermano de Antonio, quien según testimonios fuera asesinado por el entonces candidato el 10 de noviembre anterior- habiéndose iniciado la Averiguación Previa 30/2007, que derivó en el proceso 48/07 por Tentativa de Homicidio, del juzgado de Xicotepec, en el que se negó la orden de aprehensión con argumentos baladíes como que los disparos que presenta el vehículo de Amador Jerónimo no fueron hechos a la altura de su cabeza y por lo tanto no hubo intención de asesinarlo.


Otra denuncia contra César y su padre, Humberto Corcino Olarte Romero, fue iniciada por la Unión de Campesinos de la Sierra, por invadir terrenos en la colonia Aquiles Córdova Morán, dando origen a los procesos 151/2006 y 152/2006 radicados en el Juzgado Penal de Xicotepec.


Según denuncias de lugareños, los Olarte se han valido de cualquier medio para retener el poder, y en esta ocasión para imponer a César como candidato y sucesor de su padre en la presidencia, contaron con la “complacencia y complicidad” de algunos funcionarios electorales en el Consejo Distrital de Xicotepec, como “Filemón Omar Contra Rangel, José Luis Sampayo Gómez y Carlos Mora”, quienes han estado a cargo de la organización de las elecciones desde 1995 en esta demarcación.


La relación entre César Olarte Fajardo y Filemón Contla Rangel consejero presidente distrital del IEE, data de sus años como universitarios. Contra, además ha sido asesor de algunos diputados panistas e igualmente lo fue del vástago del tres veces alcalde de Jalpan.


Las mismas fuentes refieren que: “el 23 de julio (del presente año) una comisión integrada por Contla Rangel, Sampayo Gómez y Mora, consejeros electorales del Distrito Electoral 26, presentaron ante el consejero presidente del IEE, Jorge Sánchez Morales, la lista de propuestas para integrar los consejos municipales, dentro de las cuales para Jalpan figuran nada más mi nada menos que Edith Amador Ponce, cuñada de César Olarte Fajardo, y quien fue acomodada en el puesto de Secretaria General del Consejo Municipal Electoral de Jalpan; Beatriz Ascencio, quien queda como presidenta del consejo municipal electoral y es amiga de la esposa de César Olarte (...) y para garantizar “parcialidad” el Consejo Municipal de Jalpan se instaló en una propiedad de los Olarte Fajardo.


Incluso corrieron rumores de que con la finalidad de mantener el poder, los Olarte habrían hecho acuerdos económicos con otros aspirantes a la candidatura del PRI a la presidencia municipal, incluido el hermano de un alto funcionario de la Procuraduría General de la República, quien de haberse decidido a competir habría sido, seguramente, el abanderado Tricolor en la pasada contienda electoral.


Ante la falta de interés de las autoridades ministeriales y judiciales del estado de Puebla para esclarecer los delitos cometidos por el ex candidato a la presidencia de Jalpan, César Olarte Fajardo, en septiembre pasado, pobladores de ese municipio acudieron a la Presidencia de la República a denunciar esta situación.

 

Ahí, Víctor Amador Jerónimo expuso ante Bernardino Altamirano Rodríguez, coordinador de Servicios a la Ciudadanía la negligencia con la que actuaron las dependencias gubernamentales para castigar a Olarte Fajardo, quien en ese entonces hacía alarde en la comunidad de “ser protegido de Javier López Zavala, ex secretario de Gobernación y por Roberto Marín Torres, secretario de Organización del PRI, lo que le ha permitido cometer diversas fechorías”, dijeron. Pero nada sucedió.


Finalmente, un día antes de los comicios Antonio Amador Jerónimo, hermano de Víctor, quien fuera aspirante  a la candidatura del PRI a la alcaldía, fue baleado por César, según testimonio de su familia, a las puertas de su domicilio y minutos después falleció como consecuencia de las heridas que sufrió.  


El ataque fue perpetrado cerca de las 18:30 horas del 10 de Noviembre pasado a unos metros de la carretera federal y fuera de la casa de Amador Jerónimo quedó el abandonado el auto de César,  un Jepp Tracker de procedencia americana, color blanco, con placas JFG-5163 del estado de Jalisco.


Tras conocerse los violentos hechos, pobladores de Apapantilla que responsabilizaron al ex candidato del Tricolor de la muerte de Amador Jerónimo, rodearon el domicilio del alcalde de Humberto Olarte Fajardo para exigir que se entregara a la policía y respondiera por el crimen.


César fue detenido más tarde por elementos de la policía judicial, quienes lo trasladaron a la ciudad de Puebla, donde empezaron a circular confusas versiones sobre los hechos, con las que incluso se pretendía exculparlo del delito, al aseverarse que el preso era uno de sus hermanos y que el responsable del homicidio habría sido “un empleado del municipio sólo conocido como Ingeniero Chucho”.


Sólo la presión de los jalpenses pudo detener la maniobra y a César se le dictó auto de formal prisión por el asesinato y se le sigue el proceso respectivo, sin embargo, su familia ha dejado correr el rumor de que pronto será liberado tras repartir “un millón de pesos, entre diversos funcionarios, por ello, dijeron que ya es tiempo de que las autoridades “pongan freno a la carrera delictiva de César, quien hace 9 meses fue acusado de atentar contra la vida de Víctor Amador Jerónimo, fue sentenciado por el delito de lesiones y aún así pudo ser candidato, porque ha gozado de la protección que da el poder.”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 
 
Todos los Columnistas