Cancelan juicio contra Cacho


Olea señaló que la resolución no puede ser impugnada porque ya venció el plazo


Abel Barajas / Agencia Reforma

 

Tras un año de litigio, un juez de la Ciudad de México determinó ayer cancelar en definitiva el juicio por el delito de difamación que se inició contra la periodista Lydia Cacho, por la denuncia que presentó el empresario Kamel Nacif.


Xavier Olea Peláez, abogado de la autora de Los demonios del Edén, informó en entrevista con Grupo Reforma que este martes el Juez Cuarto de Paz Penal del DF, Lorenzo Medina Garzón, le notificó oficialmente el decreto del sobreseimiento del juicio contra Cacho.


“El juez decidió sobreseer este juicio, porque no existe en el Código Penal del DF el delito de difamación, este delito fue el que le imputó Kamel Nacif, pero ya que fue derogado de la ley. Esta resolución ya no se puede impugnar porque ha causado ejecutoria el día de hoy. En los últimos días de diciembre el juez dictó el sobreseimiento y se dieron 5 días para impugnar el fallo y hoy venció el término, sin que se reclamara la resolución”, dijo Olea.


Este caso dio inicio por una denuncia que presentó Kamel Nacif, el llamado “Rey de la mezclilla”, en contra de Cacho, porque consideró que el libro de Los Demonios del Edén era infamante hacia su persona, al relacionarlo con el presunto pederasta Jean Succar Kuri.


Después saldrían a la luz pública una serie de grabaciones ilegales de llamadas telefónicas que confirmarían la relación de Nacif con Succar y el apoyo económico que brindó el empresario textilero al presunto pederasta, durante el encarcelamiento de este último en Estados Unidos.


De acuerdo con Xavier Olea, el día de hoy oficialmente terminó el litigio que inició Nacif contra la periodista y que el 16 de diciembre de 2005 llevó a Cacho a una cárcel poblana, tras ser detenida por la Policía de Puebla en Quintana Roo.


El proceso judicial de Cacho se llevó a cabo en tres estados de la República, durante los casi 13 meses de su duración.


El Juzgado Quinto de lo Penal de Puebla, a cargo de Rosa Celia Pérez, fue la responsable de girar la aprehensión contra Cacho y dictar el auto de formal prisión en su contra por el delito de difamación. Esta juez absolvió a la periodista del cargo de calumnia.


El 20 de enero de 2006 la juez poblana se declaró incompetente para continuar con el proceso judicial y remitió el caso al Juez Primero Penal de Cancún, Quintana Roo, Gilberto Herrera Solís, porque estimó que en Puebla había un clima de hostilidad hacia la acusada.


El 4 de octubre pasado, por solicitud de los defensores de Cacho, el juez de Cancún también se declaró incompetente para llevar el juicio y lo remitió al Juez Cuarto de Paz Penal del DF, Lorenzo Medina, porque consideró que los hechos que se le imputan a Cacho —la publicación del libro— ocurrieron en esta ciudad.

 

Tras casi 13 meses, el juicio finalmente concluyó hoy con la determinación del juez Medina.

 


 
 
Todos los Columnistas