El contenido de las columnas y de opinión son responsabilidad de quien las escribe y no reflejan precisamente la linea editorial de este medio

  Impone jerarquía María del Rosario Espinoza

Obtiene Espinoza, campeona mundial, el tercer oro para el taekwondo mexicano

 

Adrián Basilio / Agencia Reforma  

La taekwondoín mexicana María del Rosario Espinoza venció en la Final a la brasileña Natalia Silva y se adjudicó la presea
dorada en los JP · Foto / Agencia Reforma / Archivo / Ricardo Aldayturr iaga

 

El peto azul era un buen indicio, pues con uno de ese color dos de sus compañeras ganaron oro.

María del Rosario Espinoza no sólo era la tercera y última mujer del equipo de taekwondo mexicano, además de Alejandra Gaal e Iridia Salazar, que competía en los Juegos Panamericanos de Río, también la campeona mundial en más de 67 kilos, y no podía quedarse atrás. Debutó con el pie derecho en justas continentales y aportó el quinto metal amarillo para la causa tricolor, curiosamente con un punto de oro producto de una buena patada. Su primer combate del día lo ganó también por punto de oro.

En el considerado mejor combate femenil del taekwondo de los Juegos, la sinaloense de 19 años entrenada por José Luis Onofre supo manejar la presión de casi tres mil espectadores en uno de los pabellones de Riocentro.

Primero la apoyaron, pero cuando disputó la Final contra la brasileña Natalia Silva, a quien eliminó en el pasado Mundial, las cosas se revirtieron.

La local marcó el primer punto en el round inicial y el marcador se mantuvo así hasta que faltaban 30 segundos para terminar la pelea. Entonces, María conectó una patada que igualó el tablero obligando al round adicional que se define por punto de oro.

Los abucheos, el golpe no intencional que recibió en la ingle derecha y las abstenciones de los jueces para marcar el puntaje en golpes quedaron atrás, y a los 8 segundos de la que tenía que ser la última subida al tatami, María marcó el tanto que la llevó a la victoria.

"Hay que tener mucho corazón para poder salir con esto (abucheos en contra). Fue algo muy bonito para mí Ganarle a una persona en su casa es muy emocionante", expresó María.

El desquite de la hinchada verdeamarelha fue silbarle a María cuando se le presentó como campeona continental, pero ella mantuvo la ecuanimidad una vez más, saludó la Bandera y entonó el Himno Nacional. 

 

 

 

Publicidad

Versión Online

 

© Copyright, 2007 www.diariocambio.com.mx