Conflicto de Ocotlán, en vilo; gobierno no responde


Efraín Núñez Calderón

 

A casi una semana de estallado el conflicto en la comunidad de San Francisco Ocotlán por la excavación de cinco pozos para abastecer de agua al sur de la ciudad de Puebla, el gobierno marinista ha sido incapaz de un acuerdo satisfactorio con los quejosos.  Por su parte, los pobladores advirtieron el viernes pasado que tienen preparada una “sorpresita” al gobernador Mario Marín, y amenazaron con medidas violentas en caso de que el gobierno no retire la maquinaria del lugar.  


En tanto, el Sistema Operador de Agua Potable y Alcantarillado de Puebla (Soapap), así como la Policía Federal Preventiva (PFP) presentaron denuncias contra los pobladores por obstrucción de trabajos y daños a las vías generales de comunicación.


Pese a que el gobierno minimiza la protesta e insiste en que en todo momento ha imperado el diálogo, el conflicto que se registró el miércoles anterior —con el cierre de la autopista México-Puebla—, se complicó el viernes pasado cuando los pobladores de la junta auxiliar de San Francisco Ocotlán decidieron en asamblea pública retar al Gobierno del estado y amenazarlo con medidas violentas, en caso de que no retiren la maquinaria con la que se construyen pozos de agua.


En la reunión en el zócalo de la comunidad —a la que asistieron cerca de dos mil pobladores—, el autoproclamado “Movimiento por la defensa del agua” retó a los representantes del Soapap para debatir con los pobladores acerca de los daños y beneficios por la extracción del vital líquido.  


Según Efraín Titla, uno de los representantes de la organización, personas capacitadas ayudan a los pobladores a la creación de un dictamen técnico que desmienta a las autoridades, el cual advierte sobre las consecuencias para los pozos en caso de que el agua se siga extrayendo.


Berta Espinosa por su parte exigió al gobierno que “no le tome el pelo” a los ciudadanos de Ocotlán —perteneciente al municipio de Coronango—. Acusó la falta de interés del gobierno para llegar a un acuerdo, y apuntó que su movimiento se basa en la ley:


“El artículo 840, fracción 5, del Código Civil dice que el gobierno puede disponer de un predio que ha vendido un particular en el cual se encuentre petróleo o agua, mientras no afecte a la comunidad. Lo que el gobierno pretende es que nos quedemos sin agua completamente. Le tenemos preparada una sorpresita al gobierno. Dentro de unos días usted —gobernador— sabrá de la población de Ocotlán, va a ver hasta dónde podemos llegar. Le repito que le tenemos una sorpresita preparada, y no me da miedo estar aquí en frente porque cuento con el respaldo de mi comunidad. No sé cuanto más quiera de plazo para la maquinaria, pero cuando menos se lo espere, Ocotlán volverá a saltar y vamos a ver a quién le va peor”, sentenció.


Durante los discursos, la gente del pueblo —visiblemente molesta— respondía con consignas antimarinistas: “ya oíste precioso”, “espéranos pinche chaparro”.


En entrevista, Espinosa desestimó la información de que existen denuncias, tanto en la PGJ como en la PGR, en su contra, por lo que dijo se trata de un “rumor” para asustar a los pobladores y que desistan de sus pretensiones. Empero, no descartó que la PGJ pueda crear un “teatrito” como lo hizo con la periodista Lydia Cacho.


Por primera vez, reconoció que hay movimientos sociales y “gente” detrás de su grupo, quienes además los asesoran políticamente. Sin embargo, descartó que se trate de algún partido político. Asimismo, aseguró que hasta nuevo aviso la población se mantiene en calma y en espera de que el gobierno tome las medidas necesarias para llegar al diálogo:


“Va a pasar lo que tenga que pasar. Vamos a mantener tranquila a nuestra gente; le damos oportunidad al gobierno de que hagan algo antes de que esto se vuelva más violento. Le estamos dando una oportunidad. Hay gente que nos respalda atrás; estamos asesorados; sabemos bien qué vamos a hacer. No puedo decir quién está detrás,  pero no hay ningún partido político”.

 

“La maquinaria no se retira”: López Zavala


Tras insistir en la probable presencia de Acción Nacional detrás de los quejosos, Javier López Zavala, secretario de Gobernación, aclaró que la maquinara para la construcción de los nuevos pozos en San Francisco Ocotlán no se retira.


Apuntó que el Gobierno del estado está en toda la disposición de apoyar a la comunidad en el abastecimiento de agua potable y en la realización de obra pública, así como en la creación de proyectos productivos. El funcionario marinista justificó no haber negociado con los inconformes debido a cuestiones de trabajo y giras; no obstante, llamó al diálogo a los quejosos:


“No se va a retirar la maquinaria. Quienes ya vendieron los predios son los titulares, ya les pagamos. El gobierno ha cubierto los requisitos legales. Lo demás es un tema social. Estamos en la mejor disposición para llegar a acuerdos. Espero que no se llegue a cerrar la autopista. Primero se debe mantener el orden, y cuidar la maquinaria, es cara”.

 

“Se aplicará la ley con mano fuerte


En tanto, Mario Ayón Rodríguez, secretario de Seguridad Pública estatal, aseguró que en caso de que los quejosos tengan la intención de cerrar de nuevo la autopista México-Puebla o realizar otro tipo de medidas, se aplicará la ley “con mano fuerte, como nos lo ha indicado el gobernador”.


Pese la advertencia, el funcionario llamó al diálogo, pero dijo que no se vale que un grupo reducido de personas bloqueen las vías generales de comunicación: “Vamos a aplicar la ley como venga, porque no es posible que afecten a tanta gente. Lo que me corresponde es evitar una situación de la que nos podamos arrepentir. No obstante, es necesario invitar a la prudencia. Con mano fuerte hay que aplicar la ley”.

 

 

 

 

 


 
 
Todos los Columnistas