Es el tiempo de recomponer el PRI

 

Domingo Giorgio, representante de Enrique Jackson en Puebla, habla de su convicción por el sinaloense


Karla Espinoza

 

A lo mejor ha oído hablar de él en estos últimos días. Domingo Giorgio Saqui es el representante en Puebla de la fórmula de Enrique Jackson y Sara Latife para dirigir el Comité Nacional del PRI. Se rumora que hasta “pidió la cabeza de Silerio Esparza” por expresar su apoyo a la adversaria del sinaloense, Beatriz Paredes. “Fue un malentendido. Los medios lo manejaron así”, señaló. Lo único que pide es la confianza en los consejeros que sabrán evaluar las necesidades de la ciudadanía y del partido.
Es veracruzano, un señor con una carrera de más de 30 años en el PRI, con cargos de elección popular y dentro de la administración en los tres niveles de gobierno. Inclusive a sus 25 años manejó la agenda agraria del presidente Luis Echeverría Álvarez, y ahora, después de perder una diputación federal de su estado, se suma al proyecto del sinaloense Enrique Jackson en busca de la dirigencia nacional del tricolor.


KE: ¿Qué hace en su trabajo como representante de Enrique Jackson?
DG: Muchas cosas, platicar con los consejeros, aportar documentación, elementos propagandísticos, hacemos estrategias de comunicación.
KE: ¿Los convence?
DG: Dejemos que los consejeros voten en libertad, no los subestimemos, no los menospreciemos, los consejeros poblanos, como los demás del país, son consejeros con experiencia, con trayectoria, saben entender y comprender la propuesta.  Creo que va a ganar Enrique Jackson, creo que hemos ido avanzando mucho. Los consejeros deberán de estar muy atentos qué cosas propone la ciudadanía. Y la gente está en la mejor disposición y mayor inclinación por Enrique Jackson, y por mucho, nueve a uno. Eso es lo que debemos considerar para que nuestro partido tenga un dirigente con identificación social.
KE: ¿Y qué hace tan maravilloso a Jackson?
DG: No maravilloso, creo que es un ser humano con sus defectos y cualidades como las otras fórmulas. Creo que tiene unas asignaturas favorables: su experiencia en el Senado, en la Cámara de Diputados, su actitud de franqueza, de autenticidad y su presencia novedosa.
KE: ¿Cuál es la mayor ganancia de ser presidente del partido a nivel nacional, el capital político, económico, qué?
DG: Hay ilusiones y metas en la vida. Unos quieren ser presidentes municipales de su pueblo, como mi caso, otros diputados y otros como priistas quieren ser el presidente de su partido. (…) Los pueblos son grandes por sus políticos, y si sus políticos son buenos, honestos y trabajadores, conducen a su pueblo bien. Lo que pasa es que al oír la palabra “político” tienen una reacción…
KE: Ya hay algunos muy quemados…
DG: Pero la política es el arte de servir, de ponerse de acuerdo. Grandes líderes son políticos, revisen en Europa, Estados Unidos. Por eso hay que privilegiar la política y privilegiémosla con experiencia, talento, honestidad y con voluntad por el bien de México, pero sobretodo con mucha transparencia.
KE: ¿Y usted por qué quiso ser político?
DG: Primero que todo, porque tengo el afán de servir, es mi vocación de servicio. Segunda, también el destino lo va a uno llevando. El destino me llevó a este tipo de actividades desde muy joven.
KE: ¿Una carrera de cuántos años?
DG: De 33 años.
KE: ¿Tanto tiempo de priista?
DG: Sí.
KE: ¿Convencido?
DG: Convencido de mi partido. Tiene propuestas, tiene principios, proyectos, plataformas, lo que pasa es que hemos echado a perder muchas cosas, pero es el tiempo de recomponer. No a la línea, a los intereses personales.
KE: ¿Qué es lo más grande que le ha dado el PRI?
DG: Se lo digo de verdad. La oportunidad de servir a los demás. Soy una persona que he estado muchos años en el servicio público, y tengo una manera cómoda de vivir, sin enriquecimientos, sin la grosería de prepotencia. Lo más grande que me ha dado es la posibilidad de servir, posibilidad que puede dar cualquier partido. Pero en el PRI he logrado hacer las cosas con una gran vocación de servicio social, de desarrollo social, de privilegiar a las clases populares, de luchar por los que menos tienen. También me ha dado la posibilidad de tener cargos de elección popular, fui alcalde de Papantla.
KE: ¿Siempre ha vivido económicamente de la política?
DG: Ni un negocio. No tengo ni un centímetro de tierras agrícolas, tengo unas propiedades por supuesto, pequeñas, discretas, producto de mi salario, de mi sueldo. Y bueno, toda mi vida he vivido del sector público, desde 1973.
KE: ¿Y siempre ha tenido chamba?
