Atlante,completo


Juan Martín Montes / Agencia Reforma

Deslumbrado, con muy poco que perder y grandes cosas en el panorama, el nuevo delantero del Atlante, Franco Mendoza, se integró ayer al plantel Azulgrana luego de abandonar el modesto Godoy Cruz en el que militaba en su natal Argentina.
Las circunstancias que rodearon el arribo de este jugador fueron totalmente opuestas a las de la mayoría de los refuerzos extranjeros.
Desde su arribo a las seis de la mañana procedente de Buenos Aires, Mendoza pasó casi desapercibido porque en el mismo vuelo llegaba Daniel Bilos, el nuevo atacante del América.
Acostumbrado a que las canchas y las instalaciones de los clubes en su país no son de la calidad de las mexicanas, el argentino se impactó al llegar al Centro de Alto Rendimiento de la FMF, donde entrenan los Potros, según contó el "Profe" Cruz, entrenador del equipo.
El propio técnico atlantista reconoció que en su lista de candidatos Mendoza no figuraba ni siquiera entre los tres primeros, pero que de cualquier modo estaba satisfecho con la contratación porque el argentino es un jugador de área.
Tan ilusionado se mostró Mendoza que, sin pensarlo, expresó que quiere quedarse a vivir en México.
"Es algo muy lindo, una oportunidad que todo argentino desea: venir a jugar al futbol mexicano, como al europeo también, es muy codiciado por los argentinos", señaló el atacante.


 
 
Todos los Columnistas