Los marinistas me deben lealtad: Beatriz Paredes


Selene Ríos Andraca / Héctor Hugo Cruz Salazar

 

Beatriz Paredes Rangel, aspirante a la dirigencia nacional del PRI, afirmó que los priistas poblanos le deben lealtad, porque “acompañó” a Mario Marín Torres durante su campaña como gobernador.
“Lo que hay (en Puebla) es lealtad con una compañera de partido que ha estado en todos los momentos con los priistas poblanos; lo que hay es lealtad con una compañera de partido, que con los diputados federales luchó por más recursos y para que pudiera llevarse a la práctica el Proyecto Gran Visión; lo que hay es lealtad con una compañera de partido que acompañó a Mario Marín como candidato”.
Durante su discurso ante consejeros políticos y militantes del tricolor —reunidos en el Hotel Lastra—, la ex gobernadora de Tlaxcala dijo que “dados cargados” es una frase que se emplea “cuando en el priismo hay lealtad y compañerismo”. Y resaltó que en Puebla hay para ella lealtad.
Enfática, dijo que la militancia priista le es leal debido a que “hay identidad regional, porque los poblanos saben que una vecina tlaxcalteca, que una hermana tlaxcalteca presidirá el PRI y desde esa dirigencia acompañará las reivindicaciones de Puebla y el desarrollo de los poblanos”.
Paredes Rangel instó a los priistas a evitar conflictos internos por la búsqueda de una candidatura, pues a su decir la lucha es contra Acción Nacional para ganar las próximas elecciones estatales.
Por la mañana, Beatriz Paredes se negó a dar una postura sobre el apoyo que recibió de la Dirigencia Estatal del PRI y del delegado regional del CEN del PRI, Maximiliano Silerio Esparza. La ex candidata a la jefatura del DF tampoco quiso opinar sobre el apoyo que recibe Enrique Jackson de parte de Elba Esther Gordillo Morales.
—¿Cree tener ventaja en este proceso de renovación de la dirigencia?
—Probablemente muchas de mis compañeras que participan en el PRI tienen el deseo de que una mujer dirija los destinos de nuestro partido. Soy una mujer comprometida con las causas de participación  de las mujeres y de la equidad de género, por lo que seguramente contaré con el respaldo de muchas de nuestras compañeras dirigentes.
—¿Cómo logrará el PRI que los profesores, independientemente de que estén afiliados al SNTE y a un nuevo partido, puedan participar en su partido?, ¿cuál es su propuesta para retener a los profesores que en el pasado inmediato pertenecieron al PRI?
—Le tengo una gran admiración a los profesores mexicanos. Ellos han jugado un papel fundamental en la construcción de la identidad de nuestro país. Gracias al proceso alfabetizador que impulsaron gobiernos emanados de nuestra corriente política, es como se logró integrar. Estoy convencida de la importancia de la educación pública y laica, de la oportunidad de que los jóvenes estudien en instituciones de educación superior populares, estoy convencida de que la mayor parte del magisterio tiene una identidad ideológica con los planteamientos de nuestra corriente política. El SNTE es una gran organización sindical que es plural hacia su interior. Los maestros priistas, con el liderazgo que tendré en el partido si la mayoría de los consejeros me respalda, siempre tendrán las puertas abiertas para su participación.
—¿Cómo ve la alianza que posiblemente se dé con el PRD en Puebla?, ¿qué posibilidades le daría al PRI?
—No presupongo alianzas en este momento. Me parece que los procesos de alianza se deben dar obedeciendo a lo que nos señalen nuestras bases priistas en cada región. No hay una actitud a priori que encamine alianzas en un sentido o en otro. En todo sistema competitivo en donde existen más de dos partidos, las alianzas son naturales y forman parte de la normalidad democrática. En Chile, por ejemplo, se dio una gran alianza denominada “La Concertación” entre dos partidos que habían sido antagónicos: el Partido Socialista Chileno y la Democracia Cristiana. Esa fue una alianza fundamental para recuperar la institucionalidad pacífica en ese país. En España, por ejemplo, el Partido Socialista Obrero Español, para tener mayorías parlamentarías, hace alianzas con partidos regionales muy reconocidos. Las alianzas forman parte de la normalidad democrática. Es algo con lo que nos debemos de acostumbrar a participar los políticos en México. En mi caso, jamás se impondrán alianzas que no correspondan a lo que nos planteen nuestras bases en las regiones.
—¿Qué hará para lograr la unificación y renovación del PRI?
—En primer lugar, una política de puertas abiertas, incluyente, que reconozca que somos un partido con diversas corrientes y con la sabiduría democrática para articularlas. Rechazo absolutamente que la dirigencia del partido se enclaustre o esté secuestrada por facciones o por intereses personales. Me parece que lo fundamental es una actitud de apertura, de suma y de multiplicación.
—En esta elección donde hay 5 planillas sabemos que va a ganar sólo una, ¿qué va a pasar con las demás? y por otra parte, ¿qué va a pasar con la ideología de su partido?
—Tendré una actitud de inclusión. Los compañeros que están compitiendo por la dirigencia nacional de nuestro partido son gente respetable. Tengo una amistad de tiempo atrás con Enrique Jackson. Además, mucha gente que están apoyando a Enrique Jackson en Puebla también son mis amigos. Me parece muy importante que quienes entramos a competencias internas, asumamos que en la democracia interna entren compañeros, unos tienen unas oportunidades pero otros también las tendrán. Habrá una disposición plena. Hay muchas tareas en el partido en lo que se refiere a cuadros que de verdad quieran trabajar. Decir en Puebla que nuestro partido es una opción exclusivamente de centro es caer en una confusión. Lo que es de centro son los gobiernos. Los gobiernos intentan el centro para evitar incurrir en la polarización de las sociedades. Los gobiernos deben gobernar para todos. En ese sentido, deben tener actitudes que respeten las diversas ideologías de los partidos. A los mexicanos y en general a los pueblos, les gusta que haya claridad en las propuestas.  La propuesta de Beatriz Paredes para el PRI es que seamos un partido de centro izquierda. De izquierda dentro de la legalidad.
—¿Cómo remontar en este proceso interno cuando se perdió la elección en el Distrito Federal?, ¿No influye?
—Claro que influye. Influye muy positivamente porque los priistas saben que acepté ser candidata en la plaza más difícil para el PRI, que logré elevar la votación, de 330 mil votos que hubo en la elección anterior, a más de un millón de votos, saben que no soy una gente que le huya a las tareas en el priismo en las etapas difíciles, que puse una trayectoria exitosa al servicio de mi partido, aún sabiendo que iba en condiciones muy desfavorables.
Finalmente, Paredes Rangel comentó que ante la Comisión de Procesos Internos, representarán a su fórmula Juan Manuel Vega Rayet como propietario y Guadalupe López Bretón, como suplente.

 


 
 
Todos los Columnistas