Bertha Navarro, como en un cuento de hadas


La productora de “El laberinto del fauno” habla de sus expectativas rumbo al Oscar


Edmundo Velázquez

Notas Relacionadas

Sigue Saramago en el hospital

Rescatan La Pintada de acción vandálica

Notas Anteriores

Bertha Navarro ya piensa en la alfombra roja. La productora de “El laberinto del fauno” dijo sentirse como en un cuento de hadas tras la cosecha de premios, que al parecer aún no se acaba.


La cinta, dirigida por Guillermo Del Toro, arrasó con los Globos de Oro, con los premios Goya y los Bafta. Este domingo, competirá por el Oscar en categorías como Mejor película extranjera, Dirección de arte, Fotografía, Música original, y Mejor guión.


Bertha se muestra orgullosa, y no sólo de la cinta multipremiada, sino también de su hermano Guillermo Navarro, quien ha hecho dupla con Del Toro en varios proyectos anteriores, y ahora se encargó de fotografiar la historia de Ofelia, una niña que en medio de la Guerra Civil española se topa con un fauno, ser de tierra y hojarasca que la aleja de su cruel realidad. Así que la cinta compite en la terna de mejor fotografía.
Ayer, durante su visita a la Universidad de las Américas Puebla (Udla-P), la productora de cabecera de Del Toro —con quien ha participado desde “Cronos” (1993)— se mostró emocionada porque hoy mismo viajará a Los Ángeles para reunirse con el equipo que logró el filme, y que ahora se prepara para asistir a la ceremonia de entrega de la estatuilla más reconocida a nivel internacional.
Sobre el encumbramiento de cineastas como el propio Del Toro, Alfonso Cuarón y Alejandro González Iñárritu, Bertha Navarro consideró que la alta calidad con que se fabrica el lenguaje de cada director mexicano provoca una presencia a nivel internacional:
“Se puede hablar de una presencia, de una alta calidad de los realizadores. Cada realizador tiene un lenguaje propio. Y creo que es muy importante cuidar la voz propia. El lenguaje, el sello de un director, como el caso de Guillermo Del Toro”.
Entrevistada por distintos medios de comunicación a su llegada del Distrito Federal, y previo a la afinación de detalles para un taller que se montará en verano en la Udla-P, a la productora se le preguntó:

—¿Se siente como Ofelia, en un cuento de hadas?
—Sí, estamos como en un cuento de hadas. Ahora que vaya a la alfombra roja me sentiré así.

—¿Cuál fue la primera reacción que tuvo cuando supo que la cinta, en la que puso tanto esfuerzo a una de las estatuillas más importantes, está nominada?
—Estoy muy contenta, es realmente fantástico. Pero yo sabía, desde que la estábamos haciendo, que hacíamos una película de muy alto nivel; que Guillermo Del Toro ya creció muchísimo. Que verdaderamente ha llegado a una madurez como realizador y como guionista, y que los que estábamos ahí, en el proyecto, aportamos nuestra mejor parte. Y es una colaboración con España, ya habíamos llevado un proyecto anterior de Guillermo allá. Ha sido como la culminación de varios trabajos. Desde “Cronos” como equipo hemos trabajado juntos. No solamente yo como productora de su película, sino también del trabajo y la afinidad que tiene con Guillermo Navarro, con todos. Sabíamos que estábamos haciendo un gran trabajo.

—¿Qué se siente ganarle a Almodóvar? —Se le preguntó con relación a los premios Bafta entregados recientemente en Londres.
—Tenemos una relación muy buena con Pedro, no consideramos “le ganamos a Pedro”. Al contrario, nos  gusta mucho su trabajo. Y bueno, lo que significó ganar en general, porque no solamente se compitió con Pedro, fue maravilloso el Bafta. Había tal cantidad de nominaciones, que en la categoría de Fotografía, de cinco, tres eran mexicanos. Es realmente fantástico. Todos se formaron aquí, todos se foguearon aquí, todos tienen sus raíces. Del Toro dice algo que me gusta mucho: “Hay que tener raíces, pero no fronteras”.

