Orfis actúa como un garrote político: Olmos


Afirma abogado de Paredes que en la exoneración de Alatriste no se procedió con autoridad


Héctor Hugo Cruz Salazar

 

La exoneración de Álvaro Alatriste Hidalgo, ex presidente municipal de Tehuacán, demuestra que el Órgano de Fiscalización Superior del Congreso del estado (Orfis) es utilizado como un “garrote político” y que fiscaliza las cuentas públicas de ayuntamientos y organismos públicos con criterios políticos, consideró Luis Armando Olmos Pineda, abogado de Luis Paredes Moctezuma —ex alcalde de Puebla— en el tema de sus cuentas públicas.


El también ex síndico municipal dijo que la actuación del Orfis en el caso Alatriste sentará un precedente importante, pues tendrá que actuar de la misma forma con los demás ex alcaldes y reconocer que la fiscalización de las cuentas no se hizo de forma adecuada, “pues no hay otra explicación lógica para decir que de la noche a la mañana le cuadraron las cuentas a Álvaro Alatriste”.


Además agregó: “Este asunto del ex presidente de Tehuacán demuestra que el Órgano actúa más como garrote político que como una autoridad fiscalizadora. Demuestra que actúan con criterios políticos y no jurídicos ni administrativos. No es posible que después de haber iniciado los procesos en contra del ex alcalde de Tehuacán, ahora digan que ya aclaró todo y que está libre de cualquier responsabilidad. Creo que eso demuestra que se equivocaron en la fiscalización y que esos mismos errores pudieron ser cometidos en al revisión de las cuentas de Luis Paredes y de todos los demás ex alcaldes sancionados”.


Aunque reconoció que jurídicamente la exoneración de Álvaro Alatriste no tiene ninguna repercusión, si da elementos a los ex alcaldes para pedir una revisión a fondo del trabajo que se hace en el                 Órgano de Fiscalización para demostrar los yerros que se han cometido:


“Pero además abría que ver si estos errores de fiscalización son sólo eso, o si hay alguna inducción para castigar y golpear a los presidentes municipales que no se alinean con la autoridad en turno. Habría que ver de quién es la línea y quién es el que manda ahí”.


Olmos Pineda también cuestionó el sorpresivo cambio de discurso de Héctor Alonso, ex presidente de la Comisión Inspectora del Congreso local: “Héctor Alonso se desgarró las vestiduras y acusó a Paredes y al propio Alatriste de tener las peores cuentas públicas, según él plagadas de irregularidades. Hoy reconoce que el Orfis está actuando mal y que no está aplicando la ley, pero cuando estuvo al frente de la Inspectora avalaba cada paso que daban”.


El ex síndico municipal dijo que en el caso de Luis Paredes ya se ganó el amparo en contra de la sanción que le impuso el Orfis y el Congreso local por su cuenta pública de 2003, pero que a la fecha no se ha procedido a reiniciar el proceso de verificación de la cuenta como lo exigió la justicia federal, por lo que nuevamente está quedando mal parado el organismo auditor.


“Creo que esta tardanza en la revisión de las cuentas se debe a que el Orfis no es un organismo autónomo y está esperando al línea para actuar en cuento a los recursos que se han interpuesto para aclarar las cuentas de Luis Paredes”, dijo Olmos.

 

 


 
 
Todos los Columnistas