Iguíniz, en huelga de hambre; pide que lo excluyan de audio escándalo

Cumple cuatro días de ayuno; exige a la dirigencia panista se retracte de sus comentarios

 

Olivia López Pescador

 

El panista José María Iguíniz Cárdenas se mantiene en huelga de hambre desde el jueves en la noche. Abordó de su camioneta  Corsar Variant 87 color oro, sobre la banqueta del comité directivo municipal, en espera de que la dirigencia municipal del PAN se retracte de los señalamientos que hizo en su contra al responsabilizarlo de la grabación y filtración de un audio en donde se escucha la voz del dirigente municipal, Jorge Ehlinger, hablando sobre cuestiones de corrupción de su partido, pero además espera que se le deslinde de las filtraciones a Ana Teresa Aranda de Orea.
Luego de tres días de permanecer en su vehículo, tapado con una lona azul, a pesar del intenso calor, de haberse deshidratado, Iguíniz Cárdenas se mantiene firme en permanecer a las afueras de su partido, hasta el día miércoles que viaje a la Ciudad de México a la comisión de la defensa de los derechos de los ciudadanos del CEN, a dialogar en torno al documento que le entregó al líder municipal, en donde propone algunas cuestiones para que sean admitidos los 5 mil 500 miembros adherentes que no han podido integrarse al PAN como miembros activos y además sobre el asunto de su huelga de hambre y de las grabaciones.
El día domingo, visiblemente pálido, un tanto débil, acostado en un “sleeping” y  tapado con una chamarra, hizo nuevamente un llamado a Jorge Ehlinger para que reconsidere su actitud y que no sea soberbio, además de que contribuya a unir al partido y hacer un comité incluyente y no a modo, en pocas palabras, que no se preste a usar al partido como maquinaria y que respete los derechos de los militantes para que elijan a su candidato a la alcaldía.
Pese a que durante estos días su madre, hermanos y familiares lo han ido a ver y han dialogado vía telefónica con Ana Teresa Aranda, y ella le ha dicho que desista de su idea de la huelga de hambre y que se retire del lugar, indicó que permanecerá en el lugar como parte de su “lucha testimonial”, no obstante por salud, ya decidió mover su auto unos metros atrás para evitar que el sol le dé de lleno.
Desde el jueves 22 de febrero alrededor de las 11:00 de la noche, José María Iguíniz se mantiene apostado a las afueras de las instalaciones municipales del Partido Acción, luego de que los integrantes del comité directivo municipal discutieron en una sesión la filtración del audio escándalo, de hecho el día viernes 23 de febrero, durante la mañana, se presentó un conato de bronca, en donde algunos panistas intentaron desalojarlo del lugar. El afectado refiere que Pablo Montiel estaba presente y fue quien pateo su camioneta, por ello, es que decidió no bajar de la unidad porque temía por su vida.
José María Iguíniz —quien concedió una entrevista desde su automóvil—, sólo bajando un poco del vidrio, reveló que platicó con Ana Teresa Aranda desde que fue agredido el día viernes y ella le pidió que reconsiderara su actitud y se retirara de las afueras del comité municipal. Es más, ya hasta platico con Antonio Sánchez Díaz de Rivera, a quien le informó su intención de hacer una huelga de hambre enfrente de las oficinas del PAN, además le pidió que rectificara porque quería ver a candidatos con posibilidades iguales.
Si embargo, es preciso señalar que, contrario a lo que señala el afectado, de que ya lo responsabilizaron de las filtraciones, el secretario general del comité municipal, Pablo Montiel Solana, indicó que no fue así, por lo que explicó en entrevista que en la sesión del jueves pasado los integrantes decidieron facultarlo para que pueda platicar algunas de las cuestiones que discutieron durante la sesión, tras analizar cada una de las versiones de las otras tres personas que estuvieron presentes en la plática que fue filtrada, y llegaron a la conclusión de que no pueden determinar la  culpabilidad de nadie, con los elementos que se tienen.
“Por lo tanto, quiero ser muy categórico, en el sentido, de que el comité directivo municipal no ha lanzado acusación alguna sobre miembro alguno, ni ha iniciado sanción o procedimiento”, dejó en claro Pablo Montiel.
Lo que sí dejó en claro el secretario general del comité municipal del PAN, es que el proceso de investigación para determinar quien grabo y filtró los audios, aún sigue abierto, por lo que no se le ha dado carpetazo.
Contrario a ello, Iguíniz Cárdenas quien se encontraba con una playera y un pants a bordo de su auto, relató que la noche del jueves, fue objeto de un “juicio sumario” por parte de sus compañeros de partido. Cuando su única culpa es estar con Ana Teresa en sus aspiraciones de contender por la alcaldía. Aprovecho la entrevista para recordar que así como el partido permitió que en un acto oficial, con el inusual informe de 5 meses de los diputados federales se destapara Antonio Sánchez, también están permitiendo que se le descalifique a Ana Teresa Aranda.
“Me están usando, pero lamentablemente, están usando mi buen nombre, mis 40 años de trayectoria…yo he trabajado con Jorge a brazo partido, he dialogado mil veces, tengo muchas coincidencias y muchas divergencias, yo esperaba con él una profesionalización del partido, pero no convertirlo en una aplanadora”.
En cuanto a su huelga de hambre, comentó que espera que esta sirva para que le restituyan su buen nombre; indicó, que aunque el secretario dice que nadie ha hablado mal de su persona,  hacia fuera, si lo han hecho al interior del partido, por lo que tal vez ya estén hasta administrando su salida del partido.
Mientras tanto,  el secretario general del comité directivo municipal Pablo Montiel Solana- el mismo viernes- se deslindó totalmente de tales agresiones, aunque si reconoció que decidió llamar a tránsito municipal, por que había un carro estacionado en la banqueta que estaba obstaculizando el paso a los peatones. Posteriormente indicó, que al retirar la manta que cubriría el vehículo, se dio cuenta de que al interior del mismo se encontraba su compañero de partido José María Iguíniz, quien estaba tomando un café por lo que lo exhortó a dialogar; fue en ese momento cuando el líder del partido Jorge Ehlinger arribó al lugar y también intentó dialogar con el quejoso, sin embargo, debido a que este no quiso bajar el vidrio, le indicó que no escuchaba nada, por lo que decidió retirarse del lugar.
A este respecto José María Iguíniz relató lo siguiente: “Pablo vino a fotografiarme, levantó la lona, yo estaba tapado, para empezar ayer percibí que querían abrir las puertas y se fueron corriendo, no logré ver quienes eran, mi llanta esta desinflada- tengo aquí una bomba, una bomba que no estalla, la llanta ya las infle y me metí aquí por seguridad”, insistió que después de que Pablo Montiel lo estuvo fotografiando, lo amenazó, golpeo la camioneta, lo retó a golpes, le dijo que tenía otra preferencia sexual.
Luego de que acudió personal de transito municipal y algunos policías a las afueras de las oficinas del PAN de la 17 poniente, decidieron dejar al manifestante en dicho sitio, por que se trataba de un asunto partidista.
Dejó en claro Pablo Montiel que el comité municipal del albiazul no puede retractarse de ningún señalamiento en contra de este panista, por que en ningún momento han declarado que José María Iguíniz haya sido quien filtró las grabaciones o han culpado a Ana Teresa Aranda de estar detrás de este asunto. Por lo que lo exhortó mejor a hacer huelga de hambre a las afueras del medio de comunicación que haya afirmado que fue él quien filtro los audios.

 


 
 
Todos los Columnistas