No pierden esperanza los partidos chiquitos

 

Para la alcaldía de Huauchinango

 

Heriberto Hernández / Corresponsal / Huauchinango

 

El Partido Convergencia por la Democracia hasta hace tres años no existía en el municipio de Huauchinango, pero durante las elecciones anteriores, cuando se eligió la presidencia actual, apareció por primera vez este instituto político.


Convergencia fue el partido que, después de no figurar en Huauchinango, se convirtió en la segunda fuerza política, al quedar un escalón abajo del PRI.


Hay una diferencia entre Convergencia y los otros partidos también de oposición: éste nunca dejó de hacer presencia en las comunidades de Huauchinango, no se alejó de la actividad política, que le sirve para formar estructura en las próximas elecciones municipales.


En Convergencia no han surgido nuevas figuras políticas, quien sobresale hasta el momento es Edgar Sánchez Gómez, ex candidato a la presidencia municipal, quien ha encabezado el activismo para consolidar la estructura electoral del partido, y como consecuencia, no hay otra opción de candidato a la alcaldía.

 

Edgar Sánchez Gómez se empleó en el departamento de Obras Públicas en la gestión panista de Luis Pascual Carranza Lechuga; en la administración de Carlos Miguel Ignacio López, se convirtió en Director de Obras Públicas; en ese mismo cargo fue criticado por varios funcionarios del Ayuntamiento por ser “el director consentido de Miguel Ignacio”, debido a que tomaba decisiones sobre la forma cómo manejaría gran parte de presupuesto municipal.


En el PAN se le negó la candidatura a la alcaldía, no le valieron las estrategias que tejieron entre él y su principal promotor, el entonces presidente municipal Carlos Miguel Ignacio. Los panistas con derecho a votar en la convención, se sumaron y le dieron el voto a Gonzalo Amador Ortega, quien a su vez le dio su voto de confianza al actual presidente municipal priista.


Carlos Miguel Ignacio y Edgar Sánchez no desistieron de su intención y buscaron Convergencia, donde se le promovió a Sánchez Gómez como abanderado a la alcaldía, pero quedó en segundo lugar.
Sus fortalezas. Desde que se le otorgó el segundo lugar en la lucha por la presidencia, hace tres años, no dejó su trabajo político en las comunidades del municipio El candidato priista en ese entonces y hoy presidente municipal, Carlos Martínez Amador, llegó con una serie de cuestionamientos en la elección, lo que convierte en víctima y legitima a Edgar Sánchez.


Sánchez Gómez cuenta con recursos económicos para una campaña electoral municipal, ha mantenido, relativamente, a la gente que lo apoyó en la contienda pasada; el adversario más fuerte que tuvo en los comicios pasados hoy le ha dado ciertos argumentos en el manejo de la presidencia municipal y material para hacer campaña.


Sus debilidades. Fue cuestionado severamente por el manejo de los recursos municipales cuando fue director de Obras Públicas, además de su relación con el ex presidente panista Carlos Miguel Ignacio López, quien hasta el momento no libera sus cuentas públicas.
Durante la campaña pasada, se hizo evidente su relación política y familiar con el ex priista y hoy perredista René Meza Cabrera, quien también lo apoyó en la contienda municipal.
Lo cierto es que Convergencia carece de cuadros nuevos, se dedicó a establecer una estructura política electoral y proselitista, pero descuidó la creación de nuevas figuras que refuercen el trabajo político en los presentes tiempos electorales.

 

La chiquillada
Hay otros partidos de nueva creación en el estado que participarán en la elección municipal, tal es el caso de Nueva Alianza, que tiene sus bases en el magisterio, específicamente en el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), y aunque ya participó en las elecciones federales, en el municipio tendrá su debut en la elección próxima.


Pese a que sus promotores (profesores todos) han hecho esfuerzos parea que Nueva Alianza no sea visto sólo como un instituto político de maestros, no tuvo muy buen efecto en las elecciones federales que refleje tal objetivo, tal vez por la falta de promoción de un aspirante que nada tiene que ver con el magisterio, y sus ojos se han fijado sólo en figuras involucradas en el gremio de la educación.
En Nueva Alianza se manejan dos nombres de aspirantes a la presidencia municipal de Huauchinango, ambos del SNTE, uno de la Sección 23 (federal) y otro de la Sección 51 (estatal).

 

Hugo Grajeda Díaz es secretario de Trabajo y Conflictos de la Coordinación Regional dentro del SNTE, en la Sección 23.
Es profesor normalista de la primera generación de la Escuela Fidel Meza y Sánchez, además cuenta con diplomados y especialidades que le han permitido desempeñarse como docente en escuelas de niveles más altos que el de primaria; actualmente estudia en la Universidad Pedagógica Nacional.


Desde los primeros momentos de actividad municipal del Partido Nueva Alianza, se supo que aspiraba a la candidatura a la presidencia municipal de Huauchinango, su manejo se da de manera principal entre los docentes federales, quienes por cierto cuentan con mayor número de campos de trabajo.


