_
Invitado Especal
La Quintacolumna


El contenido de las columnas y de opinión son responsabilidad de quien las escribe y no reflejan precisamente la linea editorial de este medio

  Saluda Donovan a todos menos a Oswaldo

 

Miguel Angel Briseño / Agencia Reforma 

 

Cuando terminó el juego en el Home Depot Center, Landon Donovan aprovechó que los jugadores del Pachuca se congregaron en el centro del campo para despedirse de su afición.


Lejos de insultarlos o burlarse de ellos tras anotar el gol del triunfo del Galaxy en el arranque de la SuperLiga, Donovan buscó a cada tuzo para darles la mano en un gesto deportivo que suele ausentarse en los duelos entre mexicanos y estadounidenses.


“Todos son muy buenas personas, ya tenemos suficiente respeto entre nosotros como para decirnos ‘buen juego’. No tenemos que ser amigos, pero al final del día hay que decirnos ‘buen juego’”, explicó Donovan tras el partido del martes.


“Creo que antes era yo que siempre estaba enojado, no me caían los jugadores mexicanos, pero ahora tengo respeto por ellos y sobre todo por los buenos equipos como Pachuca”.
Sin embargo, hay un personaje del futbol mexicano con el que Donovan se niega a hacer las paces, o al menos, no bajo su iniciativa: Oswaldo Sánchez.


Donovan censuró al portero desde que éste le tiró una patada a su compañero Eddie Johnson después de que el astro del Galaxy marcara el 2-0 definitivo en el primer partido de la era Hugo Sánchez entre México y EU.


“No, con él para nada. Eso sucede cada juego. Está en él si quiere cambiar, porque cada vez que jugamos hace algo malo o de mala leche, poco deportivo. Ya no me voy a enojar con él, si quiere respetar, bien, si no, no estaré esperándolo”, manifestó.


Antes de este cambio de actitud, Donovan tenía un largo historial de mofas a México, incluida la ocasión en la que orinó en la cancha del Estadio Jalisco en el Preolímpico rumbo a Atenas 2004.


A pesar de esta renovación del estadounidense, a los jugadores mexicanos les sigue frustrando que sea él un verdugo constante en los duelos en los que toma parte.


“De repente se vuelve desesperante… ahora hasta con suerte nos gana”, afirmó Rafael Márquez Lugo, atacante tuzo.


“A uno no le gusta perder con un equipo americano ni en la cascarita”, sentenció Christian Giménez, otro delantero del Pachuca que tendrá que vencer al FC Dallas el sábado si quieren reivindicarse en la SuperLiga.

 

 

 

Publicidad

Versión Online

 

© Copyright, 2007 www.diariocambio.com.mx