Llenan el evento con burócratas


Adán García / Agencia Reforma

 

Unos llegaron en sus carros, otros en aventón, y algunos más sólo tuvieron que caminar unos pasos, pero todos abandonaron sus actividades como burócratas para acompañar al Presidente Felipe Calderón, en la inauguración de la Semana Nacional de Salud.
De las alrededor de 120 sillas que fueron colocadas en la explanada del Hospital de Especialidades del Niño y la Mujer, 79 fueron ocupadas por funcionarios públicos estatales de segundo y tercer nivel.
Oficialía Mayor, Coordinación de Comunicación Social, Giras del Gobernador, Secretaría de Educación y, por supuesto, Secretaría de Salud, fueron las dependencias que en esta ocasión aportaron los "escuchas" del Ejecutivo federal.
"Pues fuimos convocados; nos dijeron que teníamos que venir, pero no, no fue a fuerza", respondió un empleado del área de Giras del Gobernador que no quiso proporcionar su nombre.
Los burócratas no llegaron juntos, la gran mayoría acudió al hospital que hace casi cinco años inauguró el ex Presidente Vicente Fox, solos en sus vehículos o en taxi, pero todos ya contaban con una calcomanía que les daba acceso al evento: "Invitado especial".
Pero no todos los que acudieron al Hospital de Especialidades tuvieron la suerte de los burócratas.
Muchos de los usuarios de los servicios de salud tuvieron que entrar solos a las instalaciones. El Estado Mayor Presidencial no los dejo pasar.
La orden fue clara, sólo una persona por consulta, sin compañía y sin niños.
Gustavo Morales Sánchez fue uno de los afectados. El hombre, de 42 años, llegó a las seis de la mañana con su esposa para visitar a su hijo, recién operado.
Cerca de las 12 del día salió del nosocomio para almorzar, pero al volver ya no pudo entrar.
"No señor, usted ya no puede entrar, si su esposa está ahí adentro, que se quede con su niño. Usted puede entrar hasta que se acabe el evento", le explicó una empleada del hospital.
"Pus dicen que porque vino el Presidente, pero y uno qué culpa tiene", relató mientras esperaba a que concluyera el evento.
Incluso, ciudadanos que intentaron entrar por la puerta principal, para cortar camino rumbo al área de urgencia, a un costado del hospital, tuvieron que hacer más largo su recorrido. Por la entrada no pasó nadie sin autorización.


 
 
Todos los Columnistas