Paro de labores en la CDH; piden la salida de “Quechulac”


Trabajadores exigen que deje de colocar a gente de Afianzadora Insurgentes


Selene Ríos Andraca / Edmundo Velázquez

 

Debido al clima de hostigamiento, a las bajas consecutivas de empleados y a arbitrariedades contra los derechos laborales, los trabajadores de la Comisión de Derechos Humanos hicieron un paro de labores y una manifestación para demandar la destitución del ombudsman Cándido Flores Mendoza, presidente de la CDH.   


A las 10 de la mañana, miembros de organizaciones no gubernamentales se presentaron ayer en las oficinas de la Comisión para reclamarle a Flores Mendoza el despido injustificado de Enrique Zepeda Camacho, segundo visitador de la Comisión, quien fue obligado a renunciar a su cargo por rencores del ombudsman.


A su llegada a las instalaciones de la CDH, Cándido Flores Mendoza fue interceptado por el grupo de trabajadoras inconformes, quienes lo acusaron de autoritario por los despidos injustificados. El ombudsman ignoró al personal y se siguió de largo a su oficina.
Los abusos de Flores Mendoza son cada vez más escandalosos. De acuerdo a versiones de los trabajadores, una funcionaria de primer nivel —personal de confianza del defensor— sufre de una incapacidad física, razón por la que el ombudsman le grita delante de los empleados: “¡Apúrale, coja!”
En una carta, una serie de trabajadores que han sufrido las irregularidades de Flores Mendoza denunciaron despidos injustificados para colocar personal de su empresa, Afianzadora Insurgentes, administrada por una de sus hijas, gente que desconoce en materia de Derechos Humanos.
Además, exigen que no sea despedido el segundo visitador Enrique Zepeda Camacho, a quien se le obligó firmar su renuncia debido a que no instrumentó la salida de Germán Molina, primer visitador de la CDH.
Los trabajadores del organismo también exigen que se otorguen los incrementos salariales “que desde hace dos años se han dado a los trabajadores al servicio de los poderes del estado —como dice el documento— y que han sido negados por Flores Mendoza”.
Incluso, denunciaron que el ombudsman aplicó un descuento del 10 por ciento al salario del personal de confianza de la CDH, sin explicar el motivo. Por lo que requieren igualdad de salarios en todo el personal administrativo (ver anexo 1).
Además, para que el organismo vuelva a las labores, o por lo menos el personal que se mantiene en paro, demandan:
La destitución de Cándido Flores Mendoza.
La reinstalación de Enrique Zepeda y el cese a los despidos.
Que brinden bases al personal administrativo, pago de incrementos salariales y prestaciones laborales negadas por el ombudsman.
Respeto a los derechos laborales y fin al hostigamiento y persecución a trabajadores inconformes.
Respeto al horario de labores establecido en la Ley Federal del Trabajo.
Que se garantice un buen clima laboral para el correcto funcionamiento del organismo.
Revisión al manejo del Consejo Consultivo de la CDH.
Que se solicite a la Sedecap una auditoría integral a la administración de Cándido Flores Mendoza.

Recuadro

La mentira del ombudsman
A decir del defensor de los derechos humanos, José Manuel Flores Mendoza, aún no se ha nombrado a la persona que suplirá la vacante de Enrique Zepeda Camacho en la segunda Visitaduría General de la Comisión de los Derechos Humanos. Sin embargo, un documento oficial del organismo especifica que será nombrada Sandra Caro Estupiñán. (ver anexo 2)


Sandra Caro Estupiñán fungía como trabajadora en la Afianzadora Insurgentes Puebla, cuyo socio mayoritario es el ombudsman.


Al preguntarle por qué se contrató, Flores Mendoza rechazó que sea ella quien vaya a ocupar la vacante de la segunda Visitaduría, pues según él, aún está analizando a la persona indicada.

 


 
 
Todos los Columnistas