Dejaba qué desear AMLO.- Vargas Llosa

 

Emiliano Ruiz / Agencia Reforma

 

El escritor peruano Mario Vargas Llosa celebró ayer la victoria de Felipe Calderón en la elección presidencial de 2006, porque --dijo-- así México se salvó de un populismo en la línea de la Venezuela de Hugo Chávez.
"Me alegré mucho de que Felipe Calderón ganara las elecciones, aunque fuera por una mayoría muy pequeña, porque creo que tanto el programa como la conducta de (Andrés Manuel) López Obrador dejaban muchísimo que desear.
"No era una conducta que se pueda llamar democrática", afirmó.
En entrevista con REFORMA, el autor de La ciudad y los perros criticó el bloqueo al Paseo de la Reforma.
"Fue muy mal perdedor, y probablemente eso desencantó a muchos de sus partidarios que se habían ilusionado con su candidatura.
"No sé si hubiera llegado a los extremos de Chávez. Tal vez no, pero esa democracia de barricada callejera conduce a lo que ha llevado a Venezuela. La cordura prevaleció dentro del electorado mexicano", agregó.
Añadió que la izquierda mexicana debe asumir una postura similar a la que tiene la chilena: apoyar el mercado y la apertura económica.
"Había una posibilidad muy seria de un retorno al populismo que hubiera sido muy perjudicial, no sólo para México sino un pésimo ejemplo para Latinoamérica.
"Y eso se ha salvado, un poco por los pelos, pero se ha salvado, y es un hecho muy positivo en un contexto donde hay elementos muy inquietantes en la región", dijo.

La sombra del Nobel
Hace unas semanas el ex Presidente Fox habló del "Nobel colombiano Vargas Llosa". Más allá de su lapsus, ¿piensa en el Nobel?
No pienso en el Nobel para nada.

¿Hay alguna posibilidad de que converse de nuevo con García Márquez?
No hablemos de ese tema. Ese tema no lo tocamos.

¿Qué le diría hoy a su padre?
Nunca llegué a tener una conversación a fondo. Uno de mis fracasos, tal vez. Supongo que también el suyo.

 


 
 
Todos los Columnistas