Llaman a combatir narco con valores


Leslie Gómez / Agencia Reforma

 

El Cardenal Norberto Rivera urgió al Gobierno federal a fomentar desde el sistema educativo los valores necesarios para combatir el narcotráfico y la corrupción.


El Arzobispo consideró que aunque la implementación de los operativos policíacos es positiva, no es una medida suficiente para erradicar este fenómeno.


"Sólo por la fuerza ningún mal se puede apagar. El mal es muy profundo, es muy grande. Lo que se necesita es sembrar los valores en México, que se siembren los valores en la familia, en el plan educativo", expresó.


En entrevista tras concluir la misa dominical, en la Catedral Metropolitana, el prelado agregó que de no fomentarse un plan de valores, el problema del narcotráfico seguirá presente en el País.


En tanto, la Arquidiócesis de México hizo un llamado a los poderes Ejecutivo y Legislativo para sacar adelante una reforma judicial para combatir la corrupción y modernizar los procesos.


En el semanario Desde la Fe, la institución eclesiástica consideró como indispensable que la Suprema Corte de Justicia de la Nación convenza de su imparcialidad en la impartición de justicia.


Al referirse a la designación del Magistrado Presidente Alberto Ortiz Mayagoitia, la Iglesia católica afirmó que afrontará retos de suma importancia, pues "la ley se aplica muy a menudo a la medida del poderoso y en detrimento de la justicia".


"Lo primero es superar la corrupción generalizada que hace muy difícil que vivamos en un Estado de derecho y un verdadero País de leyes", puntualizó.


Según el clero mexicano, la sociedad está acostumbrada a resolver los problemas con dinero o influencias de funcionarios amigos, sin importar lo que digan las leyes.


La publicación calificó como "valiente" la actitud de Mariano Azuela, toda vez que tuvo que resolver un caso de gran importancia para el desarrollo del País, después de un agitado proceso electoral.


"En ese punto esperaríamos una continuación con firmeza que haga crecer el aprecio por las leyes y la confianza en los jueces", apuntó.


La Arquidiócesis agregó que un país no puede depender del voluntarismo de un líder o un grupo social o político, por lo que es necesaria la consolidación de auténticas instituciones.


"El camino es largo pero la ruta es clara, debemos crecer en la legalidad a partir de una mayor confianza y eficiencia de las instituciones", precisó.


 


 
 
Todos los Columnistas