Suman 24 policías ejecutados en el año


Rolando Herrera / Agencia Reforma

En lo que va del año y a pesar de los distintos operativos que el Gobierno federal tiene desplegados para combatir al narcotráfico, al menos 24 policías tanto locales como federales han sido ejecutados.
A ese número, de acuerdo con un recuento elaborado por REFORMA, se debe sumar el asesinato de tres militares y de un agente del Ministerio Público federal, quienes también fueron ultimados a balazos.
Otros cinco policías de distintas corporaciones fueron víctimas de presuntos sicarios y resultaron heridos.
El estado que ha tenido el mayor número de policías ejecutados es Nuevo León, en donde han sido asesinados siete agentes, tanto de los municipios conurbados a Monterrey como de la Agencia Estatal de Investigaciones.
Sin embargo, el hecho más sangriento se registró el martes en Acapulco, en el que un comando armado acribilló, con diferencia de algunos minutos, a cinco agentes ministeriales y a dos auxiliares de Ministerio Público del fuero común.
Los crímenes se cometieron en el interior de las oficinas donde trabajaban las víctimas y los hechos fueron videograbados por los homicidas, quienes hasta el momento no han hecho público el documento.
El 27 de enero, en el municipio de Coyuca de Benítez, en Guerrero, un grupo de desconocidos emboscó a cinco policías de esa localidad, mató a uno e hirió a dos.
En Nuevo León, el primer asesinato en contra de elementos policiacos se registró el pasado 7 de enero, luego de que el comandante de la Policía Estatal, Eleazar Ruiz Vargas, fue baleado en Monterrey con rifles de alto poder.
A partir de ahí, en fechas distintas, se registró la ejecución de agentes policiacos de los municipios de Santa Catarina y San Pedro, así como de la Agencia Estatal de Investigaciones.
En el caso de agentes federales, tres elementos de la Policía Federal Preventiva han caído abatidos por las balas.
En dos de los casos se trata de elementos comisionados en las terminales aéreas de la Ciudad de México y Quintana Roo; en tanto que, un tercer policía adscrito a una comandancia regional en Veracruz fue asesinado cuando estaba de viaje en Michoacán.
El pasado 11 de enero, Juan Manuel Rincón Ulibarri fue baleado por desconocidos cuando viajaba a bordo de su automóvil en calles de la Colonia Moctezuma, en la Delegación Venustiano Carranza, en el Distrito Federal, días antes había participado en el aseguramiento de heroína en el aeropuerto capitalino.
Mientras que Pedro Ulises Aguayo Cartagena fue ejecutado el 2 de febrero en la zona norte de Cancún. Antes de su muerte, había participado en el aseguramiento de 16 kilos de heroína en el aeropuerto de ese destino turístico.
En el caso de los militares, uno de ellos fue asesinado el 10 de enero en Nuevo Laredo, Tamaulipas, en tanto que su acompañante resultó herido.
El 2 de febrero, en Sinaloa, los soldados Nery Córdoba y César Noé Crisóstomo Pérez, del área de la cocina, fueron acribillados cuando viajaban en una camioneta por calles de Culiacán.
Otras entidades en las que se han registrado asesinatos o agresiones en contra de policías son Guanajuato, Baja California y Sonora.


 
 
Todos los Columnistas