Sus fortalezas. Ser secretario de Trabajo y Conflictos le ha dado la posibilidad de relacionarse con la mayoría de mentores, y en general de trabajadores de la educación. No se le conocen escándalos políticos o sindicales; es amable y directo en sus comentarios.


El trabajo que realizó junto al abanderado a la Diputación federal por ese partido, Adán Hernández Prior, le dio la posibilidad de estar con los profesores con quienes no tenía relación, y con parte del sector social que nada tiene que ver con el SNTE.


La coordinación regional sindical de la sección 23 es la más grande en número de trabajadores, y en ésta se desempeña como secretario. En un principio, se supo que estaría dispuesto a un plebiscito para consultar con los profesores en general y saber a quién preferían como abanderado. Es materia dispuesta al diálogo y a la negociación.


Sus debilidades. No cuenta con los recursos necesarios económicos para una campaña electoral municipal, podrían filtrarle tablas para el manejo de discurso y el proyecto político; tiende a ser sumiso y acataría una línea central del Partido Nueva Alianza; no se le notan ambiciones empedernidas por ser candidato a la presidencia, lo que provocará que se alinee con el que nombren “desde arriba”, aún no siendo el que tenga mejor imagen.

 

 

José Luis Barrios Martínez es priista de hueso colorado, pero ahora milita en Nueva Alianza; es profesor y secretario Coordinador regional de la Sección 51. Quiso que lo tomaran en cuenta para ser candidato a la diputación federal por Nueva Alianza, pero no le favorecieron sus representados y el abanderado fue Adán Hernández Prior.


Entre profesores manejan que ahora José Luis Barrios dice que “por justicia, como no le dieron la candidatura a la diputación, quiere ser el candidato a la presidencia municipal, porque ya le toca”.
Barrios declaró una vez que “siempre será de corazón priista y defensor de sus estatutos”, pero que ahora está en Nueva Alianza.

 

Sus declaraciones han hecho que algunos profesores duden de su lealtad, además por su trayectoria ha sido agente de Gobernación en el distrito, es gente cercana a Arturo Cruz Oropeza, a quien también le dicen “El mago de la urnas”, por obvias razones electorales, que José Luis Barrios conoce muy bien.
Barrios le hace a muchas cosas —¿quién sabe si bien?—: es profesor, pero poco se le ha visto dar clases, agente de Gobierno, se disfraza de periodista y aún así, a veces utiliza seudónimos, para hablar mal de quien le conviene, y opera comercialmente para algunos medios de comunicación en los que él lleva ganancia.


Sus fortalezas. Tiene relación con gente que sabe de maniobras electorales, los propios priistas lo apoyarían para que fuera abanderado por otro partido, con tal de que no lo tengan en el PRI; podría contar con el apoyo de algunos de sus representados sindicales; podría conseguir patrocinio para sus campaña, en caso de que fuera el candidato a la presidencia municipal.


Sus debilidades. No sería consensuada su candidatura entre los profesores, quienes manejan que él se niega a someterse a una consulta popular entre mentores; además no cuenta con recursos económico para una campaña electoral; carga con desconfianza por su filiación priista, y presumen algunos que se prestaría a una negociación con el PRI para hacer una campaña a modo, pero él se asume como un simpatizante del tricolor.
El Partido Nueva Alianza no se ha abierto a gente que no pertenezca al gremio magisterial para proponer candidatos, y con las opciones que cuenta, no resulta muy prometedor para el instituto.

 

Partido Esperanza Ciudadana


Es un nuevo partido que busca su registro como instituto político estatal. Varias voces han dicho que se trata de un partido “propiedad” del actual secretario de Gobernación del estado, Javier López Zavala, y del gobernador Mario Marín Torres.
En Huauchinango ya cuenta con oficinas dirigidas por Marco Antonio Quintana Rivera. No se han escuchado nombres de gente interesada en el nuevo partido político, aunque su titular en el municipio dice que “sí hay mucha”; en consecuencia tampoco hay nombres de aspirantes a la candidatura por ese instituto, al menos que una vez más Quintana Rivera sea candidato, ahora por Esperanza Ciudadana.

 

 

Marco Antonio Quintana Rivera es licenciado en Derecho y ex priista; ha sido candidato a la diputación federal suplente, a la presidencia municipal, por partidos como el PRD y el PT.

 

Sus fortalezas. Habla bien, es amable, conocido por un sector de la sociedad; se presta a la negociación, sabe de movimientos y estrategias electorales.


Sus debilidades. Hasta el momento no cuenta con recursos económicos para una campaña electoral municipal, (pero dicen que le van a llegar); no lo toman en serio por su desfile en varios partidos políticos, además de que el nuevo partido carece de generación de confianza por el hecho de presuntamente pertenece a un grupo en el poder, que sólo pretende usar de momento.


Hasta acá la lista de aspirantes a la candidatura a la presidencia municipal por sus partidos políticos. Habrá otra lista una vez que estén definidas las posturas, la daremos a conocer en los siguientes números, con la intención de que usted tenga algunos elementos que le formen criterio electoral.

 

 

 

 


 
 
Todos los Columnistas