Refutan sindicatos balance del Presidente


Calculan que podrían generarse 2 millones de oportunidades laborales en el sexenio


Daniela Rea / Agencia Reforma

 

En los primeros 45 días de gobierno de Felipe Calderón, el país ni es más seguro, ni hay muestras de que mejoró la calidad de vida de los trabajadores, aseguraron ayer líderes sindicales.


Así recibieron el balance hecho el domingo pasado por el Jefe del Ejecutivo en su primer conferencia de prensa, desde que asumió el cargo.


"Decir que estamos mejor me parecería un poco difícil de probar, cuando tenemos que enfrentarnos a un incremento salarial de dos pesos frente a la alza de precios", dijo Francisco Hernández Juárez, presidente colegiado de la Unión Nacional de los Trabajadores.


"Nos alarma que este gobierno salga con propuestas que desconciertan, como implementar el Seguro Universal o el Programa Primer Empleo sin otorgar más recursos económicos y humanos al Seguro Social, afectando así sólo a los trabajadores de ese instituto", dijo.


El Presidente mencionó, como principales logros, los operativos en materia de seguridad y los programas sociales Guarderías, Caravanas de Salud y el Seguro Médico para una Nueva Generación.


Max Correa, líder de la Central Campesina Cardenista (CCC) criticó las acciones de seguridad, y recordó que Luis Felipe Héctor Zavala, primo de Margarita Zavala, fue ejecutado en el interior de su camioneta.


"Eso de que estamos más seguros que antes, es sólo una percepción de Felipe Calderón. Lo cierto es que ha quedado en evidencia que hemos perdido además la seguridad alimentaria. El balance no puede ser tan optimista cuando a un miembro de su familia lo ejecutaron", afirmó.


Jorge Robles, líder del Frente Auténtico del Trabajo, se manifestó contra la presencia del Secretario de Gobernación, Francisco Ramírez Acuña, aunque no mencionó su nombre.


"La presencia de un Secretario de Gobernación con fama de tolerar la tortura muestra un carácter represor, y consentir la presencia de un torturador es una mala señal para la sociedad", externó.


En otro orden, los líderes sindicales coincidieron, por separado, en que en el marco de la Reforma Fiscal no permitirán que se castigue a los trabajadores con más impuestos.


"México necesita elevar su nivel de recaudación, pero querer resolverlo, cargándole a los trabajadores, es inadmisible.


"Si de por sí ya nos descuentan el 55 por ciento del Impuesto Sobre la Renta (ISR). La Secretaría de Hacienda mediante trucos privilegia a sectores que se alinean a las políticas del gobierno con ventajas fiscales. Ahora que no pretendan aumentarle impuestos a los trabajadores, en el 2005 logramos impedirlo y ahora llevaremos nuestras propuestas a los legisladores", manifestó el líder de los telefonistas.

 


 
 
Todos los Columnistas