Expropian narcovecindad

 

Señalan autoridades que el inmueble era un reducto de la delincuencia

 

Ariadna Bermeo / Agencia Reforma

 

El Gobierno del Distrito Federal expropió ayer una unidad habitacional con 155 viviendas en el barrio de Tepito debido a que en su interior se cometían de manera constante diversos delitos relacionados con el narcotráfico, el robo y la piratería.
La madrugada del miércoles, 565 policías tomaron bajo su resguardo el predio que tiene dos accesos: Jesús Carranza 40 y Tenochtitlán 33, y se les anunció a sus habitantes que tendrían que dejar sus departamentos.
En tanto, la Gaceta Oficial del Distrito Federal publicó en su edición de ayer el decreto de expropiación de los predios, en los que dice que se construirán instalaciones para dar servicios de educación, salud y una guardería.
"Este inmueble (...) presenta un grado de deterioro tal, un estado de abandono grave, que ha producido que se realicen de manera cotidiana diversas actividades delictivas.
"Todo ello ocasiona, sin duda, un grave riesgo para la seguridad de la zona y de la ciudad en su conjunto", explicó en conferencia de prensa el Secretario de Gobierno del DF, José Ángel Ávila.
Joel Ortega, Secretario de Seguridad Pública, afirmó que la ubicación estratégica de esa vecindad dentro del barrio de Tepito ha convertido al lugar en un reducto de la delincuencia.
Rodolfo Félix Cárdenas, Procurador capitalino, explicó que en esas calles se han cometido delitos contra la salud, de piratería, robos en distintas modalidades, e incluso, homicidios.
El Secretario de Gobierno señaló que el 32.6 por ciento de las denuncias en el Sector Morelos -donde está Tepito- provienen justamente de las dos calles que abarca la vecindad -Jesús Carranza y Tenochtitlán-, en donde, además, se han decomisado 80 toneladas de discos piratas, 350 kilogramos de mariguana, 3.5 kilos cocaína y 10 mil pastillas sicotrópicas, sin precisar en qué periodo.
Agregó que, de acuerdo con un censo de las autoridades locales, de las 155 viviendas 73 tienen un dueño reconocido, a quienes se les dio un plazo de 72 horas para acreditar la propiedad con el fin de pagarles las indemnizaciones correspondientes.
El dinero, cuyo monto no ha sido determinado aún, se pagará con cargo a un fondo que el GDF tiene para cubrir las obligaciones derivadas del cumplimiento de la ley.
Parte de la indemnización pudiera ser la entrega de una nueva vivienda, pero mientras eso ocurre, se les dará a los afectados una cantidad no especificada para que paguen la renta de otros departamentos, explicó Ávila.
En entrevista, la consejera Jurídica del DF, Leticia Bonifaz, dijo que el predio tiene una superficie de 5 mil 823 metros cuadrados, que contaba con construcciones irregulares y que la mayoría de los habitantes no pagaban agua ni predial.
Anunció que este jueves serán abiertos los departamentos en los que no haya quien reclame la propiedad, donde esperan encontrar artículos ilegales y droga.
Ávila consideró que los dueños de las viviendas siempre pueden recurrir a su derecho de amparo si consideran que las autoridades se excedieron en sus funciones.

 


 
 
Todos los Columnistas