Contradicciones en el patrimonio de Agüera


Olivia López Pescador

 

El día de ayer apareció publicado en la revista Contralínea una serie de bienes que se le adjudican a Enrique Agüera Ibáñez, rector de la Universidad Autónoma de Puebla, entre los que se encuentran un rancho de varias hectáreas en Valsequillo, varias casas en Puebla, vehículos automotores de colección, condominios en distintos puntos turísticos, más de una docena de caballos de importación, además de ser dueño de las universidades privadas Universidad de Oriente y el Instituto de Educación Superior (incorporadas a la UAP), una vivienda con un costo de 22 millones de pesos en la zona de Angelópolis, entre muchos bienes más.


A este respecto, el rector de la UAP reconoció que se encuentra sumamente tranquilo en torno a sus bienes personales y familiares, porque lo que posee está  plasmados en su declaración patrimonial pública que está en la página de contraloría de la UAP, y mencionó que no le parece extraño que estén escribiendo sobre unos supuestos bienes, al contrario, hasta se le hace un halago que se preocupen por su persona, sin embargo indicó que tiene su conciencia tranquila, porque su vida siempre ha sido transparente, así lo expresó en entrevista luego de hacer un recorrido por Ciudad Universitaria.


Tras haber sido consultada la página de Internet de la Contraloría General de la UAP, concretamente en lo que se refiere a la situación patrimonial de los funcionarios de primer nivel, existen ciertas discrepancias, entre lo que menciona el rector en su declaración y lo que publica la revista Contralínea.


Por citar algunos ejemplos, en esta página de transparencia de la UAP, el rector refiere que percibe una remuneración anual neta de 912 mil 5 pesos, que cuenta con un casa en el fraccionamiento los Reyes con un valor de 7 millones 100 mil pesos, el predio rústico entre Larios y Malpica en Papalotla, Veracruz, junto con su edificación, tiene un terreno en el Oasis Valsequillo, el cual fue adquirido en partes y escriturados en diferentes fechas, es decir, 5 mil metros cuadrados el 19 febrero de 2003  (en copropiedad), 294 metros cuadrados el 24 de noviembre de 2003, 1 mil 728.72 metros cuadrados escriturados el primero de octubre de 2003 y la edificación del mismo con un monto total de 659 mil pesos.


Mientras que esta revista menciona varias casas en la ciudad de Puebla, vehículos automotores de colección, una docena de caballos de importación, hasta señala que hace uso de un avión marcado con el número de serie NA748TS, modelo Hawker Siddley cada vez que viaja a Dallas y Miami; en dicha publicación hace alusión a versiones en Internet de más bienes, entre los que se encuentran tres universidades privadas, dos en Puebla y una en Veracruz, 4 yates, entre muchas cosas más, situación que el rector de ninguna manera menciona en su declaración, ya que se señala en la versión difundida por Internet que dichos bienes están a nombre de familiares.


Agregó que como cualquier ser humano, ha mejorado su situación patrimonial, porque vendió su casa y adquirió otra, solicitó un crédito hipotecario de 2 millones de pesos, en pocas palabras su situación patrimonial es explicable, sólo basta consultar la página de contraloría de la UAP.

 

“La declaración patrimonial pública no la hice hoy, la hice desde que llegue, ahí está la página, es más invite a todos los funcionarios. Esto no me parece extraño, es un halago que se preocupen por mí, pero miren, este país lo que requiere es chamba, trabajo, y que quienes tenemos una responsabilidad pública, gastemos suela y tengamos la disposición de entrar en contacto con la gente, los que se sienten dioses y creen que desde sus escritorio dominan al mundo, creen que con cuestiones de esta naturaleza van a cambiar la mundo, creo que la gente ya está harta de eso, la gente quiere ver resultados y al final a los funcionarios públicos nos van a evaluar por los resultados”.

 

 

 

 

 

 


 
 
Todos los Columnistas