Golpean a estudiantes por manifestarse contra Marín


Durante la inauguración del Hospital General del Norte los agredieron acarreados


Efraín Núñez Calderón

 

Dos jóvenes estudiantes que protestaron el viernes pasado contra el llamado “góber precioso” fueron golpeados por acarreados y miembros de la seguridad de Mario Marín. Los hechos tuvieron lugar, tras la inauguración del Hospital General del Norte, donde ambos alumnos intentaron mostrarle al mandatario su repudio —por el escándalo que lleva su nombre desde febrero pasado—  al portar pancartas con las consignas “Protector de pederastas” y ‛góber precioso’ eres asqueroso”.  


Cerca del mediodía, lo dos jóvenes de entre 16 y 17 años de edad —quienes cursan el bachillerato en una escuela de la zona— ingresaron a la explanada del recién inaugurado nosocomio. A 20 metros de Marín, ambos sacaron sus pancartas con críticas, lo que provocó que la seguridad del gobernador se les fuera encima arrancándoles sus cartulinas y sacándolos a empujones a la calle.


Una vez afuera, se armó un zafarrancho debido a que acarreados y militantes priistas salieron al paso insultando a los alumnos por protestar contra “el licenciado Marín”. “Pinches chamacos pendejos”, “lárguense a la chingada”, “no sean estúpidos”, eran los ataques que la turba enardecida fustigaba contra ambos.


Los estudiantes se defendieron al asegurar que ellos tenían dignidad a pesar de su edad, y dijeron a los acarreados que a la gente no se olvida de lo que Marín le hizo a la periodista Lydia Cacho: “Ahí están las grabaciones”, gritaban con un dejo de indignación en su rostro, al tiempo que expresaban a dúo: “Fuera Marín”, “fuera Marín”, “fuera Marín”.


La seguridad del mandatario reconoció ante los reporteros haber quitado a los jóvenes sus pancartas. Al menos tres de estos elementos los invitaban a retirarse del lugar. Pero en medio de los gritos y la confusión les proferían patadas en las espinillas y golpes en las costillas. Los acarreados imitaron a los guardaespaldas.


Posteriormente, los ánimos subieron de tono cuando tres señoras con aspecto de líderes ambulantes se acercaron a los jóvenes y les jalonearon sus uniformes, al mismo tiempo, alrededor de diez hombres se les acercaron para patear a los chicos en las rodillas.


Más operadores del gobierno y orejas se acercaron. En todo momento grabaron video y audio de lo ocurrido:


—¿De qué escuela vienes chamaco? —Preguntó una reportera de un medio cómodo, mientras jaloneaba al chico de su suéter.
—No le voy a decir de qué escuela vengo, sólo vine a decir mi libertad de expresión. Me llamo Jorge Camacho Mendoza, soy estudiante. El “góber precioso” dijo que iba a venir a apoyar a nuestra escuela y no lo ha hecho.
—¿Quién te pagó pendejo chamaco? ¿A ti no te interesan los niños? —Gritaba la turba a los estudiantes.
—No nos paga nadie. A pesar de nuestra edad tenemos dignidad y nadie nos paga como a ustedes para venir de acarreados. Vengo por las grabaciones del 14 de febrero, que todavía a la gente no se nos han olvidado.
Los militantes priistas y acarreados, al sentirse ofendidos, se volcaron sobre los jóvenes, por lo que éstos corrieron: “Lárguense pendejos”, “si los agarramos ya valieron madre”.  
Ya lejos, ambos se despidieron de sus agresores con la seña de una mentada de madre en sus brazos. Después, se perdieron entre la unidad habitacional San Pedro, ubicada cerca de Villa Frontera.
Una señora que asustó a los estudiantes se detuvo retando a la prensa: “Y ustedes qué pendejos. Vayan y díganle al puto de Paredes que devuelva el dinero, ¿por qué critican al gobernador? Está trabajando lo mejor que se puede. Arriba Marín, aunque les duela a todos”.

 

 


El hospital no cuenta aún con personal


Pese a haber sido inaugurado con bombos y platillos por el gobernador Mario Marín Torres, el Hospital General del Norte no cuenta aún con personal de médicos, paramédicos y enfermeras para atender a los pacientes, revelaron fuentes del Hospital General de Agua Santa.


Según los denunciantes, la Secretaría de Salud fue desde tempranas horas al hospital General de Agua Santa por médicos, enfermeras, y en general, todo el personal necesario para “hacer la faena de que ellos formaban parte de la plantilla del nuevo hospital”.


Aseguraron que el nosocomio del Norte es antifuncional debido a que no ofrece atención de calidad a los pacientes, además de tener un acceso difícil para el tránsito de ambulancias. Su preocupación estriba en que el ya de por sí saturado Hospital de Agua Santa sea utilizado para atender a los pacientes que no recibidos en San Pedro: “Les interesaba inaugurar el hospital para mejorar la imagen del gobernador, pero realmente le falta mucho al nuevo hospital para dar una atención”, acusó un médico de Agua Santa, quien pidió la gracia del anonimato. (EN)

 

 

 


 
 
Todos los Columnistas