DG: No. En estos momentos, después de la derrota por la diputación federal en las pasadas elecciones, me quedé vacante. Estoy en oxigenación, asimilando la derrota, no es fácil pero hay que asumirlas con orgullo, dignidad. Pero eso le pasa a cualquiera, salvo el que tenga una plaza. Yo nunca he tenido plaza, yo no tengo jubilación. Ya veré qué hago…
KE: ¿Y no le preocupa?
DG: Mire usted, se lo digo con honestidad. Hay muchas más cosas en la vida que el dinero.
KE: Pero el dinero es necesario
DG: Pero hay manera de ser mesurado. Si tu familia está consolidada, si tus hijos dieron un paso adelante, uno puede vivir tranquilamente con poco dinero, no se necesita más, en serio.
KE Ah, así sí.
DG: En serio, son una grosería los grandes capitales que se acumulan a través del servicio público. Lo que no se vale es que se enriquezcan los políticos, salvo que haya políticos que manejen las dos pistas, la política y el servicio público, yo no puedo, no se me da, a mí se me da esto nada más.
KE: ¿Qué es lo más importante que le ha aportado a la política?
DG: En el ámbito de la política, saludar a mucha gente, que me diga “gracias”, aunque no es por ahí, es una obligación. En el servicio público recibes un sueldo por servir, cuando uno va por la calle y se encuentra con esta gente que te extiende la mano en señal de gratitud, te llena de gran satisfacción, y te hace sentir que este paso por la vida ha tenido sentido. Porque luego hay personas en esto que les cuesta trabajo saludar a la gente, se sienten tejidos a mano. En el servicio público debes tener más humildad y autenticidad, y si me permite, en eso Enrique Jackson es muy de ese estilo. Bueno, como buen sinaloense.
KE: ¡Claro!
DG: Y ese ha sido mi plus en la vida. Y puedo ver a los ojos, no bajo la vista. Nunca he confundido mi misión como servidor público.
KE: ¿Cuál es su estilo como político?
DG: La autenticidad, la contundencia de mis opiniones. No me ha ido tan bien en la política porque pareciera que la política es el arte del engaño. Al PRI, PRI y al vino, vino. Decir lo que uno piensa sin ofender, con respeto. Soy un hombre que parte de la base de “habla bien de todos pero piensa mal de todos”, creo que es la parte mañosa de las cosas.
KE: ¿Qué cree que le ha faltado demostrar como político?
DG: Lo que me ha faltado es caminar más para seguir sirviendo. Mucha gente me dice que me ha detenido la firmeza para conseguir otros cargos y subir. Hoy me lo dicen. Concretamente ¿qué me faltó hacer? Haber consolidado más mi carrera política. Haber sido más mañoso, más perversón. No pude ser perverso, prefiero ser auténtico. Me ha costado más trabajo, pero me siento más tranquilo y más contento.
KE: Definamos perversón.
DG: Digamos que tener maldad con inteligencia. Yo no tengo maldad. Perverso es quien manipula las circunstancias a su favor. Yo he sido muy auténtico, no me ha dado mayores dividendos, pero me ha dado la oportunidad de tener muchos amigos. 
KE: ¿Cuál fue, es o será la cumbre de su éxito como político?
DG: La cumbre será otorgar un beneficio, un servicio, y ahí se dará una cadena de apoyos.
KE: ¿Qué cree que nunca van a decir de usted?
DG: Que soy cobarde y traidor. No tendrían motivo para decirlo. No soy un valentón, pero soy un hombre aplomado, de gratitudes y convicciones. 
KE: ¿Qué se necesita para ser su amigo?
DG: Autenticidad, franqueza y compresión. Porque yo, a mis amigos, los comprendo y los acepto como son.
KE: ¿Cómo es Domingo?
DG: Apasionado, coherente e idealista. Me gusta mucho la justicia más que la legalidad, que es fundamental. Me gusta ser auténtico y muy francote, hasta parezco sinaloense.
KE: ¡Claro! ¿Qué defecto tiene?
DG: Soy gritón. Soy objetivo y muy concreto. Enojón, pero me contento pronto. Muy clarividoso, y eso es malo.
KE: ¿Algún lema de vida?
DG: La búsqueda de un principio que es la tranquilidad.
KE: Para terminar, ¿qué obtiene si gana Jackson?
DG: No me interesa un cargo o posición. Me interesa que gane Enrique Jackson, creo en él, con él, el partido tomará un rumbo firme.
KE: ¿Pero no se prometen puestos entre ustedes?
DG: No, palabra que no.
KE: Pero ahora no tiene chamba.
DG: Pero no importa.

 

 

 “Convencido de mi partido. Tiene propuestas, tiene principios, proyectos, plataformas, lo que pasa es que hemos echado a perder muchas cosas, pero es el tiempo de recomponer. No a la línea, a los intereses personales”

 

“Lo que me ha faltado es caminar más para seguir sirviendo. Mucha gente dice que me ha detenido la firmeza para conseguir otros cargos y subir. Hoy me lo dicen. Concretamente ¿qué me faltó hacer? Haber consolidado más mi carrera política. Haber sido mas mañoso, más perversón

 


 
 
Todos los Columnistas