Trasciende Vargas las paredes del Met


El tenor interpreta en "Eugene Onegin" a Lenski, un rol dramáticamente difícil


María Eugenia Sevilla / Agencia Reforma

Notas Relacionadas

Sigue Saramago en el hospital

Rescatan La Pintada de acción vandálica

Notas Anteriores

Los operómanos que no alcanzaron boleto para el montaje de Eugene Onegin que se estrena este viernes en el Metropolitan Opera House de Nueva York —todas las funciones están agotadas—, ya no tendrán que conformarse con la tradicional transmisión radiofónica del teatro.
El 24 de febrero, el público de todo el mundo podrá ver la ópera de Piotr Ilich Tchaikovsky, interpretada en vivo por Ramón Vargas, Renée Fleming, Dmitri Hvorostovsky y la batuta de Valery Gergiev, como parte de un nuevo proyecto que transmitirá en video las producciones del Met en su sitio de internet (www.metoperafamily.org).
En entrevista, Ramón Vargas (México, 1960) destacó ayer el interés del nuevo superintendente del teatro, Peter Gelb, por llevar su programación a otros públicos, a través de estrategias como los web casts y un proyecto inédito en el mundo: The Metropolitan Opera goes to the movies, que transmitirá, también en directo, funciones sabatinas en salas de cine de Estados Unidos equipadas con pantallas de alta definición y sonido surround.
"Será como ir a una función de ópera, pero pagando un boleto muy barato. Además, se incluirán entrevistas y una explicación de la obra, algo muy interesante que va a marcar un cambio en la vida operística", afirmó el cantante desde Nueva York.
Por primera vez, además, el Met realizará transmisiones directas por televisión, a través del canal europeo Arte, que tiene programada la función de Eugene Onegin del 24 de febrero.
Las transmisiones por internet y en los cines inician este sábado con I puritani, de Vincenzo Bellini, con la diva rusa Anna Netrebko, y contemplan otros cinco títulos de la temporada, entre los que figura la ópera protagonizada por el tenor mexicano.
"Es uno de los grandes logros de Gelb convencer a los sindicatos de músicos de la importancia de promover la ópera sin pretensiones económicas, porque ponen condiciones tan complicadas que a nadie le interesa (participar)", dijo Vargas.
Dentro de la ópera que Tchaikovsky basó en la novela en verso de Alexander Pushkin, el cantante mexicano encarnará por segunda ocasión el papel de Lenski —la primera fue en el Teatro Comunal de Florencia en 2000—, rol que musicalmente no considera difícil.

"Pero sí dramáticamente"
En la producción de Robert Carsen, la exigencia de una buena actuación se ve acentuada por la escenografía minimalista, diseñada por Michael Levine.
"Así, la concentración del espectador va hacia los personajes, al drama sin distracciones; estás desnudo en el escenario".
La obra estrenada en Moscú en 1879 narra la tragedia de Onegin (Hvorostovsky), quien rechazado por Tatiana (Fleming), en un ataque de celos reta a duelo y mata a su mejor amigo, Lenski.
Es la tercera vez que Vargas trabaja con Gergiev; la primera fue en 2003, con el Réquiem de Berlioz en el Festival de Salzburgo, y la segunda hace dos años, con una producción en el Met de La Traviata de Verdi.
Siendo Gergiev un profundo conocedor de los autores de su país, esta obra "es pan para sus dientes", asegura Vargas.
"Sabe colorearla increíblemente. Es muy interesante ver lo que le pide a la orquesta a nivel dramático; por ejemplo, en la escena del duelo, hay un pasaje muy simple, con timbales, como una marcha fúnebre. 'No me toquen notas', decía, 'quiero que sientan el drama de estos personajes'".
"Es curioso, Tchaikovsky escribió Eugene Onegin en poco tiempo, no pensando en hacer una gran obra; sin embargo, se volvió su ópera más conocida, por el gran lirismo de su música, es fantástica".
Vargas finaliza mencionando un dato curioso: "El drama final... Pushkin murió así, en un duelo".


 

 


 
 
Todos los Columnistas