Marín aún no ha librado el escándalo Cacho: Díaz Cid

 

Con la llegada de Ortiz a la Suprema Corte

 

Olivia López Pescador


La llegada de Guillermo Ortiz Mayagoitia a la presidencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) de ninguna manera significa que el gobernador del estado de Puebla, Mario Marín Torres, haya librado el caso de Lydia Cacho, mientras este asunto no quede resuelto ni exista algún dictamen al respecto por parte de la Corte, pese a que este ministro se haya pronunciado a favor de exonerar al mandatario poblano meses atrás, expresó Manuel Díaz Cid, politólogo de la Upaep.

En cuanto a la exoneración o libertad absoluta de la periodista Lydia Cacho Ribeiro y al quedar cancelado definitivamente el juicio por el delito de difamación, indicó que esto debe servir como un aprendizaje de que si no se subsanan algunas lagunas en la ley, se pueden llegar a cometer ciertas arbitrariedades.

Díaz Cid explicó que tras recordar la postura definida del ministro Ortiz Mayagoitia en torno al caso Marín-Nacif, en el que desde un punto de vista jurídico debía ser exonerado el Ejecutivo en el asunto de la pederastia, sólo se trata de una opinión que no cambiará el rumbo de las investigaciones, dado que él es un profesional aceptará lo que arrojen las indagaciones.

“No creo que uno con tanta facilidad pudiera considerar que la designación de este ministro sea como una especie de sentencia favorable al gobernador. Considero que habrá que esperar el nuevo dictamen, y creo que esto se va a manejar conforme a derecho. Los ministros tienen, cada uno de ellos, la libertad plena dentro del marco de sus conocimientos jurídicos para plantear sus propias hipótesis, como de hecho se hizo ahí, y se debatió en un ambiente de mucha libertad”.

Aclaró que a su parecer aún no se le ha dejado fuera de responsabilidad al gobernador Mario Marín en el caso de Lydia Cacho. Insistió en que la designación de Guillermo Ortiz Mayagoitia no daría ningún contenido respecto a su actitud frente a la justicia, ya que sería terrible que ésta fuera manejada con esos criterios. Hasta el momento las cosas se han manejado con total transparencia y libertad, por lo que mientras no suceda lo contrario, se debe confiar en la Suprema Corte.

“Esto hace ver que todavía no sabemos exactamente cuál será la postura, cómo va a quedar el gobernador frente a la ley”. Díaz Cid recordó que el tribunal no tiene facultades para enjuiciar al gobernador Mario Marín, en todo caso podría hacer una recomendación al Congreso local o federal, y éstos definirían si se le sometería a un juicio político. Si fuera en ese sentido la recomendación, pero para ello se necesita conocer el dictamen, mientras eso no suceda, sólo se especulará.

Respecto al dictamen emitido por el juez 4º de lo penal del Distrito Federal, Lorenzo Medina Garzón, quien determinó otorgar libertad absolutoria a la escritora Lydia Cacho, en torno a la acusación que realizó el empresario textil Kamel Nacif en su contra por supuesto delito de difamación. Sólo resta confirmar que en nuestro país existen lagunas en el orden jurídico, no por el caso Cacho, sino en general. Por ello, en el futuro debería haber una homologación de los delitos y de las penas. Aunque a mucha gente le deja satisfecha esta resolución, es necesario que en un futuro no se presente una situación similar. Es decir, que se pongan de acuerdo por ejemplo si la difamación es un delito o no, porque no se puede juzgar de una manera en un estado y no de otra forma.

De tal forma, Díaz Cid explicó que hay que diferenciar los dos asuntos del caso Marín-Nacif, porque una cosa es la pederastia y otra la violación de los derechos humanos.

A pregunta expresa de si la periodista Lydia Cacho Ribeiro pudiera exigirle al presidente de México Felipe Calderón Hinojosa que esté pendiente del asunto Marín-Nacif, como lo prometió en campaña, respondió que éste puede pedir a la SCJN que resuelva, pero no puede ofrecer amnistía ni que la resolución vaya en un sentido o en otro, porque a la presidencia no le corresponde resolver este asunto, sino a la SCJN. Ésta no puede castigar al gobernador si es que hubo una falla, sino el Congreso local.

Finalmente, Díaz Cid recalcó que el Caso Cacho aún no está resuelto por parte de la Suprema Corte, por lo que todavía se pueden presentar algunas sorpresas.


 
 
Todos los Columnistas