La preparatoria TEC reemplazará velódromo


Para el Campus Puebla es más barato mantener un equipo de fútbol americano que rescatar el velódromo


Edmundo Velázquez

Notas Relacionadas

Notas Anteriores

 

 El Tecnológico de Monterrey no dará marcha atrás a la destrucción del velódromo construido por el Instituto Poblano del Deporte en el sexenio de Manuel Bartlett.


De acuerdo a lo que informó Carlos Barradas, director del departamento de Marketing y Comunicación de la institución educativa, en el sitio se construirá la preparatoria del Tec de Monterrey, Campus Puebla.


Entrevistado vía telefónica, Carlos Barrada explicó que para el sistema Tec en Puebla es urgente un espacio donde se albergue a sus alumnos, debido a que cuentan con una matrícula de más de tres mil jóvenes.


Sobre las declaraciones de Salomón Jauli, el vocero de la escuela mencionó que convendría más la creación de un equipo de fútbol americano que la restitución del velódromo, debido a que, cuando fue donado el predio por el Gobierno del estado en la administración de Melquiades Morales, la instalación deportiva ya se encontraba en condiciones deplorables. 


“Lo recibimos en ruinas. La instalación, como se ha manejado en otros medios de comunicación, ni siquiera contaba con las medidas reglamentarias ni era urgente que la institución lo mantuviera. Habría sido costoso y en ninguno de los planteles del Tecnológico de Monterrey. En el país existe un velódromo o un equipo de ciclismo”, detalló el vocero.


Barradas subrayó que el costo de manutención en la institución educativa sería elevado, por lo que no era viable que mantuvieran el predio. Al momento del velódromo sólo existe parte de la estructura donde se encontraba el graderío.  


A pesar de las críticas de Salomón Jauli, director del Instituto Poblano del Deporte, Carlos Barradas mencionó que aún se mantienen acuerdos y trabajos conjuntos, tanto con el Gobierno del estado como con la dependencia deportiva.


—¿El caso del velódromo será contraproducente para la institución? —Se le preguntó al vocero del Tec.
—No, de ninguna manera.
—¿Y la relación con el Gobierno del estado? ¿Con el Inpode?
—Tenemos trabajos conjuntos, se mantienen los objetivos complementarios. Tanto el Tecnológico de Monterrey como el Inpode tienen como fin el crecimiento integral. No habrá distanciamiento. —Concluyó Barradas.

 


¿Nuevo parque ecológico?
El 13 de junio del 2006, Mario Alberto Mejía publicó en La quintacolumna el siguiente texto, donde se evidenció la falta de rumbo de la instalación deportiva así como la pérdida de la inversión vertida en esa zona de la Reserva Atlixcáyotl.


Melquiades Morales y el Velódromo. Uno de los mayores conflictos del sexenio melquiadista está ubicado sobre la vía Angelópolis.


Justo donde se ubican el Instituto Tecnológico de Monterrey y el cementerio de elefantes conocido como Valle Fantástico.


Y es que a través del tristemente célebre Carlos Omar Vergara, ex titular del Fideicomiso Atlixcáyotl, el entonces gobernador Melquiades Morales Flores ordenó la donación de 25 hectáreas a favor del Tec y el comodato a favor de Ricardo Henaine de otras modestas 25 hectáreas.


El problema mayúsculo es que dentro del terreno donado al Tecnológico de Monterrey está —hoy en ruinas— una obra construida con recursos federales: el velódromo de Puebla, inaugurado por su creador: Manuel Bartlett Díaz al final de su sexenio.


Y es que Bartlett planteó que en esas 50 hectáreas se fundara un nuevo Parque Ecológico.


Y así lo dice el decreto de creación que se pasaron por el arco del triunfo Morales Flores y su empleado —¿o gato?— Omar Vergara.


Dicen los que saben —que son muchos y variados— que el Congreso del Estado no autorizó dicha donación.


Y si lo hizo, los diputados que la aprobaron tendrán que ser vistos como cómplices de una aberración jurídica, pues las obras federales no pueden ser incluidas en donación alguna.


¿Cómo olvidar el velódromo inaugurado por Bartlett?
¿Cómo olvidar que era la punta de lanza del fallido Parque Ecológico?
¿Cómo describir la depresión en la que cayeron los ciclistas poblanos cuando un mal día los dueños del Tec, a través de sus empleados, les prohibieron la entrada al velódromo con el argumento de que ya era propiedad de la institución educativa?
La mala obra autorizada por el gobierno anterior provocó que la selección ciclista de Puebla se tuviera que trasladar inevitablemente —con los gastos que eso implica— a los velódromos de la ciudad de México, donde nadie podía correrlos.
Pero el destino a veces es cruel y alcanza a todos.
Resulta que el velódromo poblano no fue de interés para los dueños del Tec y hoy yace en el olvido pleno, cubierto por la hierba y por mantas enormes para evitar la mirada entrometida de los curiosos.
Y es que ahí, en ese espacio, se planea construir un edificio más.
Por lo pronto, las gradas del velódromo ya fueron destruidas y el resto verá la misma suerte en poco tiempo.
Claro: si no es que alguien —alguna voz— no denuncia el caso ante las autoridades competentes y convoca a la Contraloría federal para que sea testigo del destino de los dineros públicos.

 


 
 
Todos los Columnistas