Urgen en Morelos aclarar intoxicación


Acusan afectados lentitud de autoridades; exigen empresarios retirar clausura


Raquel Fierro / Agencia Reforma

 

A 20 días de que se registrara una intoxicación masiva atribuida a pasteles de una fábrica local, la Procuraduría y la Secretaría de Salud en el estado no han dado información oficial sobre el caso.
Tampoco han respondido los cuestionamientos de los afectados.
La abogada Montserrat Rivera, una de las afectadas, señaló que a pesar de que presentó una denuncia por la intoxicación de sus hijos, hasta el momento las autoridades han demostrado negligencia y lentitud en la investigación.
"Después de que se reportaron los hechos apenas a los tres días vinieron a iniciar las investigaciones.
"Ello a pesar de que informé que contaba con una muestra del pastel que presuntamente causó la intoxicación en una fiesta", explicó la abogada.
Familiares de Gustavo Salas, quien perdió la vida, presuntamente como consecuencia del consumo del pastel, afirmaron que tampoco han tenido noticias de la actuación de la autoridad.
Ello pese a que manifestaron su inconformidad por el dictamen médico que determinó la muerte por broncoaspiración.
Aunque el secretario de Salud de Morelos Víctor Caballero y el director de los Servicios de Salud, Antonio Campos Rendón, han hecho declaraciones generales sobre el tema, no han dado detalles sobre la investigación y los resultados de este caso.
Al solicitarles una entrevista sobre el tema los funcionarios se negaron a concederla.
Por otra parte, la representación legal de la fábrica de pasteles Vivaldi demandó a las autoridades que retiren la clausura que tienen sobre ese establecimiento hace más de 20 días por una supuesta intoxicación masiva.
Javier Horacio López Buenrostro, abogado de la empresa, exigió a la autoridad que dé a conocer los resultados de las pruebas aplicadas al personal y a los pasteles decomisados el pasado 23 de enero.
En esa fecha fue clausurado el establecimiento, aparentemente por la muerte de un joven y la intoxicación de otras personas que consumieron pasteles.
"Como gesto de buena voluntad de la empresa, y ante la posibilidad de que se hubiera registrado un error humano, hicimos el pago de facturas médicas de 40 personas que se dijeron afectadas por nuestros productos.
"Pero hasta el momento no se ha demostrado que alguno de nuestros pasteles provocó la intoxicación de alguien", precisó López Buenrostro.
El representante empresarial comentó que la empresa, con más de 20 años de operar en Cuernavaca y el resto de la entidad, ha tenido que soportar la nómina de 80 trabajadores de la pastelería, situación que los tiene al borde de la quiebra.
"Hemos recibido mucho apoyo de la Cámara Nacional de Comercio y de la agrupación de restauranteros para que las autoridades esclarezcan esta situación.
"Sin embargo, a más de 20 días de que nos cerraron, causando un grave perjuicio, no hay una respuesta o justificación oficial", insistió.


 
 
Todos los Columnistas