El escándalo no afectó a mi familia: Margarita García


La esposa del gobernador asegura que están preparados para todo


Efraín Núñez Calderón

 

Margarita García de Marín, esposa del gobernador del estado, rechazó que el escándalo por la detención y el encarcelamiento de la periodista Lydia Cacho haya afectado a su familia. En entrevista, la presidenta del Patronato del Sistema DIF en el estado justificó utilizar la frase “ya está por terminar la pesadilla”, en referencia a la muerte de su suegra, suceso que aunado al escándalo “fue sumamente doloroso”. Asimismo, aseguró que su familia está preparada para todo.
La esposa del mandatario salió en defensa de su familia, y aseguró, en entrevista, que en un principio afectó el caso, pero ahora su familia se encuentra fuerte y concentrada en el trabajo por Puebla. Así argumentó a un año de la publicación de la llamada entre el gobernador Mario Marín y el empresario Kamel Nacif, en la cual presuntamente fraguan un escarmiento contra la escritora de Los demonios del Edén, donde denuncia una red de pederastas: “Tenemos mucho trabajo, es lo principal que estamos haciendo, trabajando mucho para todos los poblanos”.
—¿Afectó a su familia todo el escándalo? —Se le preguntó a Margarita García.
—No para nada. —Contestó.
—Pero usted en algún momento declaró que “estaba por terminar la pesadilla”. ¿A qué se refería? —Se le insistió.
—Aquí lo más importante, cuando yo dije que había sido “una pesadilla”, es porque también había pasado lo de mi suegra, y creo eso fue lo más doloroso para todos nosotros (…) Mi esposo tiene muchos años de ser político y estamos concientes y preparados para todo.

 


 
 
Todos los Columnistas