Sedecap confirma el poder de Villa Issa


Efraín Núñez Calderón

 

Víctor Manuel Sánchez Ruiz, contralor estatal, reconoció que el Gobierno marinista tomó la decisión de concentrar las decisiones, en cuanto al manejo de recursos económicos de todas las dependencias de la administración marinista, en la Subsecretaría de Egresos de la Secretaría de Finanzas, en poder de David Villa Issa. En entrevista, el funcionario aseguró que la determinación se tomó como una medida de austeridad; sin embargo, rechazó que con esto Villa Issa se convierta en un funcionario con amplio poder y con la posibilidad de tomar decisiones unilaterales.


Cambio publicó, en la edición del lunes pasado, documentos que revelan que la Comisión Gasto Financiamiento centralizó todos los recursos de las dependencias en la Subsecretaría de Egresos, al concentrar en ésta la compra y adquisición de todo tipo de insumos, la contratación de personal y la asignación de comisiones a funcionarios públicos. Esto se informó al interior de la administración a través de una circular fechada el 2 de enero, contando con la aprobación de la Secretaría de Gobernación y la Contraloría.


Al respecto, Sánchez Ruiz, titular de la Secretaría de Desarrollo, Evaluación y Control de la Administración Pública (Sedecap), expresó que con esta determinación las medidas de austeridad “van en serio” y que ante todo se busca que los gastos del Gobierno se justifiquen:


“Hemos trabajado en congelar plazas, y que cada plaza que sea liberada se justifique para su autorización. Hemos trabajado para que los viáticos de viajes internacionales sean con la autorización expresa de Finanzas. Se busca que la adquisición de bienes muebles y todo aquello que creemos importante debe tener justificación y que se haga a través de esta oficina. También radicamos la comprobación de gastos con mayor precaución, mayor vigilancia por Finanzas. Son medidas de austeridad. El presidente de México también anunció medidas de austeridad. El tema es promover la eficiencia”, indicó.   
Al preguntarle si es posible centralizar el poder económico en una sola persona —Villa Issa— y en una oficina —Subsecretaría de Egresos—, Sánchez Ruiz aseguró que es atribución de la Secretaría de Finanzas revisar el comportamiento presupuestal: “No es poder único, sino compartido con quien autoriza, ejerce, comprueba y justifica el gasto; no es poder, sino una obligación”, apuntó.


—Sin embargo, existe el riesgo de la toma de decisiones con criterios personales y unilaterales. —Se le insistió.


—Hay normas que nos obligan a todos a ajustarnos a la ley. No hay comportamiento caprichoso ni sentido contrario, si se justifica va, sino no. Es cuestión legal.

 


 
 
Todos los Columnistas