—¿Qué augura para el domingo?
—Pues el Oscar tiene una presencia internacional fuertísima. Qué le puedo decir, queremos ganar. Hay varias nominaciones. A ver si nos llevamos Mejor película extranjera. Sí estamos compitiendo en rubros como Diseño de producción, que es el arte. Fotografía, Música, Maquillaje especial, Efectos especiales, tenemos posibilidades de ganar alguna.

Ley Fiscal de apoyo al cine, otro cuento
Navarro comentó que los cineastas esperan el arranque de la nueva ley, para que a su vez los proyectos congelados avancen, iniciativa que provocará incentivos para los productores en el país.
“El sexenio pasado no pasó la ley por una obstinación del señor (Francisco) Gil (Díaz), mientras él estuviera ahí no iba a pasar”, criticó del sexenio foxista.
Mencionó que entre esos proyectos detenidos que esperan la ley para su arranque, se mantiene uno que coproducirá con Guillermo Del Toro, una ópera prima de Andrea Martínez, llamada “Cosas insignificantes”.
“Hemos estado esperando, íbamos a filmar en noviembre, no se pudo. Por esto de la ley. Y bueno, que ya no sean cuentos. Que verdaderamente funcione, yo creo que habrá un auge”, mencionó.

—¿Para que un mexicano triunfe se tiene que ir de México?
—Pues, algo dice que los que triunfan han tenido que salir. Hay mucho talento en este país y ha habido muy poco apoyo, muy pocas oportunidades. Yo digo en general, en el arte y la cultura, pero muy en particular en la cinematografía, pero ahora estamos, después de muchos años de estar yendo al Senado, de estar trabajando con los diputados, ya hay ley de estímulo fiscal que puede ser importante y que reviva la industria del cine mexicano.

—¿El peso de taquilla promete algo? ¿La llegada de Vela a Conaculta promete algo?
—Todo está por verse. Si fue designado, pues que haga un buen papel. Le toca la gran responsabilidad frente a la gran comunidad cultural de su país que ha quedado, como saben, recortada de los presupuestos. Y de todo. Tienen una gran tarea que hacer. Sería un enorme desperdicio el no apoyar a la cultura. La cultura es la base para salir adelante.

—¿Haría algunas peticiones a Sergio Vela?
—Pues que trabaje en favor de la cultura. Que haga su chamba.

—Ha sido un año muy importante entre los cineastas mexicanos… ¿Qué hacer para que no sea el último?
—Filmar mucho, darle mucha oportunidad a los jóvenes, apoyar el talento de este país. Yo por esto, aparte de producir, me dedico a hacer talleres de alta capacitación en guiones y dirección de arte, maquillaje, y hemos venido acá para propiciar un taller en julio.

—¿Cómo está entonces el futuro para jóvenes cineastas?
—Creo que es un momento promisorio. Creo que la Ley del Estímulo Fiscal, y si también seguimos trabajando, que por ley las televisoras apoyen al cine como en otros países. Hay mucho talento en México y eso se demuestra. No es fácil tampoco ganarse un espacio afuera. No es nada fácil.

 

Recuadro
Largo recorrido
Integrada al cine mexicano desde hace tiempo, Navarro cuenta con una experiencia previa en el cine independiente, cuando por el país se daba la corriente ligada al estado.
“Del Toro tiene una trilogía en España que veremos en tres años. Pero también tiene un proyecto muy lindo para México, y esperamos poderlo hacer también”, adelantó sobre próximos proyectos.
A continuación, la lista de cintas en que Bertha Navarro ha dejado su sello como productora.

“Palacio chino” (1972).
“¡Aquí hay coraje!” (1982).
“El Norte” (1984), de Gregory Nava.
“Cabeza de Vaca” (1991) de Nicolás Echeverría.
“Cronos” (1993), ópera prima de Guillermo del Toro.
“De tripas, corazón” (1996), cortometraje de Antonio Urrutia nominado al Oscar.
“Hombres armados” (1997), del norteamericano John Sayles (coproductora).
“Un embrujo” (1998) de Carlos Carrera.
“El espinazo del diablo” (2001), de Guillermo del Toro (que produjo con Agustín Almodóvar).
“La fiebre del loco” (2001), del director chileno Andrés Word (produjo junto a Rosa Bosch).

 

 


 
 
Todos los Columnistas