Gélido el trato de Calderón a Marín


Efraín Núñez Calderón

 

El presidente Felipe Calderón Hinojosa desairó ayer al gobernador Mario Marín Torres en su primera visita a la entidad. Con una actitud fría hacia el mandatario poblano, y por momentos pasándolo por alto, Calderón formalizó el Programa 100 x 100 para apoyar a los municipios más pobres del país, entre los que se encuentran ocho de Puebla.   


Tras poner en marcha el programa Caravanas por la Salud, Felipe Calderón reiteró su agradecimiento a los diputados federales por la aprobación del Presupuesto de Ingresos de la federación. En especial, resaltó la participación del diputado federal del PRI y del presidente de la Comisión de Hacienda, Jorge Estefan Chidiac, así como de los legisladores de su partido presentes en el acto —celebrado en el municipio de Hueytlalpan, quinto más pobre del país— por acordar la aprobación de la propuesta.


Marín Torres, por su parte, trató en todo momento de llamar la atención del Presidente —quien en campaña le sacó la tarjeta roja y exigió un juicio político en su contra por las irregularidades en la detención y encarcelamiento de la periodista Lydia Cacho—, incluso aseveró que su gobierno está dispuesto para participar con la federación en el combate a la pobreza.


No obstante, Calderón fue parco en su trato hacia el gobernador, no se inmutaba ante las expresiones de Marín, y terminó por criticar la situación de marginación, pobreza y bajos índices de desarrollo humano que se viven en algunos municipios del estado: “Hay municipios aquí en la Sierra Norte donde se llegan a morir hasta 60 niños por cada mil antes de los 5 años de edad por estas condiciones”.


En ese sentido, hizo un llamado a todos los niveles de gobierno para acordar y buscar las soluciones a la problemática de la pobreza, rubro que enfatizó como prioritario en su gobierno al igual que la seguridad pública y el empleo:


“Eso tiene que sumar a los gobiernos estatales, municipales, federal, a los partidos, organizaciones, y por su puesto, a la gente de cada comunidad (…) Hago un reconocimiento a todos los legisladores de México, a todos los que están aquí, al diputado Jorge Estefan, presidente de la Comisión de Hacienda, a Antonio Sánchez Díaz de Rivera, Humberto Aguilar, Mario Mendoza, Wenceslao Herrera, José Luis Contreras, Lolita Parra y también a los diputados locales. Reconozco el trabajo que se ha hecho en el Congreso, que permite a México seguir adelante”.


En su mensaje político, el representante del Ejecutivo federal dijo creer en un “México orgulloso de sí mismo”, por lo que convocó a superar las diferencias y propiciar el empuje de las comunidades: “Veo en el futuro un México unido, solidario, un México capaz de superar las dificultades”. 

Marín, adulador


El gobernador Mario Marín se mostró receptivo en todo momento a las propuestas del gobierno de Calderón. El mandatario dio la cordial bienvenida al jefe del Ejecutivo federal, dijo sentirse complacido de que el Programa 100 x 100 se formalizara en Puebla, y recordó emanar de un pueblo indígena de la mixteca poblana, utilizando como pretexto la naturaleza del acto:  


“Provengo del pueblo popoloca. Me da doblemente gusto su presencia porque da una muestra clara a la nación de su interés y preocupación con los que menos tienen. Con los pueblos indígenas de la nación quienes son los que reclaman y demandan mayores oportunidades de desarrollo”.


Resaltó que hace dos años el Gobierno del estado contaba con nueve municipios de muy alta marginación, mientras que actualmente son cinco. En ese sentido, agradeció la colaboración del Gobierno federal y de todas las instancias de gobierno para revertir las cifras.


Marín se congratulaba por la presencia de Calderón, pero el presidente lo hacía por estar en la Sierra Norte: “Nos da mucho gusto que hoy en Puebla usted, señor Presidente, ponga en marcha a esta estrategia para el desarrollo social de los pueblos marginados, y dentro de ellos esta caravana que hoy se inicia en Puebla”, resaltó el mandatario casi hasta el cansancio:


“Le expresamos el más amplio respaldo a esta política social, como lo hemos hecho en el pasado, en los dos años anteriores que llevo al frente de la gestión para colaborar con el Gobierno federal, para que sumando esfuerzos, recursos económicos y voluntades. Siempre veremos con optimismo y gratitud las visitas y sus colaboradores realicen a nuestra entidad, una vez más sea usted bienvenido a Puebla”.

 

Sedesol critica situación
paupérrima de municipios


Pese a que las autoridades estatales se han regocijado en los últimos meses por las mejoras en el desarrollo social de la entidad, Beatriz Zavala Peniche, secretaria de Desarrollo Social, aseveró que al menos ocho municipios de la entidad son aún considerados los más pobres del país:


“Son 210 mil hogares de gente pobre, que pertenece a cinco mil 365 localidades en todo el país. Aquí la pobreza es más lacerante, se requiere de un esfuerzo especial para que los recursos del gasto social lleguen puntual y estrictamente a sus destinatarios. En estos municipios, a pesar de los esfuerzos realizados, aún son bajos los niveles de nutrición, salud, educación y empleo. Hay viviendas carentes de electricidad, de pisos firmes. La Sedesol atenderá a ocho municipios de Puebla de las Sierra Norte y Negra, donde los altos niveles de marginación y los bajos índices de desarrollo humano comprometen al nuevo gobierno”.


Para la dependencia federal los ocho municipios en esta situación son Hueytlalpan, Eloxochitlán, Zoquitlán, Chiconcuautla, Huehuetla, San Felipe Tepatlán, Camocuautla y Coyomeapan. En estas demarcaciones el Programa 100 x 100 y el Caravanas de la Salud representan la realización de acciones como la inversión de 50 millones de pesos en mejoramiento de vivienda y 17 millones de pesos en proyectos productivos. De igual forma, implica la realización de jornadas de salud con lo mejor en tecnología para la atención de enfermedades.

 


“En la política, lo que vale
es la palabra empeñada”


Tras anunciar que su gobierno apoyará al municipio de Hueytlalpan con la construcción de la segunda etapa del camino que da acceso a la comunidad, que conectará con la carretera interserrana, el presidente Felipe Calderón destacó que en la política hay pocas cosas que valen más la pena que “una palabra que se empeña”.


Después de hacer esta sentencia, aseguró que estará pendiente de cumplir esta promesa de trabajo, acción para la cual se invertirán 40 millones de pesos: “En mi recorrido por la Sierra Norte me comprometí a dar la batalla para igualar la oportunidad a quienes menos tienen. Me comprometí a trabajar muy duro para que vivamos mejor y para que cada mexicano tenga mejores oportunidades. Sé que la pobreza es el problema más grave en nuestro país de carácter social: es el principal desafío del desarrollo. Si queremos ser un México mejor, debemos combatir sin tregua y superar la pobreza. Ésta es una de las prioridades de mi gobierno, además de la lucha por la seguridad pública y generación de empleos”. (EN)

 


 
 
Todos los Columnistas