Armenta reprueba violencia de funcionarios públicos


Con relación a la golpiza contra reporteros por los escoltas de Roberto Marín


Efraín Núñez Calderón

Notas Relacionadas

Muere hijo de funcionarios municipales

Decomisan siete millones depiezas piratas en La Cuchilla

Encuentran cuerpo desmembrado en Xilotzingo

Se suicida el juez Ricardo García

Viento tira barda en el centro histórico

Notas Anteriores

 

Tras rechazar que Miguel Ángel Romero Ortega, señalado por el PRI y el periódico Intolerancia como agresor de los reporteros Mario Martell y Héctor Hugo Cruz Salazar, trabaje en la Secretaría de Desarrollo Social (SDS), Alejandro Armenta Mier, titular de esa dependencia, reprobó “la actitud violenta” de los guardaespaldas de Roberto Marín Torres, hermano del gobernador del estado, quienes golpearon a ambos comunicadores al realizar su trabajo.


En entrevista, después de comparecer ante los diputados del Congreso local, el funcionario marinista aseguró que Romero Ortega —señalado como responsable de desviar el tabique nasal de un cabezazo al cronista Mario Martell— dejó de laborar en la dependencia desde el 30 de diciembre pasado.


Sin embargo, Armenta Mier también reprobó la actitud violenta de los escoltas de Roberto Marín, secretario de Organización del PRI: “Nosotros reprobamos la actitud violenta de cualquier funcionario público, no la toleramos”, aseguró.


El funcionario presentó un documento fechado el 3 de enero y dirigido a Antonio Arellano Zazueta, director de Recursos Humanos de la Secretaría de Finanzas (SFA), a través del cual se le informa que Miguel Ángel Romero Ortega dejó de prestar servicios para la SDS, el día 31 de diciembre.


Hay que decir que en una inspección realizada el lunes pasado a las oficinas de la SDS, en el edificio de la Secretaría de Finanzas, los empleados refirieron que Romero todavía se encontraba laborando ahí, ante lo cual Armenta intentó justificar que es normal que ex empleados de la SDS se sigan presentando en la Secretaría para terminar trabajo pendiente:


“Este señor fue contratado en 1988 o 1989, cuando todavía existía la Secretaría de Finanzas y Desarrollo Social, y no se le renovó su contrato. Estuvo trabajando hasta diciembre de 2006. En este momento no trabaja para la SDS, no le fue renovado su contrato”, indicó:


—¿Entonces por qué lo identifican en las oficinas de la SDS y aseguran que sigue trabajando?


—Es normal que quienes terminan un periodo de labores tengan trabajos pendientes de entregar.

 

En ese sentido, todavía tenemos gente que incluso ha sido dada de baja o que se les venció su contrato, y tenemos vinculación porque son programas que se intentan hacer en evaluación (sic); se tiene que hacer revisión y se tiene que hacer entrega tanto de información documental como evaluación cualitativa de las tareas. —Intentó excusar. —El ya no trabaja en la Secretaría de Desarrollo Social, y no lo aceptamos, estamos completamente en rechazo de este tipo de agresiones que sufra cualquier medio de comunicación o persona.

 


 
 
Todos los Columnistas